Cosas del clima, político y ambiental.

-¿Por qué los castigas tanto?- preguntó la Tierra.

-Porque te están haciendo mucho daño- contestó el señor Sol.

Hola que tal chamacones y chamaconas, finos lectores. Hoy hablaremos del cambio climático y todo lo que se ha generado a raíz de los últimos acontecimientos en nuestro país y que han levantado una infinidad de pronunciamientos y posturas por las afectaciones que provoca. Desde incendios forestales, contingencias ambientales y todo el cochinero que genera la basura a nivel local, nacional y mundial.

Si se han dado cuenta, últimamente se ha puesto de moda, no por consciencia, compartir ´tips´ o consejos para tener un mundo más limpio debido a la basura, los incendios a nivel nacional y los índices tan alarmantes de contaminación que reportan desde el centro del país.

-No pueden controlar ni sus niveles de su glucosa y quieren controlar la contaminación del medio ambiente- decían unos.

-Cuiden el planeta que no he dado ni mi primer beso- dijo la chamacada.

-Te pedí una cortina de humo, pero te la jalaste- le dijo AMLO a la científica Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX, ante los señalamientos de haber recortado los recursos de CONAFOR.

-¿Cómo podemos bailar si nuestro planeta está girando? ¿Cómo podemos dormir mientras nuestras camas están ardiendo?- decía la banda rockera Midnight Oil en su tema ´Beds are burning´, en los 80´s, y que hablaba sobre el calentamiento de la Tierra, pero que la mayoría se lo dedicaba a su pareja, creyendo que era un tema erótico o amoroso porque subtitularon el tema como ´Camas calientes´ al traducirla al idioma español.

La contingencia.

Lamentable lo que está sucediendo en la capital del país. Su jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, siendo científica y con varios libros publicados, no pudo prever la gran contaminación que se les venía encima. A la secretaria de SEMARNAT, Josefa González Blanco, la tuvieron que regresar de su viaje de guía turística que había realizado a las Islas Marías para que se presentara a comparecer por la grave contingencia que viven los capitalinos; ´pero qué necesidad´, dijera el supuesto finado.

En un acto de indiferencia, la senadora Jesusa Rodríguez lanzó un reto de subir a la pirámide de Cuicuilco en plena contingencia ambiental, ofreciendo un premio que entregaría en sus oficinas del Senado, háganme el favor. No saben ni su nombre, dijera un amigo técnico capitalino.

El tema de los incendios.

En otro acto de irresponsabilidad, el gobierno federal redujo el presupuesto a la Comisión que se encarga de los incendios forestales para poder regalar dinero a programas clientelares en materia electoral, un tema que estaba trascendiendo, pero que fue opacado por la contingencia en el valle de México, de ahí el humor negro de la cortina de humo, muy negro.

Y para colmo, ahora están politizando el tema al decir que los incendios forestales son provocados para dejar en mal al presidente. Eso es amarrarse el dedo, porque si encuentran a alguien provocando un incendio de grandes magnitudes, campesinos, por ejemplo, aunque se

excusen en su ignorancia de que son árboles que ellos mismos sembraron, deben presentarlos para que respondan por sus actos por los delitos ambientales en que están incurriendo, más allá de querer exhibirlos para justificar la gravedad del asunto, y del cual dan cuenta las tomas satelitales en donde se puede apreciar todo el humo que nos cubre a nivel nacional y el rojo vivo que se avista por los incendios activos.

A nivel local.

Flaco favor le hizo al medio ambiente el ´estira y afloje´ que se dio entre el municipio y el sindicato con el tema de la basura. En fin, las soluciones se dieron en las cómodas y climatizadas instalaciones de conocido restaurant, mientras tanto, la ciudadanía sufriendo la pestilencia, y los trabajadores, al final tuvieron que lavar las calles con agua y jabón en un ambiente totalmente insalubre. Ni cuando fui ilegal me hicieron pasar por eso, dijera la raza recién llegada del ´gabacho´.

Afortunadamente ya viene la temporada de lluvias. Estas sofocarán los incendios y se llevarán la basura de la gente que acostumbra lanzarlas a los afluentes pluviales. Desafortunadamente, el Dios Tláloc deja todo limpio, arrasando con todo, pero la gente inconsciente no aprende la lección. Solo cuando ven sus casas y sus automóviles anegados por el agua estancada en el centro de la ciudad, y sus calles y banquetas rebasadas por el agua que busca por donde correr, solo ahí es cuando se acuerdan que la basura debe ir en su lugar.

Por hoy es todo mis chamacones, nos leemos en la próxima edición.