Tapanatepec, la tierra de muy buenos mangos.

Crecer es inevitable.

Hola que tal, finos lectores. Déjenme contarles que esta semana viajé dos veces a la Capital mundial del Mango. La primera, por asuntos familiares, y la segunda, por razones de trabajo del equipo BBM Noticias.

Es bien bonito cuando llegas a un lugar y las autoridades te entregan las llaves de la ciudad y los pobladores se desbordan en vivas y porras hacia tu persona. Digo, no me ha pasado -dijera la chamacada- pero al Gobernador Alejandro Murat sí, y ahí vi que se siente bien bonito.

Pues bien, fue la gira de trabajo del Maestro Alejandro Murat Hinojosa la que fuimos a cubrir el día de ayer al terminar el noticiero y, déjenme decirles que además de sacar la chamba, tuvimos un viaje por demás divertido.

El lunes que llevé a la familia, fui conduciendo y me apliqué al cien por ciento al volante y al camino toda vez que desconocía la ubicación exacta de Tapana, como le llamamos comúnmente a San Pedro Tapanatepec.

En esa ocasión, desde la entrada pude admirar de reojo los mangales, la vegetación y los ganados que hay en dicha región, pero fue hasta llegar al domicilio de nuestro familiar en donde pude relajarme del todo. Más tarde, tuve la oportunidad de ver con qué destreza, manos de hombres expertos, cortan los mangos trepándose a los árboles con mecates y redes.

Ahí mismo pregunté de la fama de su lenguaje florido y si era en un vecindario o colonia en específico en donde se comunicaban de dicha manera. -Es en casi todo el pueblo- me contestaron sin ningún bochorno, -pero como aquí ya estamos acostumbrados ni cuenta nos damos- remataron.

Pues bien, en mi segunda visita a Tapana ya no fui al volante. El equipo BBM decidió llevar como conductor resignado nada más ni nada menos que al mismísimo Mario Vichido, el último de los sicarios, como le decimos por su aspecto gangsteril. ´Ma ráyu me parta´ pensé entre mí, ´lo bueno que ahora podré apreciar mejor el paisaje´ me conformé.

Dicho y hecho. Llegando a Niltepec vi que en las tiendas sobre carretera tienen a la venta racimos de ´bates´ de diferentes tamaños. -Son ´bates´ que los traileros utilizan para tantear el estado físico de sus llantas- dije orgulloso de mi deducción. -Son para aflojar a golpes los ´huevosduros´- dijeron otros. Ese chiste no lo entendí hasta que empezaron a hablar más en claro sobre la esterilidad masculina. Como si a los que presumen de tener tantos hijos les constara que son suyos propios. caray. En fin, la banda no perdona nada, ni a nadie. Menos cuando se trata de hacer reír o enojar a alguien, pero si no les digo.

Por cierto, sirvan estas líneas como justificante para nuestro amigo Vichido a quien no le permitieron, por cuestiones de seguridad, contestar el teléfono mientras conducía. Ya saben, para evitar hacer malabares con el volante y el teléfono y, de esa manera, evitar accidentes. Más valen mil llamadas perdidas que un viaje sin regreso.

Al pasar por Zanatepec nos acordamos del amigo PolyMarkitos por sus constantes viajes que publica a dicho municipio, tierra de su eterna novia, como bien llama él a Doña Lupita. También nos acordamos que para hoy es su cumpleaños. Coincidentemente, justo en ese momento recibimos las llamadas y mensajes en donde nos invitaba a festejarlo con unas frías y

unos tasajos allá en el Restaurant Coco´s Grill Carnes. Se nos hicieron agua las glándulas salivales, para no decir para no decir que se nos aflojaron los gañotes. Felicidades por un año más de vida al amigo Marco Antonio Méndez Ruiz y le deseamos bendiciones a él y a toda su familia.

¿Todo junto? Preguntó la muchacha al pasarnos la cuenta de los tacos a los que le entramos como náufragos ahí enfrente de la gasolinera de Tapana. -´Todojunto´ el que va allá adelante- respondimos señalando al frondoso chofer que tuvo que llevar al jefe al cajero porque no alcanzó nuestro efectivo para pagar la cuenta. La verdad es que sí nos pasamos, y eso que estuvo ausente nuestro productor Christian Nolasco, otro angelito de muy buen comer.

Para terminar con lo del viaje, todo el equipo de BBM Noticias coincidió que Tapanatepec aparte de tener muy buenos mangos, es una población muy pintoresca, de buen ver y bien sentir. Me quedo sin palabras para describirlo, tal y como se quedó sin palabras el Comisariado de Bienes Comunales cuando agradecía de corazón los Títulos de Propiedad que les entregó el Gobernador para darle certeza jurídica a sus tierras. Yo digo que se trabó porque se estaba esforzando por no sacar a flote el florido lenguaje que caracteriza a los nativos de Tapana. Jejey, dijera la paisana.

 

Pues bien, pasando a otro tema, les comunico que hoy es un día muy significativo para un servidor, toda vez que mañana cumplo cuarenta años de vida. En ese contexto, he decidido dar por terminado el ciclo de la calumnia, perdón, la columna Chamaqueando que publico en este espacio que amablemente me brinda nuestro Director General del BBM noticias, el señor Alberto Fernández Portilla, para empezar con otra columna que esté más de acorde a la edad a la que estoy entrando.

Así que, en la próxima edición, seguiremos con el mismo estilo, pero bajo otro nombre.

Gracias a todos.

Más en esta categoría: « La austeridad que te puede matar