Martes, 17 Abril 2018 10:41

Vientos de guerra, nerviosismo ´millenial´.

Escrito por DanyBoy

 

Mire bien Sr. Putin, los USA son de esta línea pa´allá.

Otro metro más de alto al muro, par favar!

A Putin lo tienen de las pelotas, si le entra a la guerra, nos dejan sin Mundial de futbol.

 

Hola que tal chamacones y chamaconas finos lectores, iniciamos estas líneas con unos memes que personalmente, aparte del humor característico, les veo algo de nerviosismo.

Sucede que, tras el bombardeo de los norteamericanos y sus aliados sobre Siria, muchos mexicanos empezaron a pintar su raya. Hasta el momento, se desconoce si la presidencia de nuestra república ya haya fijado la postura nacional ante el conflicto internacional que se está viviendo en tierras árabes. Lo último que supimos fue cuando EPN condenó el envío de la Guardia Nacional norteamericana hacia nuestra frontera, sin embargo, ahora creo que ese movimiento militar fue solo como un distractor mediático o como un mecanismo de blindaje no tanto por los migrantes mexicanos, sino para evitar el posible acceso de terroristas a la nación anglosajona desde nuestros lares.

¿Qué dice la historia de México en las guerras?

Aunque no lo crean mis chamacones, pese a que México no participó mucho en la Segunda Guerra Mundial (II GM), al finalizar ésta, los efectos fueron positivos para nuestro país. Cabe señalar que desde antes que EUA, Inglatera y Francia se aliaran en la II GM, nuestro país ya había fijado su postura pacifista apoyando los bloqueos de la Sociedad de Naciones en 1935 y, para 1938, México protestó por el atropello Nazi a la soberanía austríaca -fíjense nomás, qué malagradecido nos salió Arnold Shushunnegger- pero si no les digo.

Por aquellos tiempos, en 1938, México no tenía muchos amigos, recién se había dado la expropiación petrolera y ya saben, los gringos nos pusieron un bloqueo comercial mientras que los ingleses, rompieron relaciones con nosotros, los soviéticos -de quienes anda muy pendiente el mundo hoy-, esos no nos hablaban porque el gobierno cardenista le dio asilo político a un tal León Trotsky. Fue hasta 1942 cuando se restablecieron las relaciones con estos países.

Sin embargo la neutralidad de México en la Segunda Guerra Mundial tuvo que cambiar y decidir su posición al incidir situaciones de carácter geográfico, político y económico como fueron la vecindad con los Estados Unidos, la solución dada por el presidente Roosevelt al problema petrolero de México, la necesidad de los países aliados de contar con el petróleo mexicano para la guerra y la recuperación económica del país.

Inicio de la Guerra.

El 1 de septiembre de 1939, Alemania inició la invasión de Polonia y comenzó la II GM. El 4 de septiembre, el presidente Lázaro Cárdenas, fiel a la política pacifista mexicana, declaró la neutralidad en el conflicto europeo.7 Sin embargo, la neutralidad no impedía al gobierno mexicano condenar la agresión contra la soberanía de naciones democráticas, esto lo hizo el General Lázaro Cárdenas el 13 de mayo de 1940 mediante un enérgico discurso donde incluso, condenó la posición expectante de otras naciones mientras se agredía a los Países Bajos, Grecia y Yugoslavia.

Con Manuel Ávila Camacho, la neutralidad se mostró menos firme.

´Una vez más, los ejércitos alemanes han invadido por la fuerza el territorio de un país neutral. (...) Para quienes siguen pensando que la neutralidad es garantía de paz y de salvación, el caso de estas dos naciones, pequeñas por su territorio, pero grandes por su sentido de la dignidad y por su generoso amor a la independencia, debe servir de ejemplo y también de estímulo´ expresó Ávila Camacho en claro apoyo para los aliados. Además, de incautar barcos italianos y alemanes, también decretó no exportar productos mexicanos fuera de nuestro continente, con esto, como que se empezó a suavizar la tensión con el gobierno norteamericano, mis chamacones.

México y su declaración de guerra.

México vendía petróleo a varios países siendo su principal cliente EUA y sus buquetanques navegaban por el Golfo de México. Este comercio naturalmente no convenía a las potencias del Eje, motivo por el cual los submarinos alemanes amenazaron a los buques mercantes de México, advirtiendo que esta actividad podría tener severas consecuencias.

El 13 de mayo de 1942, un submarino nazi hundió un buque petrolero mexicano, el Potrero del Llano El gobierno mexicano protestó la agresión inmediatamente exigiendo a los responsables pagar los daños, de lo contrario, se actuaría según el honor que la patria demandara.

En respuesta, lejos de dar explicaciones, los alemanes atacaron a otro buquetanque, situación que provocó una sesión extraordinaria del Congreso de la Unión para facultar a nuestro Presidente a declarar el estado de guerra.

La "neutralidad simulada" había quedado atrás; México estaba explícitamente del lado de los aliados como país beligerante. Lázaro Cárdenas fue nombrado Secretario de la Defensa, se creó el Servicio Militar Nacional, Estados Unidos entregó armamento para mejorar la capacidad del ejército Mexicano, y las propiedades de ciudadanos alemanes, japoneses e italianos fueron incautadas. Sin embargo, el presidente reconocía que su papel en el conflicto no estaba en el campo de batalla, sino preparar sus defensas y proporcionar recursos a sus nuevos aliados –principalmente a Estados Unidos.

Entre junio y septiembre de 1942 los U-Boot hundirían 4 barcos más: Túxpan, Las Choapas, Oaxaca y Amatlán. Ante dicha situación, Estados Unidos pretextando la posibilidad de una agresión por parte del Japón en las costas del Océano Pacífico, inició discretas gestiones para que se le pemitiera instalar una base militar en la península de Baja California; como no tuviera éxito, nos dice el historiador Humberto Musacchio, que se especuló con la posibilidad cierta de que tratara de ocupar por la fuerza esa parte del territorio mexicano.

El presidente de México, Gral. Manuel Ávila Camacho, se reunió de inmediato con su gabinete, quienes analizando la situación, tomaron medidas precautorias reforzando la vigilancia y defensa de las costas del Pacífico. La responsabilidad de esta misión se le encargó al Gral. Lázaro Cárdenas del Río quien dio la orden de disparar ante cualquier intento estadounidense de ocupar tierra mexicana….

Ahí está la historia mis chamacones, que no panda el cúnico, semos pacifistas, neutrales, no se me pongan nerviosos, sigan desarrollándose nuestros jóvenes en completa paz, y ya hablando en serio, la paz y tranquilidad nacional es algo que realmente deberíamos valorar.

Qué necesidad hay de llenarnos de odio y resentimiento entre nosotros mismos y de tener tantos connacionales muertos en nuestro territorio nacional -sin estar en guerra- solo por hacerles gordo el caldo a políticos que le apuestan a la violencia y a grupos delictivos y criminales que se han apoderado de la voluntad de nuestros jóvenes utilizándolos de ´burreros´ y para ejecutarlos cuando ya no les son necesarios.

Ahí se las dejo mis chamacones, viva la paz!