Está aquí: InicioOpinionEscaparate políticoDEPREDACIÓN MUNICIPAL

DEPREDACIÓN MUNICIPAL

Escrito por  Felipe SÁNCHEZ Publicado en Escaparate político Jueves, 05 Enero 2017 09:23
Valora este artículo
(0 votos)

El trienio pasado fueron 21 municipios en los que por conflictos electorales, aceptaron la imposición de administradores municipales. Fue la peor desgracia. Los que deberían convocar en dos o tres meses a nuevas elecciones y armonizar al pueblo, terminaron operando como verdadera delincuencia organizada. Se quedaron tres años depredando las arcas públicas.

 

Pero la adversidad la sembraron no solo esos administradores y sus mecenas. También los concejales electos participaron en el latrocinio. Con mucha precaución producto de sus compromisos, el titular de la ASE se atrevió a poner en su boca el espinoso tema del saqueo de las arcas municipales. Carlos Altamirano ahora disminuyó su cálculo. Dijo que apenas son 70 millones de pesos lo desvíos que se han detectado.

 

Hoy se habla de 17, el IEEPCO da una cifra menor, pero la realidad es que también hay un buen número de municipios donde parece que no escarmientan sobre el perjuicio y están en el riesgo de que les vuelvan a imponer un forastero como administrador.

 

Son tan desagradables los antecedentes que deja la figura del administrador municipal y los que los apadrinan que las circunstancias movieron al mismo gobernador.
Alejandro Murat Hinojosa, se vio obligado a declarar públicamente que “la facultad de designar administradores municipales es solo del Ejecutivo y voy a asumir la responsabilidad”.

 

CLAROSCUROS

 

En este espacio he citado en muchas ocasiones evidencias del saqueo municipal y apenas, el domingo pasado, hubo una reacción. El priista Manuel Aguirre, nuevo edil de Huajuapam de León, movido seguramente por la situación tan desastrosa que dejó el panista Luis de Guadalupe Martínez, lanzó su anhelo sobre lo que debería ser la conducta del gobernante. Dijo:

 

“No es grande ni valiente quien atropella y desafía a las Instituciones y a las Leyes: grande y valiente es el que las valora y las respeta”.

 

“Es el momento de seguir el ejemplo y el mensaje del inmenso Juárez: luchar sin titubeos al lado del pueblo; escuchar; gobernar sin arrogancia; alejarse de las conductas ostentosa, de la seducción de la riqueza y los lujos y conducirnos con el código de la austeridad; de la honradez y del apoyo a los dictados de la Ley y el derecho”.

 

Palabras inexorables, sin duda, que deberían taladrar los oídos de la clase gobernante, pero también sus palabras podrían perderse en la frivolidad que hoy identifica a la mayoría de los políticos, de todos los partidos.

 

Algo peliagudo ha de haber encontrado de su antecesor que se negó a entregar documentos hasta de la tesorería. Esto obligó al nuevo alcalde advertir que la ciudadanía huajuapeña está insatisfecha; “se siente abandonada; marginada de las decisiones que tienen que ver con su destino. La gente tiene conciencia de los males sociales que han deteriorado nuestro municipio: arbitrariedades; corrupción; impunidad; grupismo político; obediencia ciega; influyentismo”.

 

Martín Aguirre acicateó a los que no entienden que el poder político “es el instrumento del pueblo para construir su desarrollo y no la trinchera de quienes buscan eternizar sus privilegios”.

 

También hizo compromisos. Dijo que “seré inflexible con quienes trafican con las ilusiones de la gente; con quienes usan las arcas públicas para su beneficio personal. Haré un gobierno municipal transparente y con rendición de cuentas. Combatiré cualquier acto de corrupción en todos los niveles de la administración municipal e impediré la impunidad”.

 

LA OTRA VISIÓN

 

Así como en Huajuapam, se escucha una voz alentadora, en el municipio conurbado de San Sebastián Tutla, donde anularon la elección, conocimos la contraparte, la acción de los vividores del poder municipal.

 

Informan a esta columna que los responsables de la anulación de la elección son los mismos que durante muchos años han hecho el tejemaneje para beneficiarse del poder. Ellos fueron los que impidieron el voto de los avecindados de Tutla y, como consecuencia, la nulidad de la elección.

 

¿Y quiénes son? Señalan a Adán Mejía, José Reyes alias Pepe Loro, Alberto Navarro Cruz alias El Betito, Felipe Ramón García García y Humberto Zarate Vásquez. Insisten en sus maniobras para imponerse siempre como autoridades municipales de ese poblado o poner incondicionales. Son los que con acciones violentas se oponen a la decisión del IEEPCO que ordenó nuevas elecciones.

 

Comentan que sin consultar al pueblo pidieron la injerencia del partido político MORENA para presionar a que el gobierno los reconozca como autoridades de este municipio.

 

El pueblo decidió ayer deslindarse de estas personas que, dicen, solo buscan seguir viviendo al igual que sus familiares, de los recursos destinados para obras de la comunidad, seguir mangoneando a las autoridades en turno como lo han hecho en los últimos cuatro trienios, utilizando siempre la mentira, el chantaje y la violencia.

 

Los que se oponen a la decisión del IEEPCO arguyen que en su comunidad se deben respetar los Usos y Costumbres, pero esto es ilegal porque impiden que los vecinos del fraccionamiento El Rosario, ejerzan su derecho de votar y ser votados.

 

Informan a esta columna que Adán Mejía, cada que hay elecciones, junta a sus comadres, primos, compadres y demás familiares para desestabilizar el municipio; esta vez hizo lo mismo y puso como candidato a Humberto Zarate Vásquez, la condición fue que el mismo Adán Mejía fuera su suplente para manipularlo.
También están inconformes con Alberto Navarro Cruz alias El Betito, quien desde antes de la elección se ostentaba como nuevo Regidor de Obras y presuntamente comprometió trabajos a constructoras.

 

Maniobraron para que la asamblea votara por su candidato Humberto pero cuando el Instituto Electoral invalidó la elección reaccionaron violentamente.
Adán Mejía, José Reyes alias Pepe Loro, Alberto Navarro Cruz, Felipe Ramón García García y Humberto Zarate Vásquez, tomaron furiosamente las instalaciones del IEEPCO, y golpearon al consejero Uriel Pérez García.

 

También bloquearon la carretera y cerraron los accesos de su comunidad. Los inconformes retuvieron pipas propiedad de Pemex, cuatro autobuses de pasajeros, tractocamiones, un camión cargado con tanques de gas así como vehículos de las empresas Pepsi, Bimbo y Lala.
Tarde se dieron cuenta de que han cometido delitos graves y como necesitan impunidad hoy buscan la protección del partido MORENA. Saben que el Peje protege delincuentes.

Visto 365 veces

Articulos Anteriores

Facebook