De coberturas y aventuras fifís y quijotescas.

Hola que tal chamacones y chamaconas, finos lectores. Déjenme decirles que pensaba dedicar totalmente las líneas de esta columna a la aventura, al estilo quijotesco, que vivimos como equipo noticioso del BBM noticias al interior de los parques eólicos que se encuentran entre Juchitán y el Espinal aquí en la región del istmo, durante la gira del gobernador oaxaqueño, el maestro Alejandro Murat Hinojosa; sin embargo, la inauguración ´fifí´ del mercado 5 de septiembre de Juchitán cambió todos nuestros planes.

Pues bien, sucede que el Danyboy recibió la encomienda de llevar a conocido periodista emplumado y a su fiel escudero, hacia un pueblo pintoresco, de nombre Mazahua, que resultó estar fuertemente ´encantado´ según los desaguisados que ahí se vivieron.

Resultó que, desde que enfiló el equipo hacia dicho pueblo, un gigante de acero, de los que llaman tractocamiones, se les atravesó en el camino, justo a la altura de la prisión que se encuentra en el trayecto del libramiento que los desviaría hacia el punto de encuentro con aquel gran señor llamado Maestro Gobernador, y que, de no ser a la gran fortuna y pericia, otra cosa estuviéramos contando.

Pues bien, pese a dicho suceso, el equipo BBM llegó casi una hora antes a las periferias del lugar, circunstancia que les permitió contemplar, con paciencia y asombro, el gran parque industrial eólico que se divisa desde las alturas del mirador ubicado en la comunidad de La Mata en el municipio de Asunción Ixtaltepec.

A su tiempo, enfilamos hacia Mazahua, en donde un gran carruaje, seguramente tripulado por Zeus, nos atajaba el paso mientras regaba el camino con su gran brazo, de un lado a otro, humedeciendo el sendero seguramente para demostrarle al Maestro Gobernador cuán bienvenido era en aquel lugar.

Una banda musical vestida de azul, con instrumentos brillosos que igualaban el color del oro aguardaba en el lugar para entonar armoniosas melodías, a la espera de la señal de aquella comitiva que iba bajo el nombre de atención ciudadana.

A la llegada del Maestro Gobernador, juegos pirotécnicos se lanzaron aquí, allá y acullá, para inaugurar sofisticados artefactos para diversión de los niños del lugar. Tal vez fue lo que provocó la llegada de invitados aparecidos desde los pueblos aledaños. Hombres con las camisas manchadas de sabrosos guisos que bien representaban la gula en la que viven, tal vez en pecado capital, sin embargo, también llegaron otros, con apariencia de gigantes desolados y que son el vivo ejemplo del desdén por parte del gobernador, por no decidirse en tiempo y forma en su preferencia durante alguna pasada elección.

Al término del evento, el Maestro Gobernador enfiló hacia otra latitud, dejando un buen sabor de boca en los habitantes de Mazahua, quienes se quedaron cuidando a sus hijos que jugaban y brincaban entre los sofisticados juegos del parque recién inaugurado.

Así culminó el capítulo en donde el periodista emplumado, el Búho, y su fiel escudero, el amigo Criss, conducidos por el menesteroso Danyboy, cubrieron la gira del Maestro Gobernador en aquel lugar. De los contratiempos y suertes que vivieron como equipo a su regreso en unos laberintos eólicos, se dará cuenta en otra ocasión.

Hasta ahí la influencia andante de Don Quijote, mis chamacones. Ahora déjenme platicarles que ayer asistimos a la inauguración del mercado 5 de septiembre en Juchitán.

Ahí se presentaron los presidentes de las fundaciones más generosas y pudientes de la república. Un evento en donde las autoridades compartieron escenario con lo más ´fifí ´ de la nación, dijera el presidente López Obrador.

Pues bien, déjenme decirles que, en este evento, aunque las autoridades municipales sintieron el peso de los más ricachones de la república, otros como nuestro productor el joven Criss, se morían de ganas por congraciarse con el señor Emilia Azcárraga, representante de la Fundación Televisa y actual presidente del Club Águilas del América quien resultara campeón de la Copa molera MX 2019.

-Ánimo mi padre, seremos bicampeones- fue lo último que se le oyó decir, cuando se lo topó en uno de los pasillos del recién inaugurado mercado de Juchitán. Pero si no les digo.

Por hoy es todo mis chamacones, porque si no, también voy a hablar de cómo el amigo Criss le quería reclamar al presidente del grupo Citybanamex del porqué el cajero se comió su tarjeta.

 

No´mbre, si nomás ven burra aparejada y se les antoja viaje, dijera la abuela. Nos leemos en la próxima edición.