Está aquí: InicioOpinionEscaparate políticoFOCO ROJO

FOCO ROJO

Escrito por  Felipe SÁNCHEZ JIMÉNEZ Publicado en Escaparate político Jueves, 16 Febrero 2017 09:23
Valora este artículo
(0 votos)

El municipio de Juchitán ha llegado a tal grado de descomposición social que las instituciones de seguridad nacional, lo han marcado como foco rojo.

Como ironía del destino, dos factores que surgieron como “reivindicadores” del Istmo, resultaron una especie de ponzoña para acabar con aquel Juchitán considerado pueblo mágico, fuente de cultura, tradiciones y ejemplo de convivencia social.

Primer factor, la COCEI. Aquella pléyade de jóvenes idealistas que en los años sesentas encendieron la llama de la lucha social con la idea de reivindicar a la clase campesina y trabajadora. Terminaron cual plaga devastadora. Se multiplicaron tanto y su avidez por el dinero mal habido alcanzó tal dimensión que socavaron las instituciones. Su legado es un Juchitán devastado, en total anarquía. Y así sigue, en manos de seis grupos políticos desprendidos de la misma COCEI, que operan como delincuencia organizada, contagiados, todos, por la corrupción. El desenfreno de coceistas históricos como Héctor Sánchez, Leopoldo de Gyves, Alberto Reyna Figueroa, Mariano Santana, Gloria Sánchez, Roberto López Rosado, entre otros, ha llegado a tal extremo que ahora que entre ellos buscan aniquilarse.

Segundo elemento, la llegada de empresarios europeos para invertir en la generación de electricidad a partir de parques eólicos para aprovechar los fuertes vientos, vino a incitar más la codicia.

Desde hace tres sexenios, en la zona de Juchitán, la zona Huave y otros municipios, inició la construcción del parque eólico más grande de América Latina. Con una inversión inicial de mil cien millones de dólares, el proyecto más que impulsar el desarrollo del Istmo, vino a incentivar más la ambición de los grupos políticos. Entraron al “agandalle” personajes de toda laya. Desde autoridades municipales y agrarias, hasta diputados, senadores y toda la fauna negra de “líderes sociales” que abundan en el Istmo. Todos insisten en su tajada, es decir, en los embutes que arrancan a los inversionistas extranjeros que según me dicen, literalmente está asustados por la manera tan impúdica en que exigen, todos, dinero para no obstaculizar los trabajos. En algunos casos las empresas acceden.

Aunque no lo crea también hay algunas autoridades honestas que exigen inversiones para sus comunidades, pero otros buscan beneficios personales. Me dicen que hasta la clase política exige participación monetaria. Venden sus servicios como asesores de las empresas, cobran como gestores y ejercen tráfico de influencia para obtener ganancias.

Inversión tan gigante resultó ser generador de conflictos y ambiciones en lugar de desarrollo. Hoy el asunto se complica por la intromisión de la delincuencia organizada.

Comentan que en la Barra de Santa Teresa han puesto al descubierto intereses de gentes encubiertas que mueven a diferentes actores políticos en contra de los parques eólicos. En este lugar la oposición es férrea. Las fuerzas de seguridad han detectado aviones que vuelan a ras del agua para tirar droga. En el momento en que instalen en esa barra los cables conductores de la energía eléctrica, el paso de esas naves se dificultaría porque, además, habría mayor vigilancia.

Otra cuestión extraña que reportan los organismos de seguridad pública sucede en Ixtepec. La Sedena ha concluido cerca de su cuartel, un parque eólico pero no han podido interconectarse con las líneas principales porque grupos de ejidatarios se oponen. Las investigaciones arrojan que el impedimento es porque los “guachicoleros” que operan en la zona quieren que la CFE primero cambie la ruta del cableado de alta tensión que pasa cerca de los ductos de PEMEX. Es decir, entre más alejada esté la red eléctrica menos vigilancia de personal de la CFE. Los ordeñadores de los ductos, no quieren intrusos.

Son demasiados los intereses ilegales en juego. Saben que el corporativo Mareña Renovables, por ejemplo, desembolsó más de mil millones de pesos para adquirir en marzo de 2011 los derechos de la empresa española Preneal de México SA de CV, para la construcción de este parque que contaría con 132 aerogeneradores gigantes proveídos por la empresa danesa Vestas. En enero de 2012 los comuneros de San Dionisio del Mar supieron que mil 643 hectáreas de uso común habían sido cedidas a la empresa Mareña Renovables, comenzó la rebelión. De inmediato desconocieron al presidente municipal Miguel Castellanos, quien, dicen, recibió más de 20 millones de pesos por extender permisos y acto seguido tomaron el palacio municipal. En San Dionisio han circulado grandes cantidades de dinero para corromper a autoridades del lugar, políticos y “líderes sociales”, unos movidos por líderes de La COCEI y políticos del PRI, PRD y PT.

Visto 277 veces

Articulos Anteriores

PESQUISAS

16-08-2017

MÁS PIFIAS

02-08-2017

ABRUMADOS

31-07-2017

AFFAIRE

25-07-2017

RÉMORA

19-07-2017

SALPICADERO

10-07-2017

GOBERNACIÓN

07-06-2017

EL SOLITARIO

23-03-2017

CARNAVALESCO

03-03-2017

FOCO ROJO

16-02-2017

Facebook