Está aquí: InicioOpinionEl Zumbido del MoscardónEl Zumbido del Moscardón

El Zumbido del Moscardón

Escrito por  Alejandro Leyva Aguilar Publicado en El Zumbido del Moscardón Lunes, 27 Junio 2016 12:08
Valora este artículo
(0 votos)

Escuché en campaña al abanderado del PRI al gobierno de Oaxaca Alejandro Murat Hinojosa decir: pronto van a hablar “del milagro oaxaqueño”.
 
Entiendo por “milagro oaxaqueño” en primer lugar, la estabilidad política y social del estado que en estos momentos no existe.
 
Sería realmente un milagro que alguien lograra que los profesores regresaran a las aulas a dar clases y abatir un rezago de más de 30 años en educación que tiene la entidad debido a la mal llamada “lucha magisterial”.
 
Metiendo en cintura a los profesores oaxaqueños, los demás “milagros” se darían por añadidura, siempre y cuando el gobernador electo esté pensando en acabar con la impunidad y la corrupción que han llevado a la entidad a una deuda de 14 mil millones de pesos, de los cuáles se presume que 7 mil están en cuentas de, al menos, un amigo del gobernador saliente.
 
Imagino que Alejandro Murat está trabajando ya en una reingeniería de la administración pública, que le permita asegurar que presupuestos históricos como el de 2015 que llegó a los 96 mil millones de pesos, se apliquen de manera etiquetada, sin posibilidad de fraude, en obras para el desarrollo de Oaxaca.
 
Pero Oaxaca es un tema complicado que cada vez se complica más. Escuché en una entrevista al gobernador decir que su relación con líderes impresentables como Flavio Sosa y Rubén Mendoza Nube, de COMUNA y FPR respectivamente, “era buena”.
 
Por muy buena que sea la relación de los líderes “morales” de agrupaciones como el Frente Popular Revolucionario, éstas no dejan de estar infiltradas por grupos radicales que buscan una confrontación y que tienen que ver con grupos guerrilleros como el EPR y las Milicias Revolucionarias Ricardo Flores Magón (MRRFM) entre otras más.
 
El fin de semana pasado ocurrió un hecho que puede marcar la pauta de lo que sucederá en Oaxaca en los próximos meses, antes de que Alejandro Murat sea gobernador.
 
El secuestro de una empresaria del transporte de apellido Acevedo junto con su hijo, ocurrió en la capital del estado, muy temprano por la mañana y la exigencia de los secuestradores es por un monto inimaginable ¡60 millones de pesos!... dicen que los zetas piden menos.
 
La sociedad oaxaqueña se pregunta entonces ¿quiénes son?, y es fácil deducirlo: la guerrilla.
 
No es la primera vez que la guerrilla en Oaxaca secuestra empresarios. A Mario Rodríguez Marrón ya lo han secuestrado dos veces y las investigaciones apuntan a que fue el EPR quien lo secuestró.
 
Y ¿qué agrupación le aporta más miembros al EPR?, eso es muy sencillo: el magisterio, específicamente la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), no es casualidad que miembros del magisterio, estén detenidos por secuestro y que la sección 22 haya pedido incluso con marchas y amenazas, su liberación.
 
Está comprobado que los niños Álvarez Benfield fueron secuestrados entre otros, por Mario Olivera Osorio, Lauro Atilano Grijalbo, Leonel Manzano Sosa y Sara Altamirano Ramos, todos ellos profesores miembros de la sección 22 y ésta última ex candidata a la Presidencia Municipal de Jalapa del Marqués por el PAN-PRD-PT, de donde es oriundo uno de los más radicales ex dirigentes de la CNTE, Erangelio Mendoza.
 
El “milagro oaxaqueño” pues, no puede postergarse e imagino que como yo, los oaxaqueños esperamos que el gobierno que viene, el de Alejandro Murat, opere ese milagro aplicando la ley, porque organizaciones sociales como COMUNA, FPR, FACMEO, MULT, etcétera, son dirigidas por verdaderos delincuentes que encontraron en el chantaje, la presión y el terrorismo, una manera de vivir del erario.
 
Alejandro Murat, el nuevo gobernador de Oaxaca, tiene el respaldo de la sociedad para aplicar todo el peso de la ley a quienes están acostumbraos a infringirla.

Visto 1345 veces

Más en esta categoría: El Zumbido del Moscardón »

Facebook