Visita de AMLO; vino, vio y se varó.

Cosas de la gira de agradecimiento y de nuestro estado.

Mientras un colectivo de teatro exhibía sus senos al aire desde el Teatro Macedonio Alcalá en Oaxaca capital, para la banda dijera la chamacada, el gobernador oaxaqueño Alejandro Murat recibía en Ciudad Ixtepec a Andrés Manuel López Obrador, presidente de México electo, según los protocolos de respeto y soberanía con que se rige la federación con cada uno de los estados de la república, todo esto muy a pesar de quienes hacen bilis con este tipo de reuniones en donde temen se manche el presidente electo a quien creen inmaculado.

La visita al istmo, golpeado por los sismos, tenía que ser un 19 de septiembre para que la ´gira de agradecimiento´ tuviera el mayor impacto posible.

-Llévalo allá donde está el drenaje- donde huele a ´calabaza´ pues, dijera la paisana que dejó en mal a la presidente juchiteca Gloria Sánchez cuando vino la periodista Maerker.

Ya en el templete, el discurso fue de cañonazos de dinero para la reconstrucción y de proyectos para el desarrollo de la región que incluiría una zona libre de impuestos.

Ni bien terminaba de hablar el presidente electo y ya se estaba pronunciando una líder indigenista, Bettina Cruz, para frenar el proyecto maquilador y de mano de obra barata que pretende AMLO para el istmo, según ella.

Pero si no les digo, tras esas declaraciones seguramente vendrán bloqueos, chantajes y todo lo que eso conlleva. Luego dicen los empresarios que son los medios de comunicación los que no coadyuvan y terminan frenando el desarrollo de la región.

Así terminó la gira de AMLO mis chamacones, dos horas en Ixtepec, dos horas en Juchitán y cinco horas varado en el aeropuerto de Huatulco. En productividad y efectividad no sé cómo se le llame a eso, pero es algo raro en alguien experto en estadísticas, porcentajes y macaneo.

-Pos ya no me fui- diría AMLO, quien ayer tenía compromisos en Tijuana.

 

Resumido en una elipsis, AMLO vino, vio y quedó varado.

Volviendo a los problemas de nuestro estado, las manifestaciones por la cultura son importantes y válidas, pero siempre hay otras formas, no necesitan tomar la más grotesca precisamente.

Por otra lado, qué parte de ´ya llevan dos años recibiendo dinero y opciones´ no entienden los líderes triquis que se escudan en personas adultas mayores para seguir retando al gobierno estatal, a los cuerpos policiacos y por los comentarios vertidos, también a la ciudadanía.

El caso está que entre manifestaciones culturales y plantones magisteriales y étnicos han hecho del centro histórico un auténtico muladar. Lo de los indigentes defecando en los maceteros es consecuencia, pero es lo que mostramos al mundo finalmente.

Pero ya todo va a cambiar, decían. Ojalá.

Por hoy es todo mis chamacones, nos leemos en la próxima edición.