Farándula fifí; bodas y divorcios.

Divorcio latente en Los Pinos.

Esposa de Sergio Mayer lo defiende con todo.

NI Primera Dama ni presidente del DIF; esposa de AMLO

 

´Juan del Diablo´ es un tipo dolido y medio crónico que ayer movilizó a todo el aparato de emergencias tras amenazar con lanzarse desde el puente de Tlalixtac de Cabrera allá por la región de los valles centrales. A decir de los reporteros que cubrieron la nota, ´Juan del Diablo´ como lo conocen sus cuates, caguama en mano aseguraba que se lanzaría al vacío por un viejo amor que ya no le correspondía. Según los reportes, abajo lo esperaban ambulancias, patrullas y hasta las funerarias por si cumplía con su amenaza. Lo malo, decían, es que Juan del Diablo ya parece político, puro hablar y nada que cumple.

Hola que tal chamacones y chamaconas, finos lectores, a propósito de desamores y políticos, hoy vamos a ponernos un poco farandulescos toda vez que, al parecer, la nota de la boda ´fifí ´ que protagonizó el ex vocero de AMLO, César Yáñez, aparte de levantar todo tipo de comentarios y opiniones por su incongruencia contra el discurso de humildad y austeridad, también logró que el amor se sienta y manifieste en el aire, para algunos a favor y para otros en contra.

Tal es el caso de la bomba que soltó ayer el periodista Salvador García Soto quien asegura que a Los Pinos llegaron documentos formales de solicitud de divorcio entre el aún presidente de México Enrique Peña Nieto y la ex actriz Angélica Rivera. ¿Será que terminando el sexenio apliquen la de ´aquí se rompió una taza y cada quien para su casa blanca´? Pero si no les digo.

Por su parte, en unas declaraciones que le achacan a la señora Beatriz Gutiérrez Muller, esposa del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, dicen que aseguró mantener firme su postura de no representar al DIF a nivel nacional y que sí apoyará el proyecto de nación de su esposo pero en otras áreas que poco a poco y en su momento irá dando a conocer, por lo pronto, dijo, que seguirá siendo catedrática universitaria, investigadora y escritora, pero sobre todo, seguirá siendo la mamá de Jesús Ernesto, su hijo menor. Sin lugar a dudas que cuando una mujer habla así, con mucha seguridad, no queda de otra más que respetar su postura. Sin embargo, tendrá que redoblar esfuerzos precisamente con su hijo toda vez que como familia presidencial estarán en el ojo del huracán durante el próximo sexenio, y es que aunque ya existe una recomendación por parte de los Derechos Humanos de mantener fuera de los debates políticos a los miembros menores de edad de las familias de los políticos, la verdad es que la opinión pública quedó muy dividida en toda la república mexicana y los opositores no se tocarán el alma para arremeter contra lo más mínimo que suceda con la familia presidencial. Por lo pronto, el hijo menor ya sufrió una fractura doble de tibia y peroné que hizo que lo llevaran a un reconocido hospital privado, situación que aprovecharon los detractores de

 

 

 

Morena para poner el dedo sobre la llaga de la austeridad que tanto está incomodando al presidente electo.

En otro asunto de parejas ´fifís´, la que salió con todo a defender a su marido fue la actriz y empresaria Issabela Camil, esposa de Sergio Mayer.

Ante la crítica negativa hecha al actor Sergio Mayer, su esposa Issabela Camil, lo defendió luego de que fuera designado secretario de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, pues se ha convertido en el blanco de numerosos memes y comentarios negativos en redes sociales.

“El trabajo va a hablar por sí solo. Sergio es un persona muy preparada y muy comprometida; creo va a sorprender a mucha gente. Le va a callar la boca a muchos” dijo en entrevista con la conductora Maxine Woodside.

 

Pues ahí está la esposa del flamante diputado comisionado de la cultura, esperemos que la señora no se equivoque, porque de entrada el ex Garibaldi entró a tropezones y con efectos muy retardados. Miren que decir que le hackearon sus cuentas y perfiles a una semana después de sus ´burradas´ a través de las redes sociales.

 

Por hoy es todo mis chamacones, aguas con las formas porque son fondo dicen los que saben. Y tener una clase política que no sabe ni siquiera expresarse ni leer en público deja mucho que decir de cómo está la educación en México. Primero eran solo los errores del presidente Peña Nieto, después como que se generalizó la cosa todos diciendo disparates, y justo cuando había esperanzas de cambio, los relevos están saliendo con cada cosa desde las diferentes tribunas de nuestro país que mejor ni les cuento, bueno, por ahí una diputada ya dijo que tenemos 36 estados en nuestra república mexicna, de ese vuelo; ya mejor nos leemos en la próxima edición.