De reformas y traiciones, protagonismo oaxaqueño.

Previo al Día del Niño, con 381votos a favor, 79 en contra y 2 abstenciones, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general la reforma educativa propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador y que, entre otros aspectos, prevé la abrogación de la enmienda constitucional en la materia impulsada por Enrique Peña Nieto y aprobada por el Congreso de la Unión en 2013.

Hola que tal chamacones, finos lectores, hoy hablaremos de la Reforma Educativa que parece una papa caliente por aquello de que nadie quiere tenerla en sus manos.

Como podemos ver en los datos que comparto al principio de estas líneas y que circularon desde el 25 de abril, pese a que en la Cámara de Diputados se cumplió el objetivo del presidente de nuestra república, a AMLO, le caló que ocho diputados de Morena no hayan seguido su línea a pie juntillas.

´Ahora unos maestros se opusieron, fíjense, a la reforma que se aprobó en la Cámara de Diputados y votaron diputados maestros igual que como votaron los diputados de los partidos conservadores, ahí se unieron con los fifís…”, manifestó el presidente López Obrador desde la ciudad ferrocarrilera de Matías Romero durante su visita al istmo, y aunque no dijo nombres, el saco le cayó redondito a los ocho diputados de Morena que votaron en contra, entre ellos los oaxaqueños Carol Antonio Altamirano y Azael Chepi, este último ex dirigente de la Sección 22 y por lo cual, su voto en contra ha de haber sido inesperado por el presidente mexicano.

En lo personal, me imaginé el sentir de dichos diputados y lo penoso de haber sido señalados casi de traidores, sobre todo porque apenas había pasado la Semana Santa y toda la gente andaba muy sensible con el tema de las representaciones del viacrucis y sus respectivas traiciones.

Sea como sea, el dictamen de esta reforma que no le embona a nadie se fue al Senado de la República, y digo que no le embona a nadie porque no tiene contento a nadie, ni a los diputados, ni a los senadores, ni a la SEP, ni al presidente quien no deja de referirse a ella como la ´mal llamada reforma´, ni a la CNTE, ni a los maestros, y el caso es, que hasta el momento no se sabe exactamente si es benéfica para la niñez mexicana.

Pero bueno, una vez que la Reforma Educativa quedó en manos del Senado, el presidente Andrés Manuel siguió su gira por el istmo en donde confirmó su popularidad entre la gente, no así la de sus senadores, diputados ni presidentes municipales de los cuales solo tuvo quejas y abucheos.

Pues bien, llegó el Día del Niño y el Senado de la República no les pudo dar su regalo, toda vez que el pleno echó abajo la reforma educativa porque el PRI y el PRD cambiaron su sentido del voto en lo particular, y el morenista Salomón Jara se retiró del pleno, por lo que fue el voto que le faltó al gobierno federal para concretar los cambios planeados en el sistema educativo.

Fue así como de forma inédita, una reforma constitucional que ya había sido aprobada en lo general, se frenó en lo particular, porque se rechazó la mayor parte del contenido, incluida la columna vertebral referente a la eliminación de la evaluación como condicionante de la permanencia de los maestros frente a grupo y su sustitución por un proceso de selección.

De igual manera, se rechazó todo lo referente a que la relación laboral de los maestros quedará sujeta al Apartado B del artículo 123 Constitucional; todo lo referente a la existencia de la Ley Reglamentaria del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros.

Además, el Senado rechazó la sustitución del actual Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación por un nuevo organismo.

Asimismo, quedaron invalidadas todas las disposiciones referentes a la gratuidad y obligatoriedad de la educación desde el nivel preescolar hasta la licenciatura, lo que generaba una nueva disposición para que las universidades públicas dejen de cobrar las cuotas escolares y de servicio que actualmente aplican.

Así las cosas, con la Reforma educativa que tendrá que esperar para un mejor momento mis chamacones. Llamó mucho la atención que el senador Salomón Jara quien estuvo muy pegado a AMLO durante su gira en Oaxaca haya sido el verdugo de la reforma el mero día.

En lo personal, y a propósito de la Semana Santa, sospecho que a Salomón le pasó como lo que dice el supuesto Evangelio de Judas, aquel pergamino que exime de toda culpa al traidor y que justifica su actuar, el cual suponen, en su momento obedeció a alguna consigna para hacer cumplir cierta voluntad o profecía, convirtiendo de esta manera la traición en gloria.

Como sea, justo cuando se esperaba alguna explicación calviniana por parte del senador oaxaqueño para entender su retiro del pleno, el tipo simple y llanamente dijo que abandonó la sesión para atender asuntos familiares, y ¡moles! va pa´fuera, el senador Salomón Jara fue retirado por la fracción parlamentaria de Morena dentro de los integrantes que conformarán la Comisión Permanente en el Senado de la República.

Hasta ahí mis chamacones, por lo pronto hay paro magisterial y como todos sabemos, el mes de mayo es de pura pachanga.

Mejor nos leemos en la próxima edición.