Lunes, 20 Enero 2020 10:16

Misterioso virus causa otra muerte en China; llega a Corea del Sur Destacado

Escrito por Ejecentral.com.

Un misterioso virus similar al responsable por el SARS causó un tercer muerto desde su aparición en el centro de China, anunciaron este lunes las autoridades que dieron cuenta de 217 nuevos casos, cinco de ellos en Pekín.

Por su parte, Corea del Sur confirmó el lunes el primer caso de paciente con este virus en su territorio en medio de crecientes preocupaciones sobre la propagación regional de la enfermedad. Ya se han reportado tres casos en el extranjero: dos en Tailandia y uno en Japón.

Sobre todo, la rápida propagación del virus inquieta a las autoridades chinas, en momentos en que millones de sus conciudadanos se aprestan a viajar para celebrar el Año Nuevo Lunar.

La nueva cepa de coronavirus, descubierta por primera vez en la ciudad de Wuhan (centro), causó alarma debido a su conexión con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que mató a casi 650 personas en China continental y Hong Kong en 2002-2003.

Wuhan tiene 11 millones de habitantes y sirve como un importante centro de transporte, incluso durante el feriado anual del Año Nuevo Lunar que comenzará esta semana y durante el cual cientos de millones de chinos viajan para visitar a sus familiares.

El presidente chino Xi Jinping dijo este lunes que el nuevo virus debe ser «absolutamente detenido», en su primera declaración pública sobre la cuestión. «La seguridad de la vida de la gente y su salud física tienen que ser prioridad», señaló en declaraciones en la televisión estatal CCTV.

Hasta el momento no se ha confirmado ninguna transmisión de persona a persona, pero las autoridades han dicho previamente que esa posibilidad «no puede excluirse».

En Wuhan, se han diagnosticado 198 casos. Este lunes, por primera vez, se dieron a conocer casos en otras partes de China: cinco en Pekín (norte) y 14 en Cantón (sur), enfrente de Hong Kong.

También hay siete casos sospechosos en Shanghái y en cuatro provincia y regiones del este, sur y sudoeste del país.

Medidas de detección

Se cree que un mercado de mariscos es el centro del brote en la ciudad de Wuhan, pero las autoridades de salud informaron que identificaron pacientes que no tenían antecedentes de contacto con ese centro comercial.

Los científicos del Centro MRC para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas en el Imperial College de Londres advirtieron en un artículo publicado el viernes que el número de casos probablemente se acercaría a 1.700, muy por encima del número anunciado oficialmente.

El vicealcalde de Wuhan, Chen Xiexin, dijo al canal de televisión estatal CCTV el fin de semana que se instalaron termómetros infrarrojos en aeropuertos, estaciones de ferrocarril y estaciones de autobuses en toda la ciudad.

Chen dijo que se registraron pasajeros con fiebre, a quienes se les dio máscaras y trasladó a instituciones médicas. De acuerdo con CCTV ya se han llevado a cabo cerca de 300.000 pruebas de temperatura corporal.

En Corea del Sur, el Centro Coreano de Control y Prevención de Enfermedades (KCDC) informó este lunes que una mujer china de 35 años de edad llegó en un vuelo proveniente de Wuhan y se confirmó que había sido contaminada con el nuevo coronavirus.

De acuerdo con las informaciones, esa mujer ya había ido a un hospital en Wuhan con síntomas parecidos al de un resfrío. Luego de recibir medicación, abordó un avión en Wuhan rumbo a la ciudad Seúl, donde aterrizó en el aeropuerto de Incheon. De inmediato, fue puesta en cuarentena.

De su lado, las autoridades de Hong Kong han intensificado las medidas de detección, incluidos los rigurosos puntos de control de temperatura para los viajeros que llegan de China continental.

Estados Unidos anunció el viernes que fiscalizará vuelos directos que lleguen desde Wuhan a los aeropuertos de San Francisco y al JFK de Nueva York.

Tailandia, en tanto, informó que ya estaba revisando a los pasajeros que llegaban a Bangkok, Chiang Mai y Phuket, y que pronto introduciría controles similares en el balneario de Krabi.

Revive temores del SARS

Los científicos se interrogan sobre el origen y las consecuencias del misterioso virus similar al SARS que se propaga rápidamente en China, donde mató a tres personas e infectó a más de 200, y ya llegó a Tailandia, Japón y Corea del Sur.

A continuación, tres preguntas centrales sobre el caso.

¿Qué es el coronavirus?

La agencia de salud de la ONU apunta que el brote de la enfermedad en la ciudad de Wuhan, centro de China, es responsabilidad de una cepa nunca antes vista, que pertenece a una amplia familia de virus que van desde la que provoca el resfrío común hasta enfermedades más graves como el SARS.

Según Arnaud Fontanet, jefe del departamento de epidemiología del Instituto Pasteur, en París, la nueva cepa es el séptimo tipo conocido de coronavirus que los humanos pueden contraer.

«Creemos que la fuente puede haber sido animales vendidos en el mercado, y de allí pasó a la población humana», dijo a la AFP.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que «una fuente animal parece el origen primario más probable (…) con una transmisión limitada de persona a persona entre contactos cercanos».

El brote causó alarma debido al vínculo con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que mató a 349 personas en China continental y otras 299 en Hong Kong en 2002-2003.

Fontanet dijo que la cepa viral actual era 80% genéticamente idéntica al SARS.

Hasta ahora 201 personas ya han sido diagnosticadas con el virus en China, y el brote ya ha cobrado tres vidas.

¿Momento de entrar en pánico?

Fontanet dijo que el coronavirus parece ser «más débil» que el SARS en su forma actual, pero advirtió que podría mutar en una cepa más virulenta.

«No tenemos evidencia que diga que este virus va a mutar, pero eso es lo que sucedió con el SARS», dijo.

«El virus solo ha estado circulando por poco tiempo, por lo que es demasiado pronto para decirlo», añadió.

En cuanto a la transmisión de persona a persona, un sello distintivo clave de las pandemias, también puede ser demasiado temprano para llegar a conclusiones.

Pero las autoridades de Wuhan dijeron durante el fin de semana que algunos de los nuevos casos «no tenían antecedentes de contacto» con el mercado de mariscos que se cree fue el centro del brote.

Las autoridades han declarado que el riesgo de transmisión humana es «débil» pero no imposible.

Fontanet, por su parre, apuntó que el hecho de que el virus se haya extendido más allá de China -a Japón y Tailandia- «está empezando a hacernos temer que la transmisión interhumana sea posible».

Los científicos del Centro MRC para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas en el Imperial College de Londres advirtieron en un documento la semana pasada que el número de casos en Wuhan probablemente sea cercano a 1.700, muy por encima del número identificado oficialmente.

La OMS ha aconsejado que las personas deben protegerse contra el virus lavándose bien las manos, cubriéndose la nariz cuando estornudan, cocinando bien carne y huevos, y evitando el contacto cercano con animales silvestres o de granja.

La mejor manera de contener cualquier brote de enfermedad es confirmar rápidamente la fuente, señaló Raina MacIntyre, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Sydney.

«Se están realizando pruebas en animales en la región de Wuhan y deberían proporcionar alguna información», dijo.

Expertos señalaron que las autoridades deben estar atentas y controlar a persona que viajan hacia o desde Wuhan para detectar signos de problemas respiratorios.

¿Lecciones aprendidas?

Fontanet dijo que los trabajadores de salud en China habían respondido admirablemente, al realizar rápidamente pruebas entre pacientes y vincular los casos al mercado en cuestión.

«Hemos aprendido algunas lecciones del SARS. Estamos mejor armados y somos más reactivos», dijo.

Adam Kamradt-Scott, experto en la propagación y control de enfermedades infecciosas en la Universidad de Sydney, dijo que China «se ha apresurado a compartir la secuencia del genoma de este nuevo coronavirus».

«Esto ha permitido la identificación de este nuevo caso en Japón», dijo.

Fontanet añadió dijo esa transparencia faltó al comienzo de la epidemia de SARS, cuando China «ocultó la historia durante dos o tres meses» al comienzo del brote.