Está aquí: InicioOpinionJosé Villalobos GallegosELECCIONES 2016: DE SORPRESAS Y SORPRENDIDOS

ELECCIONES 2016: DE SORPRESAS Y SORPRENDIDOS

Escrito por  José Villalobos Gallegos* Publicado en José Villalobos Gallegos Viernes, 10 Junio 2016 08:40
Valora este artículo
(0 votos)

Muchas sorpresas y aún más sorprendidos dejaron las elecciones del pasado domingo 5 de junio en 14 estados, 12 de ellos eligieron gobernador, Baja California eligió diputados locales, y alcaldes y la Ciudad de México eligió los perfiles que conformarán el Constituyente.

Para sorpresa de muchos el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se llevó este 5 de junio el mayor descalabro electoral en su historia en una disputa democrática por gubernaturas.

El tricolor perdió 7 de las 12 gubernaturas en juego y, entre esas, entregó a la oposición cuatro estados en los que había gobernado de forma consecutiva durante 86 años: Durango, Quintana Roo, Veracruz  y Tamaulipas.

El PRI dejará de gobernar esos dos últimos estados, los más importantes del Golfo de México y en donde desde hace al menos una década se reporta fuerte presencia de grupos del crimen organizado que disputan territorio y rutas de trasiego de droga.

Pero la derrota priista también se sintió en el norte del país, en donde Javier Corral recuperó Chihuahua para el Partido Acción Nacional (PAN), estado que en 1992 conoció la alternancia política por primera vez pero que desde 1998 —y hasta ahora—, estuvo en manos priistas.

En Aguascalientes, en el centro del país, el electorado también optó por no continuar con un gobierno priista; mientras que Puebla votó para quedarse con el PAN.

La derrota del PRI es la más grande en una disputa por gubernaturas durante una jornada electoral, nunca antes habían perdido tantos estados y cedido tantos gobiernos estatales a la oposición; lo cual significa una gran lección y obliga a los gobernantes actuales a desempeñarse en el marco de la ley, porque la ciudadanía está harta de escándalos de corrupción e impunidad.

Al menos desde 2009, el mapa de resultados electorales no se había pintado de otro color que no fuera el del PRI con la mayoría de los estados en disputa ganados. En ese año, los priistas se quedaron con 5 de 6 gubernaturas.

Un año después, en 2010 —los mismos estados que se renovaron en este 2016—el PRI ganó 9 de 12.

El avance de los priistas en las urnas para elegir gobernador continúo con ese ritmo en los siguientes años: en 2011 ganaron 4 de 6 estados y en 2012, ese partido se quedó con tres gubernaturas de siete  —incluida Chiapas en manos del Verde Ecologista de México— y logró la elección presidencial, acabando con dos sexenios de presidentes panistas.

Y esto sin duda es un claro mensaje de castigo para los gobiernos en turno como pasó Nuevo León y Sonora el año pasado. Durante toda la campaña el Jefe del PRI comentaba que esperaba ganar 9, es decir, mantener las 9 que ya tenía, pero no lo logró, al contrario, perdió 4 estados y solamente pudo ganar Hidalgo, Sinaloa, Tlaxcala, Zacatecas y Oaxaca perdiendo estados muy polémicos respecto al actuar de sus gobernadores como Veracruz, Tamaulipas, Quintana Roo y Chihuahua; altura de miras mostró Manlio Fabio Beltrones, dirigente nacional del PRI, al asumir la derrota como una gran lección de los ciudadanos hacia los gobiernos priistas, quien de hecho pierde también toda posibilidad de aspirar a la candidatura presidencial,

El próximo año el PRI tiene otro reto que es ganar las elecciones para gobernador en el Estado de México, esa sin duda, será su prueba de fuego; sin embargo es importante enfatizar que los principales responsables de la derrota son los gobernadores que no hicieron una transparente gestión viéndose envueltos en escándalos de corrupción, crimen e impunidad, y el voto de castigo se encargó de definir el resultado final.

Si hablamos de personajes que tuvieron participación clave en estas elecciones y a quien se podría considerar el gran ganador, fue Ricardo Anaya, Presidente Nacional del PAN, quien desde su llegada a la dirigencia busco, con algunos spots, cambiar la imagen que se tenía del PAN y al parecer le funcionó, ya que obtuvo resultados que nunca imagino y sin duda, esto beneficia a su posible candidatura presidencial en 2018, tanto para trabajar su proyecto como para llegar con un PAN más fortalecido.

Dentro del panismo nacional, otro de los aspirantes a la candidatura presidencial en 2018 y que comenzará a trabajar una vez que deje la gubernatura de Puebla es Rafael Moreno Valle, quien entregó buenos resultados y el PAN volvió a ganar en su estado con Antonio Gali como candidato, lo que sin duda pone a Moreno Valle en la carrera por la candidatura de Acción Nacional para la Presidencia de la República, sin olvidar la presencia de Margarita Zavala.

Del total de los 12 estados en los que se eligió gobernador, todo indica que la gran sorpresa y el gran triunfador es el Partido Acción Nacional con 4 estados más 3 en coalición con PRD. El PAN esperaba ganar en 3 o 4 gubernaturas máximo pero los resultados hasta a ellos los sorprendieron, quedándose con Aguascalientes, Chihuahua, Puebla y Tamaulipas, más Quintana Roo, Durango y Veracruz en alianza con el PRD, lo cual debe ser lo más notable del partido del sol azteca ya que sin los votos amarillos las alianzas difícilmente habrían derrotado al PRI.

Un factor que nuevamente se presenta en estas elecciones, que no empatan con la elección presidencial, es el abstencionismo, sorprende la elección en la Ciudad de México para el Constituyente en el que solamente el 28% de los electores acudieron a votar y sorprende que ningún candidato independiente logró un buen resultado, cabe mencionar que también es sorprendente que siete de cada diez ciudadanos de la capital no hayan salido a vota,r lo cual es un claro rechazo al PRD y a Morena, no obstante los innumerable spots de AMLO promoviendo su imagen, quien en lo sucesivo tendrá que administrar su pronto crecimiento de manera adecuada.

Otro hecho notable fue la manera rotunda en que fallaron las casas encuestadoras, ya que en varios estados el resultado fue muy diferente a las famosas “encuestas de salida”; sin duda los ciudadanos no se dejaron orientar por datos publicados que bien pudieron haber sido sufragados por su beneficiario.

Las contiendas en los 12 estados del país y que ahora analizamos, han sido las más sucias de los últimos años. Pareciera que convertir las campañas en intercambios de injurias, calumnias, difamaciones y otras formas de denostar o de plano defenestrar al adversario se ha traducido en el estrechamiento del campo de las propuestas. Es lamentable que casi todos los candidatos y candidatas prometan lo mismo: más empleo y mejor seguridad pública (hubo uno en Tamaulipas que ofreció que no habría un secuestro más durante su sexenio). Ninguno lo puede lograr. Mas lo peor es que casi no hay propuestas de reformas económicas, administrativas y democráticas que resulten en bienestar para las familias.

Visto 585 veces

Facebook