EPISODIO DELINCUENCIAL

En una entrevista a bote pronto, al final de una conferencia de Prensa donde anunciaron la edición 38 de la Feria del Libro, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, lanzó:

        “Quiero dejar muy claro, no hay ningún acuerdo, hay dos órdenes de aprehensión que se van a ejecutar por parte de la Fiscalía contra los hermanos (Luis) Villaseca; con ellos no ha habido ninguna negociación, es un tema de delincuencia organizada”. 

        De esta manera, el Ejecutivo estatal precisó puntos sobre el bloqueo de la ciudad que ordenaron el lunes pasado los hermanos Juan Iván y Yahveh Luis Villaseca, dueños del sindicato Libertad.

        Al especificar sobre el conflicto dijo que, con los transportistas la cosa es al revés “yo reconozco que lo que quieren es trabajar y no este tipo de acciones que fueron porque posiblemente les comunicaron otras cosas; a medida que se dieron cuenta que estaban apoyando una causa que venía apegada a temas de delincuencia organizada tomaron otra decisión” (retiraron el bloqueo).

         Explícito, Alejandro Murat dijo que las dos personas (hermanos Luis Villaseca) están prófugas, la fiscalía sigue el curso (procedimiento legal) y van a cumplir su objetivo.

                      SINDICATOS DELINCUENCIALES

           Aunque fue una entrevista banquetera, Alejandro Murat develó decisiones de gran trascendencia. Podríamos considerarlo incluso como un paso decisivo para poner fin a ese onagro -sindicato Libertad- que tanto cebaron políticos como el chilango Benjamín Robles Montoya para utilizarlos como grupos de choque. Cuando actuaba como alter ego del gobernador sátrapa Gabino Cue, el motejado cara sucia alentó con miles de concesiones del Estado varios sindicatos “patito” como Libertad, Cnp, entre otros. Ordenaba a su secuaz Daniel Juárez alias “el carterista” que como Secretario del Trabajo expidiera fast track, la toma de nota para ser reconocidos como “sindicatos”.

         Su idea era contrarrestar la fuerza de las organizaciones corporativas del PRI. Desde entonces empoderaron a la familia Luis al frente de esas organizaciones que aglutinan camiones materialistas, mototaxis, ruleteros, ambulantes, entre otros grupos que usan para acciones tan bárbaras como la de sitiar nuestra ciudad capital. 

      Tanto dominio enloqueció a la familia Luis. Empezaron a disputarse la jerarquía en el control de esos sindicatos y terminaron en una guerra fratricida. Se inmolaron unos a otros y hoy quedan solo Juan Iván y Yahveh que, al parecer, ya perdieron el control.

        El propio gobernador Murat reveló que el Fiscal General habló con el líder nacional del Sindicato Libertad, Hugo Bello, para hacerle saber que “no hay interlocución con esas dos personas que tienen órdenes de aprehensión y que el gobierno del estado no tiene nada en contra de ningún sindicato”.

         Informó que su administración ha invitado a los transportistas de este sindicato que busquen otro interlocutor. “Les hemos pedido que nombren a alguien diferente (dirigentes) porque las órdenes de aprehensión siguen vigentes”.

                              JUCHITÁN, SIN REMEDIO (II)

         Continuando con el tema del desastre que hoy agobia al municipio de Juchitán, les sigo compartiendo la opinión de mi colega Guadalupe Ríos, reportera arraigada en su hermoso terruño.

          Aquí mismo -escribe la reportera- han operado desde hace décadas, pequeñas mafias del poder político (de izquierda y de derecha) y surgieron nuevos grupos en una convivencia casi “pacífica” con la delincuencia organizada.

Los jóvenes hoy se preguntan ¿cuándo comenzó esta zozobra e inseguridad? No lo sabemos a ciencia cierta.

       ¿En qué año se descompuso todo?  porqué los adultos de hoy (que eran adolescentes hace 20 años), recuerdan que su miedo más grande era que les robaran la bicicleta o la patineta o que fueran correteados cinco cuadras por pandillas juveniles que no los querían ver en su colonia.

         ¿Qué le pasó a Juchitán? ¿Cuándo se perdió el respeto a los padres y madres de familia? ¿Cuándo se dejó de tener miedo a caer en la cárcel?

        Quizás cuando los políticos de la COCEI mostraron a sus seguidores que si cometían una falta, con un poco de presión los libraban de la cárcel y hasta les condonaban las multas. Quizás cuando los delincuentes también vieron que no había justicia o se vendía al mejor postor.

        Al margen de la ley y con la complacencia u omisión de gobiernos estatales,  se crearon colonias -primero por necesidad de vivienda-, pero después por negocio; primero fueron dos, hoy son más de 130 y al margen de la ley. También se tomaban carreteras y oficinas, o cuando los líderes de la Cocei invadían terrenos, dizque para ayudar violentando la ley, robando la propiedad ajena, despojando a unos para transar a otros y así se imponían voluntades y se crearon pequeños cotos de poder absoluto, incluso ponerles sus nombres a las colonias en un acto de cinismo para ostentar la impunidad con la que se conducían.

       Tal vez cuando esos líderes quisieron detener los engendros creados ya era demasiado tarde.

Más en esta categoría: « LA UABJO, DISYUNTIVA FUERA PORROS »