Está aquí: InicioOpinionEn privadoUn desastre no dimensionado

Un desastre no dimensionado

Escrito por  Joaquín López-Dóriga Publicado en En privado Miércoles, 13 Septiembre 2017 09:47
Valora este artículo
(0 votos)

Hay rupturas que sanan y fortalecen.  Florestán

 

Ayer, en entrevista con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, coincidimos en una cosa: que el país no ha registrado bien a bien la magnitud de la tragedia que dejó el terremoto de la noche del jueves pasado en zonas de por sí olvidadas, ignoradas históricamente en Oaxaca, pero más marcadamente en Chiapas.

Y es que una cosa es el susto, el terror de aquella noche, aquí, en la que automáticamente a los sobrevivientes de aquella época nos asaltó el recuerdo del terremoto del 19 de septiembre de 1985 que rompió Ciudad de México dejando un saldo en muertos que se cifró en 10 mil, pero nunca se sabrá los miles más que fueron a fosas comunes, y otra, el saldo del jueves donde sí, este Valle de México fue sacudido como nunca en su historia, mucho más que aquella mañana, pero no se cayó un piso ni una casa y no hubo una sola víctima.

Y como aquí no pasó nada si se toma en cuenta que estamos hablando del mayor sismo de que haya registro, 8.2, quedó esa impresión ignorante, hasta que las primeras luces del viernes empezaron a visibilizar lo que se había roto en la zona del istmo oaxaqueño y en Chiapas.

Las cifras, con las imágenes y la información, comenzaron a fluir, a crecer y a conocerse los primeros destrozos, las víctimas, una comunidad, otra, un municipio, otro, de Oaxaca, de Chiapas, hasta alcanzar los casi cien muertos.

Y la destrucción.

La cifra hasta ayer, me decía el secretario de Gobernación, era de mil comunidades afectadas en 44 municipios de Oaxaca, y otras 2 mil más en 88 de los 122 municipios de Chiapas, algunos de los cuales inaccesibles con un total de casi dos y medio de mexicanos damnificados, que ya lo estaban por la vida y la pobreza histórica y crónica.

Pero esta tragedia no ha sido dimensionada por una mayoría de mexicanos, por lo que la solidaridad histórica no se ha volcado como en otros desastres.

Y hace mucha falta.

RETALES

1. TACAÑOS. Una muestra de lo anterior es que los diputados van a ceder un día de sueldo, lo que es nada. En contraste, Emilio Azcárraga donará la taquilla del clásico América-Chivas en el Azteca;

2. BLANCANIEVES. El frente opositor PAN-PRD-MC en la Cámara de Diputados impidió ayer que se procesara la iniciativa priista para evitar el fiscal automático porque, dijo el panista Marko Cortés, tenía un dardo envenenado. Y pregunto: ¿y por qué no la votaron si con la suma de Morena hacían mayoría para eliminarlo? Se quieren llevar vivo este caso hasta las campañas presidenciales; y

3. CENA. Deberían cancelar definitivamente las cenas del 15 de septiembre en Palacio Nacional, donde se retratan los dos Méxicos: el de arriba y adentro, y el de abajo y afuera. Por el desastre del terremoto, el presidente Peña Nieto suspendió la del próximo viernes. Ya lo había hecho en 2015 y 2016, por la política de austeridad. En 2013 se retiró de la cena por el desastre de Ingrid y Manuel en Guerrero y en 2014 por Odile en Baja California Sur. Nunca ha cenado en Palacio Nacional un 15 de septiembre.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com

Visto 80 veces

Facebook