Está aquí: InicioOpinionEscaparate políticoUSOS Y COSTUMBRES

USOS Y COSTUMBRES

Escrito por  Felipe SÁNCHEZ JIMÉNEZ Publicado en Escaparate político Martes, 20 Diciembre 2016 07:41
Valora este artículo
(0 votos)

En las últimas horas, Oaxaca ha sido sacudido por dos fenómenos prohijados, lamentablemente, desde las altas esferas del poder.
Primero, la intensidad de la violencia en municipios indígenas en la disputa por el poder aunque son regidos por el sistema de usos y costumbres.
Segundo, el saqueo espantoso de dinero público por parte de presidentes municipales lo cual también genera actos criminales.
Estas contrariedades sociales crecen por una razón que el nuevo gobierno no debe soslayar: IMPUNIDAD absoluta para los ladrones. Por más dinero público que se lleven los ediles y demás funcionarios públicos no hay ninguna consecuencia.
Lo vivimos con el presidente municipal de la capital, surgido de la fallida “alternancia y la transición”, el panista Luis Javier Ugartechea Begué. Fue denunciado penalmente por el desvío de cerca de 200 millones de pesos. El escándalo fue mayúsculo; su sucesor Javier Villacaña presentó los recursos legales en tiempo y forma. Intervino el hoy proscrito social GABINO CUE y la denuncia fue a parar al archivo de la vergüenza. Estos políticos malhechores apuestan a la corta memoria de los oaxaqueños. Se desaparecen un tiempo y…a gozar de las fortunas mal habidas.
SISTEMA INDÍGENA

El ideal de los pueblos indígenas y los gobiernos que impulsaron el sistema de usos y costumbres, es que cada comunidad pudiera elegir libremente a sus autoridades municipales, al margen de los intereses de los partidos políticos. Lo lograron un tiempo hasta que la ambición cegó a los ladinos.
Hoy ya no son únicamente los partidos los que roban y dividen en los municipios, son diputados, altos funcionarios y caciques locales los que han pervertido el sistema. Buscan el poder municipal, a como dé lugar, no para gobernar con sensatez sino para robarse el presupuesto.
Lo peor de este nuevo sistema para saquear dinero público, es que los alcaldes ladrones negocian impunidad con la ASE y el congreso del estado. Aquí lo he denunciado repetitivamente y lo he documentado pero el cinismo y la complicidad se imponen.
El fenómeno se agudizó desde que diputados de las últimas 3 legislaturas locales empezaron a vender protección a alcaldes corruptos. El robo más descarado fue obra de los administradores municipales que impusieron los diputados de la LXI y LXII legislatura.

CONGRESO INFAMADO
Además del saqueo del presupuesto del poder legislativo y la venta de protección a ediles deshonestos, hay otro abuso que marcó a la cámara anterior como la peor en la historia de Oaxaca, el robo del presupuesto de una veintena de municipios donde los mismos diputados que anularon la elección impusieron al administrador. Así maquinaron el robo del trienio.
Todo indica que en este espejo se miran hoy los protagonistas de la barbarie que sufren en este momento municipios como Ánimas Trujano, San Francisco Tutla, Atitlán, Jocotepec, entre otros donde, al parecer, quieren repetir la infamia. El mismo riesgo está latente en San Antonio de la Cal donde el administrador, Noé Lagunas, al perder su candidato en la elección, sus esbirros constantemente lanzan amenazas contra el presidente municipal electo.
En todos estos casos, los mismos vecinos denuncian la intromisión de políticos funestos, decididos a pervertir los usos y costumbres para imponer a un presidente municipal que le garantice lo de siempre: concesión de obras, reparto del presupuesto, entre otros favores. En Atitlán, por ejemplo, descubren la mano negra del diputado Cándido Coheto; en Jocotepec y Ánimas Trujano, le piden públicamente a Alejandro Avilés que saque las manos.

DIGNIFICAR EL CONGRESO
Afortunadamente, no todo está podrido. En el nuevo congreso uno de los jóvenes diputados integrados al equipo de Alejandro Murat, ha puesto el dedo en la llaga. Me refiero al economista Luis Antonio Ramírez Pineda.
Sabedor del tamaño de la deshonra de la figura del diputado, ha propuesto algunas reformas.
En su proyecto que presentó la semana pasada al pleno de la cámara, advierte el punto cardinal. Dice:
“Nuestro primer gran reto es dignificar nuestra tarea de Diputados; recuperar el prestigio perdido; darnos cuenta que estamos ante la mirada penetrante de nuestra sociedad a la que no debemos defraudar, sino cada día estar más cerca de ella para interpretar sus anhelos y luchar por ellos”.
Con esta observación, el diputado Ramírez recuerda que, como los constituyentes de 19l6 donde dio inició al gran debate que dio vida a la Constitución Política que hoy - con cerca de 700 reformas - aún rige el destino de nuestro país, el congreso de Oaxaca debe ser el escenario de un debate para buscar caminos de solución a nuestras diferencias. Recordó que aun cuando las posiciones políticas e ideológicas de aquellos constituyentes eran radicales en algunos, moderadas en otros; o también de posiciones conservadoras, todos tenían como objetivo dar a la nación un marco de gobernabilidad; buscar caminos de solución a los grandes problemas de su tiempo. Así debe ser en Oaxaca,
Dijo que ser Diputado es luchar por las grandes causas de nuestras comunidades; es ser gestor incansable de las propuestas e iniciativas que incentiven el desarrollo de nuestros pueblos. Tenemos responsabilidad de actuar con honradez y trasparencia; de examinar con lucidez las condiciones políticas, económicas y sociales en que se encuentra nuestra entidad y debatir, dialogar y proponer con principios, razones y argumentos las propuestas legislativas que se requieran para abrir los horizontes de solución de problemas ancestrales que han sometido a nuestros pueblos a la pobreza y la desigualdad.
Su propuesta es homologar los períodos de sesiones del congreso local a los del congreso de la Unión, tal como lo han hecho ya más de 17 congresos de diversas entidades de la República. Esta modificación traería como beneficio que los diputados locales estén más en contacto con sus representados con una información oportuna y verás, sino privilegiaría el diálogo, los acuerdos y la productividad legislativa con los legisladores del congreso de la Unión. Permitiría una relación más intensa y coordinada con los Diputados Federales y Senadores por Oaxaca no solo en las tareas de gestión con las políticas públicas impulsadas por el gobierno de la República para beneficio de nuestros pueblos, sino que las grandes Reformas a la Constitución Política de México, puedan ser analizadas, entendidas en toda su dimensión por nuestra soberanía y no ser aprobadas sin discusión, ciegamente, en una disciplina mal entendida.

Nota: este columnista., se tomará unos días de asueto. Nos leemos en enero próximo. Felicidades y Salud, mucha Salud.

Visto 265 veces

Articulos Anteriores

Facebook