Está aquí: InicioOpinionChamaqueandoSe fueron los muertos, la muerte se queda.

Se fueron los muertos, la muerte se queda.

Escrito por  Danyboy Publicado en Chamaqueando Martes, 07 Noviembre 2017 15:37
Valora este artículo
(0 votos)

-Desde que nacemos traemos la muerte adentro; en el hígado, el estómago o arriba, en el corazón que en algún momento se puede parar- le dijo el fabricante de velas al indio, -también la podemos encontrar afuera, en algún árbol que apenas está por crecer pero que después puede caer sobre uno, sobre ti, Macario- remató el comerciante para convencer al leñador de tratar bien a los muertos puesto que la vida es breve y en el sepulcro, es donde mayor tiempo pasaremos.

Hola que tal chamacones y chamaconas finos lectores, empezamos estas líneas con el diálogo de una película del cine mexicano alusiva a la temporada de muertos. El filme ´Macario´ fue protagonizado por el actor Ignacio López Tarso y resultó ganador de muchos premios allá por los años de 1960, no ganó el Oscar porque sus principales detractores y críticos fueron los mismos mexicanos -políticos, inquisidores y ricos, seguramente- tal vez porque retrataba la cruda realidad de muchos mexicanos para quienes en aquellos tiempos, a punto de la inanición, la pobreza era un drama y la comida, una fantasía.

Así fue como Macario llegó a desear un pavo horneado para él solo, un banquete que no compartiría con nadie, ni con sus propios hijos por quienes siempre sacrificó su bocado; cuando al fin lo tuvo con la ayuda de su esposa, corrió al bosque en busca de un lugar solitario para que nadie le pidiera ningún pedazo. Hasta ahí, llegaron a perturbarlo el diablo, Dios y por último la muerte y, fue con esta última con quien estuvo dispuesto a compartir su delicioso pavo, pues según, cuando la muerte se nos aparece ya no tenemos tiempo de nada y Macario, le convidó la mitad para entretenerla mientras él se daba tiempo de saborear su último deseo.

Hasta ahí la reseña de la película mis chamacones, lo lamentable es que pareciera que nuestro México actual sigue compartiendo y pactando con la muerte más allá de celebrarla y, lo peor es que cada vez de una manera más sanguinaria.

Es cierto, a la muerte la seguimos trayendo adentro y también afuera, ya no solo en los árboles de los bosques como decía la película, ahora podemos encontrarla en el trasiego de las drogas que tal vez apenas estén sembrando, en el viaje del migrante para el cual apenas está ahorrando, en la rutina del comerciante cuyo secuestro se está planeando, en la protesta del estudiante que se está formando, en la nota del periodista que apenas está investigando, en el trabajo del banco que la cajera apenas está buscando y en toda actividad que realizamos diariamente en la búsqueda del pavo que tanto se nos ha negado.

Para muestra hay muchos botones, pero de los casos más recientes tenemos a las vendedoras de flores quienes fueron asesinadas en Las Choapas Veracruz en un intento de secuestro, una abuela y  su nieta; el caso de la familia acribillada en nuestro estado donde masacraron a un menor de dos años.

 Por eso lo digo, los difuntos llegan y se van pero la muerte se queda, parada junto a la cabecera de muchos mexicanos quienes aunque le den de vueltas a la cama, ante la falta de oportunidades, no pueden escapar de ella.

 

Por hoy es todo chamacones, para terminar con algo positivo y a propósito de tradiciones y cine, bien por el Diputado Donovan Rito García y a su distinguida esposa la señora Nadia Clímaco por el detallazo de llevar a los adultos mayores a ver la película ´Coco´, para muchos de ellos fue la primera función de cine en su vida, la alegría de ser tomados en cuenta se veía en sus rostros, con transporte y todo, punto para el diputado.

Y como dice la chamacada, quien no haya llorado con la película de ´Coco´ es porque ya está muerto en vida, ahora sí, nos leemos en la próxima edición.

Visto 46 veces

Facebook