Martes, 08 Mayo 2018 09:38

La tercera es la vencida.

Escrito por DanyBoy

 

Paquita la del Barrio lo hizo en la tercera por placer, ¿por qué lo hará el Peje?

Ya viene el Mundial, dicen que, para el Día del Padre, Alemania nos dará nuestro regalote.

 

Hola que tal chamacones y chamaconas finos lectores, hoy hablaremos de la cultura que tenemos los mexicanos de ser persistentes y necios como las ganas de ir a, bueno, de esas ganas que dan cuando se pone hasta chinita la piel, ustedes entienden, caray.

Antes que nada, déjenme decirles que todo esto viene a colación por el intenso ambiente electoral que estamos viviendo.

Empezamos hablando de futbol porque coincidentemente a mediados del año en curso, aparte de las elecciones, también se llevará a cabo la justa futbolera. Sin embargo, en este ámbito las encuestas y los pronósticos no están tan cerrados ni complejos en lo que al resultado de la selección nacional se refiere. Duele decirlo, pero al parecer, en lo futbolístico ya se rebasó incluso, la esperanza de aquella frase del ‘no hay quinto malo’. Por eso apunté al principio de estas líneas que Alemania nos dará nuestro ‘regalote’ en el Día del Padre. ¿Para cuánto les gusta, mis chamacones?

EL apunte de ‘Paquita la del Barrio’, es por lo del placer. Esa desinhibición que te da al saber que ya no tienes nada que perder. Así estamos muchos, incluyendo a uno de los candidatos.

Pues bien, mis chamacones, teniendo como punto de partida la desesperanza del pueblo mexicano y la revancha o venganza de la que tenemos sed, no es difícil de comprender el resultado de las encuestas electorales que circulan hasta el día de hoy a nivel nacional y que alimentan el hambre de poder del puntero en todas las gráficas.

‘Por si no les queda claro, ahora quiero que me robe otro’, dice Juan Pueblo.

Muchas cosas pasaron para llegar hasta este punto de lógica. Seguramente algunos ya están hartos porque no consiguieron la plaza, la ficha o la planta a la que antes tenían derecho. Otros, tal vez vieron con malos ojos que el tiempo y el ahorro de sus pensiones fueran afectados con las reformas laborales que entraron en vigor. Muchos jóvenes egresados podrían estar resentidos con este sistema que no les da muchas oportunidades. Algunos comerciantes tal vez estén cansados de las cargas tributarias, el alza en los insumos y en los servicios básicos que el gobierno en turno prometió bajar. En el peor de los colmos, muchos damnificados han de estar indignados por haber sido burlados por los diferentes niveles de gobierno en los momentos de mayor necesidad, y otros, con calculadora en mano han de estar razonando su voto mientras se siguen preguntando a dónde se fue todo el dinero donado por la comunidad internacional. Así las cosas, ni más ni menos mis chamacones.

Sumado a esto, tenemos la postura crítica que ha mantenido Andrés Manuel López Obrador durante los últimos doce años. El candidato opositor que no se ha dado por vencido desde aquel 2006, recordemos que en aquél entonces, el Peje quedó cerca. Su conservadurismo hizo que no se aliara y en el pecado llevó la penitencia. En el 2012 recordamos como fue traicionado por su propia gente. Extranjeros que le jugaron chueco y cuya traición lo llevaron al delirio de declararse presidente constitucional electo tras perder en las urnas.

En este 2018, el hombre se presenta a su tercera candidatura con muchas más canas, pero también con más tablas, será un hueso difícil de roer.

Lo malo es que está convenciendo, pero no se ve que tenga respuestas prácticas a las problemáticas de la nación. La ciudadanía se le está entregando a ciegas como si fuera el último barco para escapar del naufragio o por lo menos, para salir de las aguas turbulentas que nos azotan hoy.

Ya veremos cómo nos va con esta percepción de que la tercera es la vencida. Ya veremos si es la buena para todos los mexicanos entregarnos por despecho o si es solo para empoderar a un grupo faccioso más, ya veremos.

Por hoy es todo mis chamacones, nos leemos en la próxima edición.