ESCARNIOS

Por la manera tan peculiar en que nuestros políticos chapulineros ejercen la praxis política, podríamos decir que, en su tendencia a la traición, el agandalle y la corrupción, todo estaba dicho. Oh sorpresa. Nos equivocamos.

        Cosas más grotescas no podía haber en el imaginario político que el retorno a la palestra de Ulises Ruiz y su muñeco diabólico. Y más tremendo cuando vienen con ideas tan escabrosas: coadyuvar al derrumbe de su partido.

     Sedientos de venganza política contra el que, suponen los echó del paraíso, José Murat, arman un coyuntural maridaje: Jorge Franco y Ulises Ruiz. Ambos simulaban odios y distanciamientos sin embargo hoy nuevamente los vemos cohabitando.

Su siguiente maquinación es el intento de socavar al PRI, el partido que les permitió escalar fama y riqueza ¿Como hacerlo? Su plan diabólico sorprende. Amarraron una coyuntural alianza con sus archienemigos (eso decían) del cartel 22. Eso explicó Jorge Franco, ex secretario general de gobierno y cuasi vicegobernador al lado de Ulises, en una reunión con Morenistas y activistas del cartel 22 que luego grabó y subió a internet.

Convencido de que sería el sucesor de URO, Franco jugó todas sus cartas en el 2006 y se atrevió al fallido desalojo del plantón magisterial. Fracasó y provocó la reacción virulenta del cartel 22 que alzó las banderas de la represión que sellaron a Franco más que al propio Ulises que, aunque marcado con el epíteto de “carnicero” terminó el sexenio, no así “el chocky” que se enclaustró y, según dice, se autoexilió una temporada. El peor escarnio para Ulises fue entregar (no lo hizo físicamente, salió por la puerta trasera del palacio) el poder a Gabino Cue que tanto lo infamó a partir de la asonada del 2006.

  Otro estigma para URO fue la confesión que recién hizo el “Choky”: “me ordenaron apoyar en la campaña de Gabino” ¿entonces que hacen juntos nuevamente?

 Sorprende que hoy reaparezca de la mano con URO y ofrecen a sus rivales y al partido Morena que los aglutina, preciada información y mañas que abrevaron del PRI. No hay que olvidar que URO está en la lista de los priistas más versados en mapachería electoral. Sabe del valor del padrón de afiliados, de las estructuras del tricolor, rutas de activismo, etc. Resbalar en tal felonía ¿calmarán su sed de venganza? Es de suponerse, pero habría que hacerles otra pregunta ¿Qué recibirán a cambio en caso de que ganara Morena?  

 Ulises, el que no se atrevió a entregar el palacio de Oaxaca al “presidente legítimo” en el 2006, hoy parece decidido a proporcionar al mismo AMLO, información decisiva para aplastar al PRI en Oaxaca. Esta es la intención que descubre la dirigencia estatal del tricolor.

La prevaricación que vemos en esta dupla de políticos que escalaron, mediante el PRI, relevantes posiciones de poder, confirma que hoy día, los políticos sin el menor rubor cambian de chaqueta y se van con el que les convenga. Como en el PRI ya no tuvieron hueso que roer, brincan al Morena. No les preocupa la ideología, la congruencia ni la ética.

                 VILIPENDIADOS

       El comportamiento de estos dos políticos, finalmente, era de esperarse.  Mucha de la clase política en Oaxaca, está marcada por su tendencia a pervertir el concepto de la política y utilizarlo para sus intereses particulares. Los que han estudiado el proceso de la descomposición de la política en Oaxaca, a partir del 2006, encuentran que gobierno y grupos de poder han anulado el interés publico por el interés individual, confiados en la creciente apatía de la sociedad por los asuntos del Estado. En lugar de buscar el bien del pueblo hacen alianza con grupos de interés, como el cartel 22 y sus cientos de organizaciones “sociales” y se olvidan de la responsabilidad de servir al pueblo, Anteponen sus ambiciones y los de los grupos en detrimento del bienestar común. Esto es lo que sucede en Oaxaca.

        Lo que sorprende es el comportamiento sospechoso del cartel 22 ¿Cómo ayuntar ahora con los que acusaban de asesinos?

        Más que caricaturesco el hecho de que ahora “el carnicero de Chalcatongo”, el “diabólico Chocky”, vayan juntos en el partido Morena. Satírico ver a los “represores” del 2006 vitoreando juntos al mesías López Obrador autor de alianza política tan extravagante.

          Los “maistros” dogmatizados tendrán que doblar la cerviz y corroborarán su triste papel de borregos que marcharán y lanzarán loas al dueño del Morena y repetirán las consignas que ahora les dará el “carnicero de Chalcatongo”.

        Los que saltan de alegría ante maridaje tan estrafalario, son los priistas. Encuentran que aceptar en las filas del Morena, a pareja de priistas tan discutidos, el peje AMLO anda muy nervioso porque las encuestas que le entregan no son concordantes con la realidad de Oaxaca. Está creído que Ulises y su muñeco diabólico le entregarán en bandeja de plata la estructura electoral para consolidar su triunfo.

       Reciclar políticos priistas que no solo son señalados de corruptos sino hasta de “asesinos”, es muy mala señal del dueño del partido Morena. Una decisión muy desafortunada cuando las redes sociales están inundadas con el video de la que fue Secretaria de Finanzas del partido Morena. Anuncia su renuncia en protesta por el arribo al partido “de la honestidad valiente”, de los políticos más cuestionados del PRI, del PAN y demás partidos.

Más en esta categoría: « La Gran Cloaca Diputados Chapulines »