FUERA PORROS

Cualquier asunto político tiene signo y señal. Partiendo de esto, vale releer el desplegado publicado ayer en este EL MEJOR DIARIO DE OAXACA, por una supuesta organización que se hace llamar “Frente de Defensa Universitaria”. En este documento descubrimos dos intenciones:

        Primero. A partir de los fuertes cuestionamientos que hace AMLO contra el porrismo en las Universidades públicas y su decisión de erradicarlos, cunde la inquietud entre los cabecillas de estos grupos de poder fáctico que tienen, literalmente, secuestrada a la Universidad “Benito Juárez”.

       Segundo. Este documento muestra la intención de lavar la imagen de algunos de los políticos y exrectores que, por medio de la violencia, han mantenido el control de esta institución educativa y acusar a otros ¿y quiénes son?

       Son harto conocidos. El clan que “tira la piedra y esconde la mano” (son de la misma estofa), parece ser el de “los chapos” exrectores Abraham y Eduardo Martínez cuyo cacicazgo es el de mayor permanencia y dominio.  Su bastión está en la Escuela de Leyes, por cierto, una de las más desprestigiadas.  Señalan que el también exrector Francisco Martínez Neri de la mano con Amílcar Sosa y otros políticos, han utilizado a porros temerarios como “El Perro”, “El Duck”, la “Thalía”, “el Dragón” y “el Talibán”, entre los más conocidos por su acciones de barbarie en defensa de los intereses de sus patronos que los usan contra todo aquel que intente arrebatarles sus espacios de poder.

       Efectivamente, estos golpeadores en el campus universitario se han visto involucrados en actos violentos atribuidos a Martínez Neri y Amilcar Sosa.  

       Lo que no dicen en esta carta abierta es que “los Chapos” también son parte de esos grupos fácticos de poder que impiden todo intento de desarrollo académico y han degradado a la Universidad. La han convertido en un campo de batalla entre bárbaros que tocaron el extremo de incendiar edificios históricos como el Paraninfo de la Universidad y buena parte del Edificio Central. Balaceras, narcomenudeo, quema de vehículos y edificios, destrucción de ventanas, robo de computadoras y hasta saqueo de documentos oficiales ¡más que bestialidad!

       A los chapos se les liga con golpeadores archiconocidos como “El Sonric´s“, “El Aguila” y “Chava Taquero” (éste último anda prófugo después de que su nombre apareció en una lista de ajuste de cuentas entre grupos de la delincuencia organizada). Todos tienen antecedentes penales y han estado involucrados en agresiones y hasta asesinatos, sin embargoparece que tienen Patente de Corzo.

       En la carta a que hago referencia develan que el exrector Martínez Neri ha actuaba bajo la protección del PRD pero luego saltó al Morena. Como estudiante de Leyes fue aprobado ipso facto por sus maestros Jesús Villavicencio y Daniel Cervantes. Éstos -dice el documento- divulgaron que nunca asistió a clases, pero lo titularon con diez. Pero no solo eso, rebelan otras debilidades de su adversario en el control de la UABJO. Mencionan que “anda muy triste” porque al abjurar del partido amarillo buscó al hoy Senador, Salomón Jara para que lo acercara al partido del Peje AMLOpero hasta el momento no le han dado ninguna de las posiciones políticas que buscaba.  

       La intención de la carta abierta es evidente: exhibir debilidades y abusos de los que compiten con los Chapos en el control de espacios de poder dentro de la Universidad, a través del porrismo que, según AMLO, “debe desaparecer” de las Universidades públicas. Esto es lo que les quita el sueño. Habilidosos han hecho alianza, siempre, con los sucesivos gobernadores para no perder sus canonjías.

                      EL RIVAL MÁS DÉBIL

       La estrategia del grupo de los Chapos que son el de mayor temeridad en sus acciones de control político en la UABJO, es poner a sus adversarios políticos el fierro de porros y ellos vestirse como los libertadores de la Universidad. Es decir, quieren vender una imagen inmaculada ante el presidente electo López Obrador de quien pretenden, igual que Martínez Neri, la bendición para futuros puestos políticos o, de perdida, que les dejen el control absoluto de la Universidad.

       Este es el fin de la carta abierta. A eso se deben sus señalamientos en torno a la presencia de porrismo y corrupción, desenfrenos que ellos mismos practican a través de la fuerza bruta de los golpeadores que utilizan para someter a estudiantes y maestros universitarios a sus intereses políticos y económicos.

       Señalan prácticas de terror de Martínez Neri y de Amilcar Sosa, para no perder su bastión que es la Escuela de Odontología. Vale decir que mientras la de Leyes está catalogada como una de las peores escuelas universitarias, la de odontólogos tiene reconocimientos de la SEP.

       Acusan también que están confabulados con grupos porriles, exrectores como doña Leticia Mendoza alias “la Loba” y Rafael Torres motejado “pingüino”. Casi dicen que todos subvencionan el porrismo, menos los chapos ¿Alguien les cree?

       Lo que requiere la Universidad de Oaxaca, hoy en sus peores niveles académicos, es una limpia a fondo. Ojalá la palabra del presidente electo se cumpla: fuera porros de las universidades.

Más en esta categoría: « EPISODIO DELINCUENCIAL