HAMBRE

Escrito por  Felipe SÁNCHEZ JIMÉNEZ Publicado en Escaparate político Martes, 21 Noviembre 2017 09:03
Valora este artículo
(0 votos)

Mañana es el primer informe de Ivette Morán, esposa del gobernador del estado Alejandro Murat Hinojosa, como presidenta del DIF. Lo menos que esperan las familias más pobres de Oaxaca, es saber el destino del programa “Cocinas Comunitarias” que ayudaba, literalmente, a mitigar el hambre de la clase más relegada del desarrollo social. Además de su hambre física, también tienen sed de justicia. Esperan algún mensaje de la primera dama del estado, que diga si la justicia alcanzará a los que saquearon el presupuesto que deprimió, hasta casi el agotamiento, el programa de cocinas comunitarias, en el sexenio pasado.

Allá por mayo del 2012 la diputada local del PAN, Martha Patricia Campos Orozco, emplazó a la Secretaria de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, Perla Marisela Woolrich Fernández (“contralora de hojalata”, por su complicidad e ineficiencia), a investigar el destino de 600 millones de pesos del programa “Cocinas Comunitarias” al familiar de una funcionaria del gobierno de Oaxaca.

La Legisladora me reveló que le llegaron quejas sobre la asignación directa que hizo el Gobierno del Estado a la empresa de Hugo Sherer, “dizque” la pareja de la actual coordinadora de Vinculación Social y Atención Ciudadana, Nora Pareyón Galván. La representante popular ironizó:

“Seguimos igual o peor que en el pasado”. Fue una expresión sobre el inmenso saqueo de recursos públicos que iniciaba en el gobierno de Gabino Cue y que terminó como el saqueo más cuantioso del patrimonio de los oaxaqueños.

La legisladora preguntó públicamente: ¿Dónde queda la moral de la cual habla el Gobernador del Estado? Vemos gran corrupción a través de concesiones a los amigos para operar y acceder a los recursos públicos.

En ese mismo año, diversas organizaciones indígenas publicaron sendos desplegados denunciando que el “Programa de Cocinas Comunitarias se ha convertido en un negocio de funcionarios”. Acusaban a Jorge “el coco” Castillo del desvío de los presupuestos.

Si realmente, como lo volvió a reiterar el gobernador Murat en su reciente informe, “no tolerará más impunidad”, podría haber sorpresas en el informe de la señora de Murat como presidenta honoraria del DIF.

Hay interés por conocer las acciones que realizó en su primer año para rescatar al DIF, una institución desmantelada totalmente, pero también saber que hay de la demanda social de justicia. Los recursos que debieron haber aliviado un poco la miseria de las familias segregadas, fueron saqueados con actitud doblemente criminal. Si robar es un crimen, hacerlo en perjuicio de los que menos tienen es doblemente criminal. Lo raro es que los culpables, hasta hoy, siguen paseando su impunidad. Valdría la pena escuchar qué pasó con el tema de cocinas comunitarias de las cuales tanto se ha hablado, o las operaciones de labio leporino entre otros programas de apoyo a los desvalidos.

REACCIONES

Finalmente veo algo positivo en las acciones y abusos del cartel 22: después de 37 años, la sociedad ha entendido que solo unidos, todos, Oaxaca puede levantar cabeza para dejar de ser rehén de este grupo cuasi delincuencial. Y avanzan.

En casi todas las escuelas del estado hay expresiones de rechazo por los atropellos y la fuerza montonera de los “maistros” -no todos, afortunadamente- que cierran las escuelas cuando se les antoja, incumplen con su trabajo, roban el dinero de las cooperativas escolares, etc.

En las Redes Sociales, circula profusamente, una carta de maestros y trabajadores del Tecnológico de Oaxaca (ITO), que rechazan la desestabilización que los activistas del cartel 22 “accionan” para hundir esta institución como lo han hecho con el sistema de la educación pública.

Esta labor de zapa contra el ITO ya se advertía. En mi entre el 27 de noviembre del 2013, lance la voz de alerta.

Erangelio Mendoza, uno de los activistas más radicales y más convenencieros del cartel 22, se frotó las manos cuando su cuñado Gerardo Silva Sánchez fue designado director. Aquel, conocido como “el burro” entre las huestes del cartel 22, empezó a trabajar para sembrar su radicalismo en ese instituto que se caracterizaba por mantenerse al margen de las tácticas de agitación del llamado movimiento “democrático” magisterial. El ITO, antes de Gerardo Silva, antepuso su función educativa a las expresiones de la política sindical violenta de la sección 22 del SNTE. Cuando todas las escuelas en el estado cerraban

por disposición de los capos del cartel 22, el ITO seguía trabajando. Los maestros sindicalizados de esta institución, con una alta dosis de formalidad, enviaban a las movilizaciones y reuniones de los radicales, dos o tres comisionados, pero el instituto seguía laborando. Silva, rompió con la tradicional sensatez que identificaba al ITO. Confabulado con su cuñado, incitó a su planta de profesores para que se alinearan a las consignas del cartel 22. Es decir, empezaron los paros, plantones, amenazas, despidos y la decadencia académica. A la par, puso a disposición de las distintas tribus magisteriales, el gimnasio del ITO y demás instalaciones para las reuniones nocturnas donde planeaban sus maneras de “accionar”.

Así como los maestros de esta institución reaccionan contra los destructivos capos del cartel 22, lo hace un grupo de mujeres y hombres valientes, miembros del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación.

Junto con ellos, padres, madres de familia e integrantes de la sociedad civil anuncian la “Colecta por la Educación de Nuestros Hijos e Hijas”, cuyo objetivo es recabar cien mil firmas que sean muestra fiel de la voz organizada de las y los oaxaqueños

La iniciativa es del citado Consejo que ha movido conciencias. Mediante una Carta Abierta llaman a votar a la sociedad en general a través de la plataforma change.org en el link http://chn.ge/2zDp4WT para manifestar su apoyo a este posicionamiento.

Con el despliegue de sus 204 consejeros en los 30 distritos administrativos de la entidad, las y los integrantes

del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación (CEPSE) – que preside Luisa García Cruz y que tienen representación en las ocho regiones – anunciaron la realización de la colecta masiva de firmas en todo el estado, con la cual exigen al Gobernador Alejandro Murat no entregar la Rectoría de la Educación a al cartel 22.

Visto 113 veces

Articulos Anteriores

Facebook