Martes, 22 Mayo 2018 09:59

Infelices los cuatro, el debate.

Escrito por DanyBoy

Así salieron los cuatro candidatos presidenciables tras el debate que sostuvieron la noche del domingo pasado, en donde como ya es costumbre, las descalificaciones y barbaridades fueron la constante; aunque ya pasado el evento, dicen que los coordinadores de los candidatos proclamaron ganador cada uno a su gallo, de tal suerte -dicen- que el único que perdió esa noche, fue el Toluca ante el equipo de Santos. Vámonos con todo.

Hola que tal chamacones y chamaconas, finos lectores, hoy chamaquearemos las noticias con todo lo que generó el debate en sus momentos más intensos y chuscos; algo que no debería ser por la seriedad del tema, pero dada la ocurrencia de los candidatos; que empiece el despapaye.

Sucedió que Anaya volvió a sacar sus cartulinas y portadas de revistas para atacar a AMLO. Nada fuera de lo normal, de no ser porque a dichas portadas les recortó el cintillo que lo señalaban a él mismo como un bribón reclutando gente de dudosa reputación para sumarlas a su equipo de campaña.

AMLO se vio patético al esconder su cartera cuando se le acercó Anaya. Se vio mal, también, cuando llamó Ricky Rickin Canallín al candidato blanquiazul, pero bueno, era de esperarse la fricción entre los dos que se presume llevan la ventaja en las encuestas.

Ambos, tanto Anaya y AMLO, se vieron mal al discutir la existencia de la red ferroviaria que tenemos en el istmo, toda vez que era mil veces preferible aprovechar el tiempo para explicar qué podrían hacer ellos como posibles presidentes para impulsar dicho sistema ferroviario, pero no, decidieron perder el tiempo en una discusión insulsa e improductiva. Caso contrario a Pepe Meade que tocó el tema del proyecto inter portuario entre Coatzacoalcos y Salina Cruz, una vieja cantaleta pero que aún nos hace soñar.

Por otro lado, Meade se pasó. Danyboy se abstuvo de ingerir bebida alguna la noche del debate para poder apreciar el evento ‘al cien’. Sin embargo, el paneo que hacía la cámara para seguir a Pepe Meade en su ir y venir en el set, terminó mareándolo. Alguna forma de calmar los nervios sería la respuesta de tales movimientos de lado a lado.

El Bronco fue el más ocurrente. Eso de decir que va a expropiar Banamex si los ‘gringos no le bajan’, más allá de ser un lenguaje peyorativo, fue una amenaza a la inversión privada. En pocas palabras, salió peor que ‘ya saben quién’.

Al final, ya para acabar con estos cuatro, lo del abrazo entre ellos a propuesta de el Bronco me recordó aquella situación de cuando había pleito en la escuela y llegaba un pacificador diciendo: ¡Chóquenla!

A propósito de cuartetos, ¿Ya han oído del parentesco satanizado entre el candidato Ricardo Anaya Cortés y el ex secretario de Hacienda José Antonio Gonzáles Anaya? Pues no existe, dicha información es falsa. Sin embargo, la esposa del ex secretario de Hacienda sí es hermana de la esposa del expresidente Carlos Salinas de Gortari; ellas son las hermanas Gerard Rivero, Ana Paula y Gabriela. Cómo la ven desde ahí. Esos sí son felices. ¡No te acabes México!

Para terminar, cuando vi la imagen del parecido entre la pareja real -Príncipe Harry y Meghan- que acaban de casarse la semana pasada con la que armaron del boxeador Canelo Álvarez y el actor Gael García, no pude contenerme la carcajada. Por un momento creí que le achacarían la ocurrencia a nuestro actual presidente de la república, pero no, fue un humor exquisito y todos sabemos que eso no es el fuerte de EPN, y menos ahora que anda tan nervioso. Ya quisieran nuestro par de paisanos -el Canelo y Gael- ser compadres de esa pareja real o aunque sea ser amigos de la recién desposada cuyo semblante -según nuestras críticas plebeyas-, reflejaban la felicidad de alguien que sabe que nunca volverá a tocar el jabón para lavar los trastes ni vender cosméticos por catálogo para poder salir adelante, y es que aunque el boxeador y el actor tienen su dinerito, la cuna es cosa aparte. Pero si no les digo.

 Ahora sí, hasta aquí con los cuartetos de felices e infelices, nos leemos en la próxima edición.