´Oaxaca se vende sola´, no es exageración.

Hola que tal chamacones y chamaconas, finos lectores, hoy titulo esta columna con una frase que escuché decir, el diciembre del año pasado, a una señora allá por los valles de Oaxaca.

La plática que teníamos era de cómo han mejorando las cosas tras aquel nefasto año 2006 cuando las aguas estaban agitadas y que tuvo un costo económico muy grande para los oaxaqueños en general, en especial para los de la capital.

Afortunadamente para nuestro estado, la necedad de los protagonistas de aquel conflicto entre sindicato y gobierno no fue suficiente para acabar con toda la historia y patrimonio cultural de nuestra entidad.

Hoy, quienes mecían la cuna ya están acomodados con concesiones y diputaciones que consiguieron con el gobierno estatal anterior, el de Gabino Cue, que en su momento se portó complaciente con los líderes disidentes, aunque al final, terminó quitándoles el control del IEEPO.

A poco más de una década de esos hechos, y a pesar de las contingencias por los desastres naturales por las que hemos tenido que atravesar los oaxaqueños, hoy se palpa un sentimiento como que Oaxaca está recuperado, aunque sea al nivel del que teníamos antes de las desgracias y tragedias mencionadas.

Tal vez sea por eso que cualquier evento o suceso que implique algo positivo para Oaxaca hoy lo vivamos y disfrutemos al máximo.

Como ejemplo, el caso de la normalista y ahora actriz, Yalitza Aparicio. Su éxito nos llena de orgullo a todos los oaxaqueños, sobre todo por su origen indígena y su condición humilde, que contrario a la carrera artística de muchas actrices, la oaxaqueña se catapultó hasta la cima por méritos de su excelente trabajo ante las cámaras y los sets de la industria cinematográfica.

Si se mantiene o no en el círculo de la farándula dependerá de ella. Por el momento, ella disfruta y coloca a todo el estado en los reflectores de todo el mundo, y lo mejor tal vez esté por venir, si logra obtener la tan codiciada estatuilla de los Premios Oscar.

Por otro lado, tenemos rompiendo las redes sociales al ya famoso Mazapán. El perro en condición de calle que se robó el corazón de todo el mundo por su espíritu alegre y fiestero. Lo mismo aparece en maratones, calendas o en clausuras escolares.

Por eso lo digo, en estos momentos hay un sentimiento y orgullo desbordado, de propios y extraños, por nuestra cultura, nuestra gente y hasta de nuestros animales.

´´Oaxaca se vende sola, incluso dicen que en otros países hay quienes dicen ´voy a Oaxaca´ sin mencionar siquiera el nombre de México como país´´ fue la frase completa que profirió la señora en mención.

La verdad el comentario no fue para nada presuntuoso ni exagerado. Somos un estado con mucha cultura y tradición.

Es tarea de nuestro gobierno estatal actual aprovechar el momento para posicionar mejor a Oaxaca como destino turístico más de lo que ya está, garantizando la seguridad y el estado de derecho en toda la entidad. Pero como bien dicen, el bien común es una responsabilidad

compartida, así que ojalá los alborotadores, perdón, los sectores no la vayan a empezar a regar de nuevo, justo ahora que todo ´pinta´ de maravilla para nuestra tierra.

Esto último lo digo por los proyectos que tiene el actual presidente de la república Andrés Manuel López Obrador y en donde, al parecer, tiene contemplado de manera preferencial a Oaxaca.

Ojalá ahora sí se nos haga, hay optimismo. Por hoy es todo mis chamacones, nos leemos en la próxima edición.