Hoy, tercer y último debate presidencial 2018.

Crecimiento económico, pobreza y desigualdad

-¿Quién va a acabar con la pobreza, Sr Meade?

-Yo mero.

Pregunta ciudadana vía redes sociales.

-¿Otra vez? ¿Con Rosario Robles?

 

Educación, ciencia y tecnología.

-¿Cómo ve la infraestructura actual de Pemex, Sr. López Obrador?

-Jacar petróleo no ej la gran jienjia. Es perforar, hajer un hoyo y puej no le veo mayor jienjia.

Opinión ciudadana vía redes sociales.

-Ej la ejtrategia del PRIAN para dejmantelar PEMEX y venderlo como chatarra.

 

Salud, desarrollo sustentable y cambio climático.

-¿Cómo ve el cambio climático y sus repercusiones, Sr, Ricky Rickyn Canallín?

-Fíjate que es muy buena pregunta la que tú haces. Déjame decirte que durante el gobierno de AMLO en la Ciudad de México se registraron las temperaturas más altas en la capital que en el resto de la república.

Pregunta ciudadana vía redes sociales.

-¿Hoy no trajo cartulinas?

 

Hola que tal chamacones y chamaconas, finos lectores. Empezamos imaginando los diálogos de los tres temas que serán abordados en el último debate presidencial que se llevará a cabo esta noche en punto de las 21:00 horas desde el Gran Museo del Mundo Maya en la ciudad de Mérida.

Ayer, Tv Azteca empezó a circular la invitación para seguir la transmisión del debate a través de sus señales en redes sociales. Sin embargo, tuvieron un pequeño detalle en el pie de foto de AMLO, ´sin querer queriendo´ omitieron el nombre del ´Peje´ y en vez de Andrés Manuel, colocaron el nombre de Pepe Meade. Obviamente que tuvieron que bajar de ´volón pimpón´ su publicación toda vez que los Morenistas empezaron a sospechar de un juego sucio psicológico. ¿Cómo la ven desde ahí?

Hagan un redondo.

El debate se llevará a cabo en una mesa redonda. De un lado estarán los cuatro candidatos explicando de manera clara y precisa los temas sobre la mesa, y del otro lado estarán los tres moderadores asignados, menos Javier Alatorre porque se ´fresea´, resulta que este último despreció la oferta del INE para participar en dicho ejercicio democrático. Así las cosas.

Hablando de tecnologías y ciencias.

Sería bueno que ahora que se reunirán los cuatro candidatos, así juntitos los mandáramos a checar que está pasando en cada una de las refinerías del país. Creyeron que iba a decir otra cosa, ¿verdad? Pues no. Como les decía, más allá de minimizar a la industria petrolera diciendo que sus procesos ´no son gran ciencia´, los candidatos deberían abocarse al estudio de los distintos complejos industriales del país toda vez que es preocupante que cada año se presenten siniestros que alteran la paz y seguridad de cada una de las localidades en donde se encuentran asentadas.

Ayer mismo, amanecimos con la explosión en una planta de azufre de Minatitlán. Inmediatamente nuestra mente viajó a aquél infernal 20 de abril del 2016 en la planta Clorados 3 de Coatzacoalcos, y para no ir muy lejos, recordemos el 14 de junio del 2017 aquí en Salina Cruz -cuyo aniversario es pasado mañana- cuando siniestró la casa de bombas de la Refinería Antonio Dovalí Jaime que costó la vida de un trabajador petrolero.

Ojalá que en verdad los candidatos presidenciales se empaparan de la situación actual de los complejos petroquímicos y no solamente salgan a decir sandeces para aprovechar sus minutitos de fama que les otorga el INE durante los debates.

Por hoy es todo chamacones porque ya me ando poniendo muy intenso. Oigan, por ahí circulaba la propuesta ciudadana que los casi diez candidatos que están buscando la presidencia municipal de Salina Cruz mejor se pusieran a limpiar el lodo que dejó la lluvia en las calles. ´A ver si es cierto que quieren servir al pueblo o servirse´ decía el comentario que acompañaba la propuesta.

Por lo pronto, tras las intensas lluvias, en Salina Cruz ya empezaron a restablecer el funcionamiento de los semáforos y a limpiar las arterias principales del puerto, por lo menos, la calle Morelos paralela a los Cuatro Carriles, ayer fue limpiada en su totalidad en beneficio de los automovilistas que por ahí circulan.

Ahora sí, nos leemos en la próxima edición