POR OAXACA

Aguerrido político, con el escudo de la razón por delante, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa mostró ayer agallas y, al frente de una marcha de protesta con mezcaleros oaxaqueños en la CdMx, logró contundente victoria política: frenar la arbitraria y corrompida expansión -al mejor postor- de la denominación de origen del mezcal, licor de gran raigambre en la cultura oaxaqueña que hoy sufre una competencia tramposa.

        En este espacio he dado pormenores del libertinaje con que ha actuado Hipócrates Nolasco, presidente del Consejo Mexicano para la Regulación de la Calidad del Mezcal (Comercam). Lo acusan de ofertar “al mejor postor” la denominación de origen de bebida tan tradicional, cuyo génesis se asienta en territorio oaxaqueño. El actuar corrupto del tal Hipócrates provoca una competencia ruin para la industria mezcalera que empieza a despegar en Oaxaca.

        “Que se escuche, los magueyeros y mezcaleros de Oaxaca, no están solos en su lucha por la defensa de la denominación de origen, su gobernador los acompaña en esta controversia”, dijo Alejandro Murat al tomar la decisión de encabezar las acciones de protesta callejera en la capital del país.

                            LA HISTORIA SE REPITE

         Que un gobernador de Oaxaca se ponga al frente de sus gobernados en una movilización en calles y oficinas públicas para la consecución de beneficios para su pueblo, no es acontecimiento político inédito. Su padre, José Murat, en febrero del 2002 siendo gobernador, con un grupo de diputados leales a Oaxaca, se plantó frente al Palacio Nacional, para exigir al presidente Vicente Fox, recursos suficientes para la conclusión de la supercarretera al Istmo y la Costa. Pero de este hecho más adelante daré pormenores.

        El episodio de ayer con Alejandro al frente, no estuvo ausente de incidencias. Su primer objetivo era hablar con el director del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (Impi), un tal Margain, no los recibió. Eso los obligó a bloquear el Periférico y aunque los policías los acosaron, los mezcaleros con su gobernador no se arredraron.

        Rechazaron una comisión de burócratas que los atendería y más tarde lograron que el mismo Hipócrates Nolasco apareciera para decirles que el Secretario de Economía federal, Ildefonso Guajardo, les ofrecía una reunión. Otro compromiso fue que, en tanto no hablen con este funcionario, el Impi no promoverá nuevas denominaciones de origen del mezcal. Me dicen que el acuerdo de Ildefonso Guajardo con el gobernador Alejandro Murat, es en el sentido de que todos los trámites de denominación de origen gestionados por el Comercam de Hipócrates Nolasco, se congelarán hasta no aclarar dudas.

                              LA MISA RUTA

        Ante el cúmulo de intereses que obstaculizan beneficios para Oaxaca algunos gobernadores han tenido que luchar desde la plaza pública, para sortearlos.

        Así como lo hizo ayer Alejandro, su padre José Murat, encabezó una marcha similar en noviembre del 2002. Los archivos del ESCAPARATE así lo registran:

HISTORICO

      La inédita expresión de protesta  encabezada ayer por el gobernador del estado José Murat en la capital del país, frente al palacio nacional, con el fin de presionar al presidente de la República para que autorice recursos justos para la construcción de la supercarretera al Istmo y Huatulco, quedará inscrito en los anales de la historia contemporánea de Oaxaca.

        Un hecho sin precedentes que marca el carácter de un gobernador decidido a romper la sumisión y el conformismo de los políticos supeditados a la férrea disciplina que prevalecía en el sistema del presidencialismo absolutista del PRI. 

        Así como el gobernador Heladio Ramírez gestionó y sentó las bases para la supercarretera Oaxaca-Puebla, que tocó inaugurar a Diódoro Carrasco, hoy José Murat rompe con los viejos esquemas para plantarse ante el presidente Fox dispuesto a lograr el presupuesto.

        El cabildeo es intenso. Hay que recordar que primeramente se movió en su ambiente: el palacio legislativo cuyos vericuetos e hilos de conducción ha conocido  durante sus tantos años de diputado y senador de la República.

        En diversos foros, el gobernante oaxaqueño ha reiterado las razones de su reclamo. Insistió ante el titular de la SCT, luego ante el secretario de Hacienda y al no tener respuesta se planta frente al palacio nacional.

        En esta inusitada actitud de reclamo, acompañaron al gobernador diputados de todos los partidos que, antes que las siglas partidistas, apelaron a Oaxaca que merece un mejor destino, inclusive el panista presidente municipal de Salina Cruz, Rafael González Manríquez se mostró convencido de que por Oaxaca no hay partidismo que valga. Y allí estuvo protestando contra un presidente panista.

        En cambio, otros diputados oaxaqueños del PAN y algunos del PRD se mostraron más que vergonzantes, sumisos. Se olvidaron de su patria chica. Que se anote para la historia la mansedumbre de estos que se dicen “representantes populares de Oaxaca” como son los diputados LUIS DE GUADALUPE MARTINEZ, JAVIER CASTELLANOS GARCIA, CONCEPCIÓN GALLARDO CRUZ, RENE EGREMY, SALOMON JARA, PERFECTO RUBIO, ANDRES VIZARRETEA, entre otros.

Más en esta categoría: « NEÓFITOS GRATITUD »