POLÍTICA Y POLÍTICOS.

Ya veremos llegando el tiempo, y a ver si se lo merece: Se dice que todo es paciencia y el tiempo es el que pone a cada quien en su lugar.

Ojalá que los políticos mexicanos y la militancia de cada partido pensaran un poco más por México y no por sus intereses políticos personales, ideología política y de grupos, gobernadores, senadores, diputados federales, diputados federales, presidentes municipales, funcionarios públicos y los ciudadanos mexicanos.

Debemos apoyar a nuestras instituciones gubernamentales, sobre todo en estas horas aciagas de nuestra República, debemos combatir a las acechanzas de nuestros vecinos del norte, que quieren intervenir en los asuntos que netamente le corresponde a los mexicanos resolver.

El Ex presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa, el exceso de alcohol que consumió durante su mandato presidencial, le quedan todavía estelas de esa enfermedad, ignoramos si en la actualidad sigue en la misma línea, que le atrofió el cerebro declarándose enemigo del gobierno de izquierda.

Los dimes y diretes están al día, entre el ex presidente Calderón Hinojosa y el actual presidente de la República López Obrador, le puso de apodo, el Comandante “Borolas”, porque se vistió en una ceremonia militar como comandante supremo de la fuerzas armadas, Calderón le regresó el mensaje a López Obrador, llamándole al presidente, como comandante “Sin bolas” Por lo sucedido en Culiacán.

Debemos unirnos al esfuerzo de nuestro presidente para fortalecer a nuestras instituciones, sabiendo que en cada institución mexicana hay hombres y mujeres que nos representan, desde el presidente de la República, hasta el último servidor de México, por elección popular o por nombramiento directo, muchos por egoísmo desean que fracase el cambio que ha ofrecido el actual Presidente de México.

Los de la otra barrera quieren y desean que nuestro país siga hundiéndose en la ignorancia y en la miseria, que vivamos en un territorio de famélico, que tengamos a niños desnutridos, personas de la tercera edad sentados y deambulando por las calles pidiendo limosna para subsistir.

Porque nuestros políticos luchan primero por el bienestar de sus familiares, dejando en la orfandad a los demás mexicanos, que no tuvieron la fortuna de prepararse cuando tenían la oportunidad de hacerlo, no obstante que en todos los movimientos armados, los pobres campesinos y obreros, eran los que iban al frente en todas las luchas

La “Chusma” como despectivamente calificaban y hoy los siguen calificando a la gente que vive en extrema pobreza, los primeros en irse al frente, en el campo de batalla, con la ilusión de mejorar sus condiciones de vida, hubo muchas pérdidas de vida, después volvieron a lo mismo, hijos sin padres, hogares y campos destruidos y los beneficiados fueron otros.

Pudiera seguir existiendo ese trauma producto del cambio que nos prometiera Vicente Fox Quesada en el año 2000, cambio que nunca aterrizó en la colectividad mexicana, el único cambio que se vio en el gobierno, de las chiquillas y de los chiquillos, de niñas y de niños, de ciudadanas y de ciudadanos.

Fue la esposa de Fox Martha Sahagún quien manejó miles y millones de pesos para su fundación. “Vamos México” quien desde la residencia oficial de Los pinos manejó a su antojo a su grandulón marido Vicente Fox, ahora; ¿Con qué calidad moral del vaquero para cuestionar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador? Su plan de gobierno en el 2000, es como de algunos meseros, Fox Quesada se quedó con el cambio.

Bien dice el dicho que lo que haga tu mano izquierda no debe saberlo tu mano derecha, ahora se cambiaron los papeles, la derecha sabe lo que está haciendo la izquierda y no lo acepta, por eso las bravuconadas de Vicente Fox, porque todavía vive en el pasado (año 2000) no señor Fox, mejor siga con sus actividades en su rancho, ya debe aceptar que su cambio no se dio y su tiempo terminó.

Había llegado el día y la hora para que Andrés Manuel López Obrador, le informara al pueblo que gobierna desde el uno de diciembre de 2018 que las promesas y ofrecimientos que hiciera durante su campaña política para la presidencia de la República bajo las siglas de Morena, están a la vista.

Lo que no le dijo al pueblo es que era un resumen de lo que había dicho en la conferencia mañanera, desde que iniciara su mandato Constitucional, durante los primeros 12 meses de su gobierno. Claro que ese día se sintió feliz, feliz, feliz, porque era su fiesta como lo ha sido de los gobiernos anteriores.

La única diferencia fue que la fiesta de AMLO fue diferente a los anteriores presidentes de la República, tuvo un sello especial, no hubo besa manos, pero sí el acostumbrado acarreo que ya es por tradicional, desgraciadamente ese mismo día, mientras nuestro presidente lo festejaba en el Palacio Nacional.

En varios hogares del norte de nuestro país, se vistieron de luto por la cantidad de asesinatos que se dio ese mismo y fatídico día para muchas familias, así es la vida, tiempos de alegría y tiempo de tristeza, como suelen decir, “A Cada capillita llega su fiestecita” aunque al perder a un ser querido no es de fiesta, sino de tristeza. Retomando el tema.

El Presidente de México López Obrador, celebró en grande y está presumiendo porque según su decir, que el más del 80 por ciento de lo prometido lo ha cumplido su gobierno, sin embargo, en su agenda nacional quedan pendientes dos temas el de Seguridad y crecimiento económico. Dos talones de Aquiles.

El actual gobierno no se ha cansado de repetir en su conferencia mañanera, que los tropiezos de su gobierno han sido por culpa de los conservadores, y de los neoliberales. Fue muy preciso al asegurar que el el nombramiento de sus colaboradores, solamente fueron suficientes dos requisitos para la admisión, primero que fuera el 90 por ciento de honestidad y 10 por ciento de experiencia.

La política y los políticos siempre serán así, nunca van a cambiar de sistemas, de lo contrario actualizarán sus procedimientos de acuerdo con los tiempos que se vayan presentando, además los presidentes municipales de ayer son los verdugos de las administraciones de hoy y los alcaldes de hoy, serán los verdugos de los de mañana y es un

cuento de nunca acabar, los ciudadanos que nada tenemos que ver con los cargos de representación popular, nos involucran en sus juegos políticos.

No obstante, como ciudadanos debemos cuestionar a lo que para nosotros no marcha bien, pero sin tinte político, ni caer en el amarillismo o sensacionalismo, en conclusión para nosotros que cada quien asuma su responsabilidad ciudadana bajo este tenor, en una sola palabra que cada quien haga uso de su libre expresión, libertad de expresión pero que nadie lo convierta en libertinaje.

Los presidentes municipales de sello morenista, están prestos para que en este mes de diciembre rindan el Primer Informe de Gobierno, para dar a conocer a la ciudadanía del estado que guardan las administraciones públicas a sus cargos, que el uno de enero del presente año les tomaron la protesta.

En Tehuantepec con la presidenta municipal de este municipio, Vilma Martínez Cortés, en Juchitán con Emilio Montero Pérez, y otros, lo bueno y lo malo es que cada quien tiene a sus detractores, que de tantos cuestionamientos, por inercia se convirtieron en voceros oficiales, podemos decir que son los más honestos en los medios de comunicación, porque no reciben ningún estímulo, no reciben nada a cambio, cuestionan de manera gratuita.

A todas y a todos los presidentes municipales sin distinción de siglas ni colores partidistas les deseamos que le vaya bien en sus informes presidenciales. Una respetuosa petición a los alcaldes que en este mes de aguinaldo, que no olviden de sus detractores, algo para sus pollitos para la cena de navidad, si no se puede en monedas, por lo menos un puñito de maíz.

Mientras que los partidos de oposición cuestionan severamente el cambio que el Presidente López Obrador le prometió al pueblo de México, aseguran que lo más que ha hecho es centralizar el poder, creyendo que le va bien con la izquierda, ignorando por completo el camino de la derecha.

El mensaje que le envía el gobierno de Morena al pueblo de México, sentencia que ya

cumplió e informó de lo que ha hecho su gobierno en el su primer año de su sexenio, ahora todo queda al arbitrio de los ciudadanos para aprobar o desaprobar el contenido del documento que presentó el pasado domingo uno de diciembre.

Por otra parte el ex diputado local por Oaxaca, Jesús Romero López, ya abrió campaña

con miras a la dirigencia estatal de Morena el próximo año, con una frase de su autoría, no sabemos cuántas noches de desvelo pasó para dar forma a este pensamiento político de

barrio, que reza así: “Morena nunca enfrentará al pueblo con el pueblo” además abonó

por la unidad para avanzar en esta transición”.

El aspirante a la dirigencia estatal de Morena, Jesús Romero López, no le importó la desvelada para dar a conocer su frase político, como aquel dicho que le inspiró a otro aspirante para el mismo cargo. “ya nadie engaña a nadie” si logramos entenderlo, ya la hicimos.

Jesús Romero López, se armó de valor para estrenar su referida locución estando

presente el senador Salomón Jara Cruz en el mitin que se llevó a cabo, en la plaza del Ex convento de Santo Domingo en la Ciudad de Oaxaca. Es nuestro análisis político, reconociendo al mismo tiempo, que el mejor analista político, es el pueblo. Hasta la próxima.