Jueves, 05 Diciembre 2019 09:54

Karen Espíndola habría estado en un bar, no secuestrada por un taxista

Escrito por Proceso

Un video difundido en redes sociales muestra, presuntamente, a Laura Karen Espíndola dentro de un bar de la zona de Coapa, donde presuntamente estuvo ayer desde las 16:00 horas del martes 3 hasta las 2:00 horas de este miércoles 4, mientras su familia la reportaba como desaparecida y el gobierno capitalino enfocaba múltiples esfuerzos en su búsqueda.

Las imágenes muestran a una mujer de pantalón negro, blusa negra con flores y cabello rubio, características con las que fue difundida la denuncia de su desaparición hecha en redes sociales por su propio hermano Daniel.

Se trata de la misma ropa que vestía cuando regresó esta mañana a su casa en un taxi, de acuerdo con imágenes difundidas por el gabinete de seguridad del gobierno local.

Según la fecha y hora del video, la mujer entró al bar Kalimocho, ubicado en la avenida Prolongación División del Norte 4541, colonia ExHacienda de Tlalpan, alcaldía Tlalpan, alrededor de las 16:30 horas.

Otra parte del video muestra que a las 22:05 horas continuaba en el lugar y bailaba con un hombre una canción de reguetón. Presuntamente, salió del lugar en la madrugada.

No obstante, a esa hora la denuncia de su presunta desaparición ya era tendencia en redes sociales con el hashtag #TeBuscamosKaren.

Y es que su familia comenzó a difundir su desaparición luego de que ella envió a su madre un mensaje en el que decía que, a las 20:58 horas, tomó un taxi cerca de la estación del metro General Anaya y que el conductor se veía “bien sospechoso y grosero”.

Hasta el momento, la joven no se ha presentado a rendir ninguna declaración ministerial. Sus familiares declararon a la prensa que desde que llegó a su casa se encerró en su cuarto y no ha querido hablar con nadie.

Y es que su familia comenzó a difundir su desaparición luego de que ella envió a su madre un mensaje en el que decía que, a las 20:58 horas, tomó un taxi cerca de la estación del metro General Anaya y que el conductor se veía “bien sospechoso y grosero”.

Hasta el momento, la joven no se ha presentado a rendir ninguna declaración ministerial. Sus familiares declararon a la prensa que desde que llegó a su casa se encerró en su cuarto y no ha querido hablar con nadie.