Está aquí: InicioOpinionLa opinión de PiñónRATERO Y TARUGO

RATERO Y TARUGO

Escrito por  Pedro PIÑÓN Publicado en La opinión de Piñón Viernes, 24 Marzo 2017 08:58
Valora este artículo
(0 votos)

.-La cleptocracia por una mendiga playera

Y todavía confesó: ¡Ay; soy coleccionista serial!

El problema no es robar sino que te caigan. Y  ahora ni para presumir, porque los criticados dirán “mira hay va uno de la prensa”, nos dicen los colegas del D.f.,  que les da vergüenza salir a la calle.

Lo que más ha indignado a los mexicanos no es que el ex director del antiguo periódico “La prensa” Mauricio Ortega se haya “carranceado” el jersey del quarterback de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Tom Brady, sino que le hayan caído.

Eso es un lema muy mexicano “que robes y te caigan manito”.

Los comentarios entre los colegas gringos del New York Times, Journal, Los Angeles Times, Tehe Wall Street Journal etc, y la prensa mexicana estamos de acuerdo que si el acusado quería una playera la hubiera pedido para clonarla y obsequiarle otras “mudas” de ropa si de plano anda jodido.

BIEN dicen que si robas, roba algo que valga la pena que te persigan y no te agarren ni la policía china, pues como dice Duarte en sus comunicados a los amigos, un poquito pa “salpicar y otro para pasearse.

La mendiga playera esa, robada en Houston tras el pasado Super Bowl y que alborotó a los honestos gringos, claman que está valuado en 500 mil dólares, ¡Ya ni que fuera la Monalisa!- y que los sabuesos dicen que fue recuperado en México. Si ni supieron de los espías rusos en su casa blanca…

Y fue en las oficinas del ex director del periódico La Prensa, quien como esas películas de asesinos seriales que amontonan brazos y piernas de sus víctimas en el refrigerador, tenía otras playeras, copas, títulos y hasta un Oscar de esas que reparten en New York, los de Hollywood en una sala especial. ¿Qué de malo tiene eso, de que sea un admirador del arte y practicante de la cleptocracia –robar democráticamente- 

Los colegas están optimistas porque lo menos nos justificamos que no somos los únicos “tarugos” en el mundo, sino que la mala vecindad nos ha contagiado de todas las cosas que hace Trump, una verdadera calamidad.

NOS comentaba el colega Ángel Soriano yo por eso nomás salgo por las noches, porque luego me gritan: ¡Ese que va ahí es de la prensa!, lógicamente que uno es periodista y la prensa es el periódico del que sospechamos que como algunos futbolistas pelangoches que luego muestran su sensibilidad de atracadores.

La Cleptocracia, significa que llegó para quedarse, decimos que es el arte de robar en la democracia, de ahí que muchos funcionarios padezcan del mal y se lleven hasta el farol de la esquina, y si no se han llevado el palacio es porque está bien cimentado y las piedras pesan.

Pero ciertamente es un mal porque fue el invento cultural de que las cosas ajenas no pueden ser tuyas, o que lo diga el ex gobernador Gabino Cué o Cesar Duarte de Veracruz, que se llevaron hasta la escoba del ujier. Son cosas de mero temperamento que heredamos de los conquistadores españoles, rateros estos que llegaron a la Nueva España, siendo reos muertos, o sea delincuentes como los que colonizaron nuestras tierras en el norte que ahora llaman Estados Unidos de Norteamérica o América como quisieran ser, porque no tienen raíz cultural ni madre naturaleza como nosotros que somos de este continente.

Pero ya dijimos, los mexicanos somos nobles: pobres pero honrados…aunque no faltan aquellos que les brota el gene de los delincuentes conquistadores. Esos sí rateros que por un mendigo pastel nos declararon “La guerra de los pasteles”.

¿Qué de malo tiene que un pobretón se haya robado por su afán de guardarlo para la historia una playera?. Le han quitado el honor de llegar a viejo para decirle a sus nietos, “miren chamacos, lo que me gané en el futbol americano”.

Ni modo.

La cleptomanía, es eso una mala costumbre, quizá de que al angelito de la guarda le guste aconsejar malignamente de que alguien se confisque algo. Incluso ocurren en las grandes tiendas. Gente adinerada se llevan artículos. Lo cruel es cuando en la puerta le dicen: “Mi jovenazo, se le olvidó pagar la cuenta del vodka que lleva asté escondido en el pantalón”.

Así recordamos el caso de un festejo de un periódico local hace años en el Deportivo Oaxaca. Después de la cena todos a bailar como locos. Un personaje que por ahí anda, se levantó a bailar presumiendo con los pasos de Macon Jackson y ¡Fue horrible!: en los momentos que alzó los brazos se abrió su saco y que brincan tenedores, cuchillos, platos, ceniceros y hasta una escupidera. Todos se miraron y dijeron: que ratero y pendejo bailando.

LA VIDA es así vivimos tiempos que habrá que sobrellevar. No son tan difíciles aunque todo parezca negro o amenazante de una guerra nuclear, como los chinos quienes al probar un misil se les cayó encima.

ES lo mismo cuando a un ratero le caen encima todas las maldiciones gitanas y como ya vemos, luego no se les ve la cara ni en misa. Todos lo señalan.

SI al ex director de la prensa, que no creemos que sea periodista porque no conoce de códigos de honor y honradez como nosotros, si se le presenta otra oportunidad capaz que la hace mejor. Por lo pronto Trump, ordenó retirarle su visa y pasaporte, no por ratero sino por pendejo y dicen los gringos, tan vivos como son, que no se le vaya a pegar. Por eso el muro, quizá.

AHORA todo periodista debe vestir formal de camisa, nada de playeras.

Visto 69 veces

Facebook