Está aquí: InicioOpinionChamaqueandoLa madre de todas las fallas.

La madre de todas las fallas.

Escrito por  Danyboy Publicado en Chamaqueando Viernes, 20 Octubre 2017 09:32
Valora este artículo
(0 votos)

La que destruye y lastima a la sociedad, se llama corrupción.

-Regreso a clases- dijo Aurelio Nuño.

-Seee- afirmó el IEEPO.

-Primero que regrese mi azúcar, mi presión, mi xa´na´ y todo  su lugar ya después veremos de las clases- contestó la paisana,- guidxa mero ese Aurelio Noño- remató.

Pasamos los cuarenta días después del terremoto y tal parece que las fallas geológicas ya se están acomodando justo como lo habían calculado los sobrevivientes al sismo del ´85. Sigue uno que otro movimiento pero cada vez más aislados, sin duda, esas son noticias reconfortantes que nos empiezan a devolver la confianza en nuestra tierra, sin embargo, empiezan a  salir otro tipo de fallas, de esas que no nos mueven la tierra pero cómo nos revuelven las tripas, hablamos de las fallas humanas que se dan por la falta de ética, comunicación, conciencia o por carecer de una pizca de amor al prójimo, con esto y más chamaquearemos las noticias.

Fallas de coordinación.

Hablando del tema escolar, tal vez los alumnos ya estén superando el miedo y quizá soportarían ya, el regreso a clases, esto lo comprueba el funcionamiento normal que están teniendo algunas escuelas privadas quienes de manera particular pagaron el dictamen de algún Director Responsable de Obra, sin embargo, en el caso de las escuelas públicas  el proceso es diferente toda vez que se trata de toda una red de sectores y supervisiones cuyos planteles aún no han terminado de inspeccionarse, escuelas dañadas que no han sido revisadas y que representan un peligro para el estudiantado aún, fue pues, por demás precipitado el anuncio de reiniciar las clases en el istmo, algunos malpensados lo tomaron como una jugarreta de la Secretaría de Educación para confrontar a los padres con los maestros.

En Salina Cruz, por ejemplo, comenzó la demolición de los planteles con daños irreparables, muros con años de historia que están sucumbiendo ante la maquinaria pesada que está dando cuenta de ellos, algunos miran con nostalgia cómo borran sus recuerdos, otros, los del presente, están con la preocupación de dónde irán a terminar el ciclo escolar sus hijos puesto que no tienen claro aún el lugar para sus aulas provisionales, y por si fuera poco, ven que lo poco que rescataron producto de sus cooperaciones está desapareciendo, como son tinacos, puertas, ventanas y todo lo que es herrería, así nomás no se puede, por eso lo digo, fallas por todos lados.

Fallas cerebrales

Al parecer nos quedaremos sin el esperado segundo censo, por lo menos a nivel federal la Sedatu lo descartó, el mal uso de los folios y recursos que hicieron políticos locales –léase como  Juchitán  e Ixtaltepec- y la deshonestidad de algunos ciudadanos llevaron a cerrar este segundo conteo donde se esperaba incluir las viviendas que resultaron dañadas ante las constantes réplicas, ahora está en manos del gobernador Alejandro Murat la decisión de apoyar  estatalmente con algo a estos últimos afectados.

Fallas futuras.

No es por ser negativo pero cada etapa de esta emergencia ha sacado lo mejor y lo peor de nosotros, pareciera que es más lo peor, no extrañe pues que el día de mañana salgan compañías fraudulentas que no entreguen las casas prometidas o con obras de poca calidad, que nos den algún susto los edificios comerciales que solo están siendo maquillados para evitarle pérdidas a los dueños que por el momento solo están velando por sus propios intereses, que las tarjetas sin fondos que denuncian hayan resultado otra mentira más del gobierno; por lo pronto, la necesidad volvió minimalista al pueblo, aprenderán a vivir con lo básico y con lo menos.

Por hoy es todo chamacones, nos leemos en la próxima edición.

Visto 53 veces

Facebook