Construyendo el futuro; tarea difícil, pero no imposible.

Felicidades al equipo Azul de los Maristas.

 

-Quisiera volver a mi juventud-expresó el Danyboy en su muro.

-¿Para vivirla con más ímpetus?- preguntaron sus amigos.

-Nop, por las becas nomás- contestó el muy ladino.

 

Hola que tal mis chamacones y chamaconas, finos lectores. Hoy hablaremos de la difícil tarea que emprendió el gobierno federal para emplear o capacitar a los jóvenes de nuestro país en aras de alejarlos de los vicios y de la delincuencia que desafortunadamente cada día nos gana más terreno.

Sin embargo, la tarea no solo es difícil para el gobierno, sino también para los jóvenes que esperanzados intentan subirse y encontrar un lugar en el tren de la Cuarta Transformación.

En meses pasados se estuvo hablando de la coacción a la que ciertos empresarios estaban llevando a los becarios de los programas sociales con los que se apalabraban para seguir sacando beneficios propios con actos de corrupción.

La semana pasada, el 19 de noviembre para ser exactos, trascendió el accidente de un joven de nombre Pedro Lezama que fue prensado por unas pesadas láminas cuando las iba cuidando a bordo de un camión mientras prestaba sus servicios al ayuntamiento de Tuxtepec en la región del Papaloapan de nuestro estado.

El caso puso en evidencia que los jóvenes beneficiarios del programa Construyendo el Futuro no están siendo empleados según sus perfiles profesionales. Pedro Lezama, de 24 años, egresado y licenciado en Pedagogía no tenía nada qué estar haciendo arriba de un camión de láminas, a decir de sus amigos y familiares; aunque otros dicen que él sabía bien a lo que se metía cuando aceptó ingresar al campo laboral en donde recibiría la capacitación que anhelaba.

El joven Pedro Lezama fue atendido inmediatamente, pero por la gravedad de sus lesiones tuvo que ser inducido al coma y trasladado de un hospital a otro, pero sin muchas posibilidades de sobrevivir. Por eso lo digo, la tienen difícil tanto el gobierno como los becarios.

Y si a los jóvenes de ‘Construyendo el Futuro’ y a los de las becas ‘Benito Juárez’ no les va muy bien, a quienes no son beneficiarios de ningún programa les va peor.

El pasado 22 de noviembre circuló la nota de un joven que fue jaloneado y expulsado del CBTIS 107 de Tuxtepec por vender tortas dentro de la institución para ayudarse con los gastos de sus estudios. El estudiante José Cruz Ayala de 17 años, y su madre, la señora Esther Martínez Ayala analizan la posibilidad de proceder en contra del director de dicha institución y su jefe del

Departamento de Servicios Escolares por el maltrato en contra del alumno que bien podría turnarse hasta las instancias de Derechos Humanos.

Regresando a nuestra región.

Mucho cuidado deberán tener los padres de familia, y los maestros de las escuelas secundarias 2 y 4, ubicadas temporalmente en el campo Blanquito de Salina Cruz, toda vez que a mitad de semana circuló un video en donde dos jovencitas se refrescan el 10 de mayo con palabras altisonantes y se profieren insultos discriminatorios por pertenecer al turno matutino o vespertino de una u otra escuela a la que asisten. En esta ocasión la situación no pasó a mayores, pero en el video se nota que las dos niñas ya se traen en ‘salsa’ y no tardan en ‘deschongarse’ en el gran espacio que tienen valiéndoles un comino traer puestos sus respectivos uniformes escolares.

Pasando a cosas más amables.

Vayan las felicitaciones al equipo Azul de la Fiesta Atlética de los alumnos Maristas por haberse coronado bicampeones en la edición 2019-2020 que tuvo lugar el pasado viernes en el Campo de Softbol de la colonia Petrolera de este puerto.

La verdad fue sorprendente el espíritu y el arrojo con el que se repusieron tras llegar a la final con un marcador adverso que los obligaba a dar todo de sí mismos para poder soñar con el triunfo.

Las caritas apagadas daban cuenta de la gran desilusión con la que llegaban. Saber que habían empezado con el pie derecho con su gran actuación de baile y que después fueron superados en los siguientes juegos, les calaba. Sin embargo, no se dieron por vencidos y asistieron a dar el todo por el todo comandados y alentados por su Reina y sus Capitanes.

Los juegos recreativos reservados para la gran final empezaron y las porras de los padres de familia no se hicieron esperar. Los rojos por un lado y los azules por el otro, ah, y una señora en medio que tenía un hijo en cada bando, todos apoyando a su cada cual.

La puntuación seguía en favor de los rojos pese a que los azules ganaron en la competencia de ‘fuercitas’ o ‘vencidas’. Fue hasta en el juego final, el de jalar la cuerda, en donde el equipo Azul logró imponerse en el marcador al ganar en las cuatro categorías: varonil, femenil, secundaria y preparatoria.

El marcador final quedó 325 a 297 puntos en favor del equipo Azul que se levantó como digno bicampeón de esta justa deportiva que hermana año con año a los institutos Maristas del istmo, a saber, el Colegio Santo Domingo, Marcelino Champagnat y el Instituto Fray Bartolomé de las Casas.

Felicidades a todos ellos.

Por hoy es todo mis chamacones, nos leemos en la próxima edición.