Está aquí: InicioOpinionChamaqueandoEl impacto de la destrucción.

El impacto de la destrucción.

Escrito por  DanyBoy Publicado en Chamaqueando Martes, 24 Octubre 2017 09:34
Valora este artículo
(0 votos)

Muy buenos días chamacones y chamaconas finos lectores, estamos en plena etapa de reconstrucción tras el devastador sismo que nos azotó el pasado 7 de septiembre y sus cerca de 10mil réplicas que no han parado; qué movido se ve el istmo –sin sarcasmo- con obras construyéndose por todos lados, volteos van y vienen, gente cotizando materiales y hombres trabajando por doquier, si tan solo ese fuera nuestro ritmo todos los días del año, la vida en el istmo fuera otro cantar.

Lo cierto es que por muy modestas o sofisticadas que sean nuestras viviendas, el tema de las demoliciones, grietas y fisuras nos llevan inevitablemente a hablar del sector de la construcción, aunque por otro lado, quienes estuvieron a punto de morir bajo los escombros de sus pesadas casas por el momento no quieren saber nada de paredes ni de lozas y,  es comprensible, quién iba a imaginar que las construcciones que edificamos para nuestra seguridad se pudieron convertir de un momento a otro, en nuestras propias tumbas, con esto y más chamaquearemos las noticias.

-Para que el colado amarre hay que echarle un cartón, patroncito- alegan los hombres de la construcción al momento de cubrir con cemento  la cimbra que será el techo de nuestros hogares, desde los maestros albañiles hasta los chalanes han hecho de este dicho una auténtica tradición, cervezas para toda la cuadrilla que ese día trabajará duro bajo el sol, es opcional cumplir con esta petición, pero mire usted, gracias al buen trabajo de estos hombres, el número de víctimas tras el terremoto no fue mayor.

-Los albañiles se cotizan, quieren cobrar como ingenieros- se quejan quienes en estos momentos por necesidad deben construir y, es cierto, los salarios bajos que tienen los obreros por falta de capacitación según la Secretaría de Trabajo, se fueron a la alza porque hay demanda, una vez más es la tragedia la que reactiva la economía,  lo que no hacen todas las secretarías y sus subsecretarías juntas, lo vino a hacer el terremoto en un trágico minuto, dígame usted si no era lógico que reaccionaran así los albañiles  quienes están acostumbrados a ´pizcachear´ uno que otro trabajito para llevar el sustento a sus hogares y que muchas veces se les regatea y finalmente hasta se les queda a deber. ´A cada santo le llega su hora´ reza el dicho´, así que no hay de otra, buscar a quien se ajuste a nuestro presupuesto y cumplirle en tiempo y forma con el pago, si no, nos abandonan la obra.

Lo mismo pasa con las comercializadoras de material para construcción, están en su apogeo, no te acabes Bansefi dirán frotándose las manos los empresarios del block y del cemento, ojalá le entren también  con ofertas de materiales al Buen Fin como lo hicieron en años anteriores tratando de captar un poco de los dineros que acaparaba la línea blanca, este es un buen momento para que se solidaricen con el pueblo esos empresarios que por cierto son los primeros en alzar la mano cuando de candidaturas se trata, a ver si es cierto.

Por hoy es todo chamacones, lamentablemente nos enteramos que las casas de palma de los ciudadanos más afectados no las censaron ni foliaron como viviendas dañadas, claro que no, primero tenían que contar las casas de los familiares y de los más allegados a los funcionarios que manejaron estos programas, ahora sí, nos leemos en la próxima edición.

Visto 52 veces

Facebook