May 25, 2018

CONSTRUCTORES FORÁNEOS

By FELIPE SÁNCHEZ JIMÉNEZ May 03, 2018

Trascendental la reforma aprobada por el Congreso del Estado a la Ley de Adquisiciones,Enajenaciones,Arrendamientos, Prestación de Servicios y Administración de Bienes Muebles e Inmuebles del Estado de Oaxaca. En cuanto entre en vigor, las empresas constructoras locales, tendrán preferencia en las concesiones a que convoque el gobierno del estado. Al menos, es lo que dice el nuevo reglamento.

        Dicha reforma levanta el ánimo a los constructores oaxaqueños que siempre se quejan de ser relegados de las concesiones de obras públicas relevantes.

         En esas raras negociaciones en las que -según los enterados- se prorratean hasta comisiones del 30 por ciento (dicen que en el “Gabinato”, se dejaron pedir hasta el 50 por ciento), la Sinfra tiene ahora la obligación de dar preferencia a los contratistas locales. En la concesión de obras públicas relevantes, primero los oaxaqueños, después las nacionales o internacionales. Eso dice la ley reformada por el congreso que lidera la diputada  María de las Nieves García Fernández.

       Si la reforma se cumple se podría garantizar que el gobierno no siga usando los contratos de obras públicas para que algunos de sus funcionarios se enriquezcan brutalmente o para pagar favores políticos.  

       No hay que olvidar que así pasó en el gobierno de Gabino Cue. En esa administración, el presupuesto del estado fue tomado por los miembros del gabinete como verdadero botín de guerra. Hay que recordar la avidez del Secretario de Administración, Alberto Vargas Varela a quien el gobernador permitió construir el llamado “Sitibús” que resultó un gran fraude. Justificó un gasto de casi mil millones de pesos pero la obra no sirvió. Lo grotesco es que este funcionario, hasta el momento, no haya sido llamado a cuentas.

        Además de la inservible habilitación de calles, el chachalaco Vargas pagó 4.6 mdp por cada autobús de los 43 que compró con un sobrecosto de 1.7 mdp en cada camión. Se sabe que el modelo Dina Linner 12, en esa fecha tenía un valor de 2.9 mdp, esto arroja un sobrecosto total de 73.1 mdpque terminaron -según la Contraloría-  en las cuentas personales de Vargas y Gabino Cué.

       A todos los secretarios de Gabino, les permitieron robar. Unos directamente y otros concesionándoles obras públicas importantes. Los que robaron “del cajón” fueron los secretarios de finanzas, Gerardo Cajiga y Enrique Arnaud. Uno en  prisión domiciliaria gracias a las influencias del clan de los itamitas, y el segundo tras las rejas.

       Fue tal la rebatinga que hasta el Senador chilango Benjamín Robles Montoya, acusó al entonces Secretario de Administración, Alberto Vargas  de enriquecimiento ilícito y actos de corrupción. Aseguró que mediante denuncias ciudadanas le hicieron llegar documentación con la que probó cómo “mediante empresas con prestanombres” ese funcionario desvió millonarias cantidades del erario público.  

       Otro acumulador de riqueza inexplicable  que anda suelto, es el ex secretario de turismo, José Zorrilla de San Martín Diego. Su amigo Gabino le concedió  dinero sin control alguno para ciertas obras. En el estacionamiento del auditorio del Fortín  justificó cientos de millones de pesos y estuvo a punto de salirse con la suya con la obra del Centro Cultural y de Convenciones. Se le fueron de la mano miles de millones de pesos pero Oaxaca no cayó en el riesgo de que nos dejara un elefante blanco como lo hizo con el estacionamiento y el adefesio ese que llaman puente peatonal hacia el auditorio del Fortín.

       Como Secretario de Turismo, Zorrilla gastó 36 millones 900 mil pesos solo para el anteproyecto del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca (CCCO), obra que no realizó gracias a la crítica social. Los planos fueron inversión inútil porque  la obra se hizo en una nueva sede. Supuestamente, el diseño arquitectónico para el CC que Oaxaca no aceptó, lo realizó el despacho “Estudio Arquitectura S.A de C.V”, con sede en Puebla.

        Este tipo de megaproyectos impulsados por los gobiernos se prestan a la sospecha de que son planeados, casi siempre, con supuestas empresas foráneas  para desviar recursos públicos. Con la nueva ley este tipo de maniobras podrían acotarse.

                          EL SALTO DEL CHAPULÍN

        Sorprende la audacia de Benjamín Robles y su modus operandi en casi todos los partidos políticos. El senador chilango es aun legislador por el PRD pero, a la vez, también candidato a diputado por el PT, pero no solo eso. Su esposa y su hijo igualmente están propuestos para obtener una curul. Lo estrambótico es que haya oaxaqueños  que les den su voto.  

        Es interminable la lista de negros antecedentes políticos de este chilango traído de Michoacán por Gabino Cue. El mote de “cara sucia” se lo colgaron en Michoacán precisamente por su negra conduct de espía de periodistas e insidioso funcionario público al lado del entonces gobernador priista Víctor Manuel Tinoco Rubí. De la misma manera trabajó para Gabino Cue y hoy sigue con sus intrigas como operador del Partido del Trabajo (PT) en Oaxaca.

        Su ambición no tiene límite y para imponer su voluntad llega hasta la amenaza de muerte. Así lo denuncia  SaymiAdriana Pineda Velasco. Esta dama fue invitada por el mismo PT para ser candidata a la presidencia municipal de Pochutla. El senador de marras le dijo que ella buscara la presidencia municipal porque el edil Víctor Cruz, alias Colorín, sería candidato a diputado federal propuesto por el PT en la alianza juntos haremos dinero, digo historia.

        El Colorín, también de negros antecedentes, no fue avalado por el PT nacional para buscar la diputación y como el senador chilango lo protege, quiere hacerlo nuevamente alcalde de Pochutla. Aunque la candidatura de Saymi estaba formalizada, Cara sucia y el Colorín. Decidieron anularla.

      Dado que el asunto no es fácil porque todos los integrantes de la planilla tampoco están de acuerdo en renunciar, operan una guerra sucia contra Saymi Adriana.

 

© 2018 www.bbmnoticias.com. Derechos Reservados.