PT-MORENA

La candidatura de Andrés Manuel López Obrador llevó un diluvio de votos a las urnas y al desbordarse reventó los diques de la endeble y desgastada resistencia de los partidos políticos tradicionales, pero tambíen arrastró todo a su paso, incluidos candidatos, grupos y partidos que por si solos parecían impresentables. Hoy, algunos de los escombros están saliendo a flote.

En Oaxaca sobran los ejemplos de quienes parecen que no estaban preparados para asumir los retos ni mucho menos encabezar una transformación nacional como propone el presidente Obrador, al contrario, en el río revuelto, como chacales, tratan de esconderse bajo las piedras del viejo sistema y algunos, incluso,  parecen nadar a contracorriente.

Los conflictos internos se multiplican, la crisis en el cabildo de Tlaxiaco después del asesinato de su presidente municipal, la asonada y duelo de soberbias en San Jacinto Amilpas entre la presidenta municipal y su cabildo, los desplantes y balandronadas de Juan Carlos Atecas en Salina Cruz, la inoperancia y nepotismo de la presidenta municipal de Tehuantepec, la extraña incompetencia del presidente municipal de Juchitán para contener, ya no la delincuencia, sino al menos la obscena cantidad de bloqueos carreteros en su municipio.

Indicado por el delito de despojo agravado, el presidente municipal de San Blas Atempa fue señalado de provocar bloqueos para exigir impunidad.

En el congreso local, MORENA no puede atender los problemas de ingobernabilidad en los municipios porque ellos mismos no pueden gobernarse, la división derivó en una sanción política nunca antes vista en la historia política de México y a 16 “representantes populares” les fueron retirados sus derechos políticos, pero no sus posiciones ni sus dietas.

Todavía más; la estructura del gobierno federal en Oaxaca sigue ausente, no queda claro si es solo soberbia o ignorancia colectiva de sus responsabilidades o sólo un estructurado desprecio a la opinión pública local.

El presidente de México regresó a Oaxaca para revisar los pendientes en infraestructura carretera en esta entidad, antes, en otros recorridos estuvo en los Valles Centrales, en la zona Mixe, en el Istmo, en la cuenca y ahora en la Sierra Sur, en la Sierra Norte y de nuevo en los Mixes; en medio de tanto recorrido, ahí, en la intimidad del vehículo, tendría tiempo para preguntar o preguntarse que tan transformados están sus compañeros de partido en Oaxaca?