Está aquí: InicioOpinionChamaqueandoSeptiembre, un mes muy movido.

Septiembre, un mes muy movido.

Escrito por  DanyBoy Publicado en Chamaqueando Viernes, 22 Septiembre 2017 07:08
Valora este artículo
(0 votos)

-Yo tengo dos jorobas- dijo el camello.

-La mía está más grande – contestó el dromedario

 

Nos jalaron la cobija.

Justo cuando en el istmo estábamos siendo arropados por el gobierno federal, la iniciativa privada y el mundo entero, llegó el sismo metropolitano para recordarnos que somos 'el sur'.
De ahí los palos a diestra y siniestra de los oaxaqueños contra empresas cerveceras, camioneras, redes sociales y telefónicas que no actuaron con la misma solidaridad durante nuestra emergencia.

Doce días, entre un sismo y otro duró el amor e interés por Oaxaca, de ahí la naturaleza se encargó de recordarnos que en nuestro país, para el capitalismo hay áreas preferenciales y esas son las zonas metropolitanas, se entiende que la magnitud de los sismos es distinta a la dimensión, que en el centro del país hay más población, edificios más altos, que el recuerdo del ´85 aún está latente, pero también hay personas que no lo entienden y en parte tienen razón, viéndolo desde el lado comercial, todos somos usuarios, consumidores y por lo tanto, el trato debió ser sin distingo.

Lo bueno es que los tres niveles de gobierno siguen atendiendo nuestra tragedia a través de sus funcionarios, y al parecer, es por el sismo de 8.2 que azotó a Oaxaca y Chiapas por el que se le dará a México el bono catastrófico de 150 mdd, mientras que por el de magnitud 7.1 recibirá un nada despreciable seguro por exceso de pérdidas, sin embargo, mientras todo ese dinero no se refleje en la reconstrucción de nuestras comunidades, discutir cuál fue mayor o menor es tan tonto como la discusión del camello y el dromedario, tratar de ganar en algo que en sí, representa un peso sobre nuestras espaldas.

 

Se cayó el teatrito

 

-Tu amor fue como Frida Sofía, nunca existió- dijo la despechada.

-Frida Sofía se suma a las empresas fantasmas del gobierno- dijo el grillero.

Solo Dios sabe si fue una confusión en el cruce de información entre tanta gente queriendo ayudar o si fue algo perverso desde el gobierno o algo inmoral de Televisa, lo cierto es que el caso de la imaginaria niña Frida Sofía se parece mucho, dice la historia, al caso Monchito, aquel niño que por cuatrocientos horas dio fe y esperanza a los rescatistas de salvarlo con vida pero que no pudieron llegar a él, nunca lo encontraron, y surgió la sospecha de que se haya tratado solo de un distractor para desviar las miradas del pueblo de un gobierno rebasado, donde el espíritu y la determinación de la gente hacía suponer que para levantarse de esa no necesitaban de los hombres de cuello blanco, fue cuando el gobierno empezó a meter la maquinaria y a demolerlo todo, para que se viera la fuerza del estado, cualquier parecido en nuestro tiempo no es coincidencia, el control de las masas, máxime que en las redes sociales se desató una agitación y desprecio por los partidos y sus políticos, el poder se siente amenazado, de ahí los cuentos de fantasmas.

Del estrés y de las réplicas que no paran.

 

Este de... Que te de hambre a la 1:00 a.m. es parte del estrés post traumático del sismo? Sí doñita, con sorrapa por favor. 
A veces quisiera empezar a hablar del estrés post- traumático del terremoto en familia, luego tiembla de nuevo y se me pasa.

Para terminar mis chamacones, en estos momentos en que se encuentran suspendidas las clases en nuestra región, los especialistas recomiendan hablar claro con los hijos sobre el origen y consecuencias de los terremotos pero no exponerlos a demasiadas imágenes destructoras del mismo.

Recomiendan a los padres, ser un ejemplo de serenidad ante los hijos y controlarse para evitar la ansiedad en los niños, aunque dicen, si es necesario pueden llorar para expresarse y desahogarse.

Es bueno también, mantener la rutina en ellos, la hora de levantarse, de asearse y de dormir, si hay necesidad de que los niños duerman junto a sus padres, tratar de que sea el menor tiempo posible

Por otro lado, aprovechar la situación que estamos pasando para hacerles ver el sentido de los valores como la solidaridad, generosidad y de ayuda.

Pasada la emergencia, dejarlos salir, tal y como escribió Carlos Puig de Milenio,  la ciudad los hará suyos, vivirán con miedo pero con identidad.

 

Nos leemos en la próxima edición.

Visto 116 veces

Facebook