Está aquí: InicioOpinionChamaqueandoUn Día del Niño caminando por Tehuanbtepec.

Un Día del Niño caminando por Tehuanbtepec.

Escrito por  Danyboy Publicado en Chamaqueando Martes, 02 Mayo 2017 08:44
Valora este artículo
(0 votos)

Para ser sinceros, el día sábado en vísperas del 30 de abril quise sacar al niño que llevo dentro pero ya no es igual, hay cosas que por la responsabilidad o por la edad te llegan a dar más miedo que diversión.
Llevé a mi hijo de diez años a ver a los payasos pero una rifa le llamó más la atención, lo siento, le dije, no podemos participar, estamos de apoyo y según tengo entendido, por reglas de la fe y legalidad ni yo ni mis familiares podemos participar para no empañar la transparencia de los concursos,
Para compensarlo, lo invité a hacer algo que hice -valga la redundancia- hace veinticinco años cuando fui joven-, cruzar el puente de fierro de Tehuantepec, ya llovió desde entonces.
Estacioné el auto a un costado del puente por Santa María, con el pretexto de buscar unas garnachas para comer emprendimos la aventura de cruzar el puente caminando por arriba, en el transcurso aproveché para darle una clase de fetichismos y de impulsos sexuales, le comenté lo del famoso tipo que se acuesta en las vías para verle los 'chones' a las muchachas, nos sonrojamos pero dio igual, fue una plática entre varones, así fue como llegamos hasta el centro de Tehuantepec, de las garnachas ni sus luces, deduje que por la hora, era muy temprano para encontrarlas, a las cinco de la tarde es muy temprano para encontrar ese manjar.
Medio comimos unos tacos al pastor, bueno, realmente creo que los niños de ahora comen a la fuerza, sin embargo insistí que comiera porque teníamos que regresar caminando por la nueva CicloVía, una auténtica aventura por cierto pasar por ese lugar tan relajante.
El problema fue cruzar el puente por abajo, caminando entre los durmientes del otrora poderoso ferrocarril, al principio fue divertido, pero conforme avanzábamos me venía a la mente la voz de la madre del muchacho, dónde andas metiendo a mi hijo? imaginé lo peor a medio puente, por donde faltan dos durmientes que dejan espacios abiertos de casi medio metro, en donde bien cabe una persona y por consiguiente abre la posibilidad de una caída hasta abajo, Madre Santa, pensé, mientras miraba hacia atrás pensando en regresar pero el ímpetu del muchacho que ya me llevaba como veinte durmientes de ventaja me animaron a continuar, para colmo, al salir del puente, en medio de las vías mi muchacho encontró un casquillo percutido de los 'chonchotes', este de qué arma es? me preguntó, ay nana le dije, deja ese y vámonos de aquí.
Volvimos al Barrio Santa María, ahí cruzar la carretera es otra odisea, constaté que la cortesía de un conductor a veces es lo único que puede hacer posible el paso para el peatón en esa carretera tan transitada, un puente peatonal no les caería mal, aprovechando el desnivel que tienen a la altura de la parada conocida como Los Cocos, pero bueno, así terminamos nuestra aventura.
Al llegar a casa mi hijo iba emocionado, regresó diciendo que fue un día épico, chin! pensó Danyboy, este cuate ya va a contar todo y no me queda más que esperar la regañiza!

El domingo fue día de lucha libre, cortesía del Diputado Pepe Toño Estefan Garfias, nos dimos el tiempo de ir otra vez los dos, siento que si no hago un espacio para divertirme con mi muchachito dentro de cinco años será muy tarde, para entonces andará con sus amigos.Memorias para Fer. Algún día tebdrás ‘feis’, por lo pronto te dejo este escrito.

Por hoy es todo amigos, quise compartir este relato porque por nostalgia o sentimiento fue del agrado de muchos de mis contactos en el face, déjenme agregar que comprobé que pasar una tarde conviviendo y compartiendo el tiempo, no tiene precio, en dinero no cuesta nada y es tiempo de calidad para los hijos, además de que aquí en el istmo hay muchos lugares interesantes por recorrer, caminarlos palmo a palmo para encontrarles el sabor, desprendiéndonos de los automóviles para encontrar la armonía entre nuestra tierra, nuestros sabores, colores y nuestra familia.

Excelente semana para todos, nos leemos en la próxima edición.

Visto 181 veces

Facebook