Está aquí: InicioOpinionLa opinión de PiñónAVILÉS, CRUCIFICADO

AVILÉS, CRUCIFICADO

Escrito por  Pedro PIÑÓN Publicado en La opinión de Piñón Martes, 18 Abril 2017 08:40
Valora este artículo
(0 votos)

.-Lo del helicóptero la gota de agua…

(FUE detenido Julio César Duarte, ex gobernador de Veracruz, acusado de peculado. A mucho extraño su sonrisa, es que alguien le llamó y le dijo: “aguanta vara” ya Vamos por Gabino Cué y luego…todo al olvido)

El león no puede protegerse de las trampas y el zorro no puede defenderse de los lobos. El que gobierna debe ser por tanto un zorro para reconocer trampas y león para asustar a los lobos…los vieron que entraron por la Secretaría de gobierno

En la administración pública y la práctica política nada es al azar, todo está medido a su tiempo; se mide la capacidad y la actuación de los que llegan al poder y los aliados que  demuestran poca habilidad o destreza para resolver los problemas sociales, sacuden la estructura del poder creando el caos que por ello luego se convierten solo en figuras decorativas.

Este es  el resultado de la improvisación por el pago agradecido de su actividad para llegar al poder, que solo sirven para darle paso a la caravana.

Su perfil- de los aliados- es la del conocimiento en las artes del proceso electoral, pero ya en las altas responsabilidades sufren el síndrome de Peter. Llegar a la cima y caer…o como dice la canción: “hasta la orilla que dios te señaló”.

Es el caso de Alejandro Avilés, de nacencia veracruzana, quien siendo un estratega en organización y conocedor de las formas electorales se dejó llevar por el halago cuando por razón del agradecimiento se le dio la oportunidad como en los viejos tiempos de ser “el ministro supremo”, pero que no pudo con el ejercicio y cayó en las perversas alianzas de lo que en politiquería se conoce como “el canto de las sirenas”  que el legendario Odiseo astuto, hábil  y diestro con la espada del poder y dominio, debió cerrar los oídos, amarrarse los pies y actuar sin soberbia ni  jactancia ante quienes le incensaron y lo calificaron como un mando supremo y el gran dios. ¡Ah, los halagos! que luego cobran cuando se cometen errores

Se designaron a delegados y empleados recomendados, fue padrino y se alió con los soldaditos de lodo que dejó Gabino Cué. Escuchó sugerencias de su consejero senador Jorge Toledo y dos que tres diputados, quienes lo ponderaban y le hicieron creer que sería el nuevo “mesías” porque el que manda no aguantaría dos años. Y tenía “la luz divina del poder”. ¡Ah¡ la condición diabólica del ser humano.

Un colaborador en un  puesto de alta responsabilidad en el estado, debe cuidar sus hechos y cuidar a quien gobierna, ser cauto y ser la voz de las voces de la sociedad y sugerir lo que debe hacer el gobernante. Falla cuando no hay genio y experiencia y es desleal cuando aparenta tener el control de la disidencia y está crece sin control, poniendo en peligro la estabilidad del gobierno. Solo para cubrir sus deficiencias y falta de habilidad y capacidad política.

Designar al viejo lobo del mar David Palacios Rodríguez como el “apaga fuego” de la agitación que ha crecido por no actuar en tiempo, ha logrado estabilizar el ambiente

Palacios Rodríguez es quien debe merecer la oportunidad de ocupar ese alto puesto  por su honestidad y conocimiento de quienes actúan en el medio político.

Se necesitan caras nuevas, con talento. Gente con entusiasmo, con carisma y habilidad no “acartonados” que ya necesitan andaderas para que otros le hagan el trabajo político.

Esto fue lo que arrastraba Alejandro Avilés, a quien desde un principio señalamos de no ser hábil para el mando y esos menesteres en donde han estado personajes de alta estima y prestancia política en la que los gobernadores depositaron su confianza como su brazo derecho y que incluso dejaban la responsabilidad del gobierno del estado.

Una cosa es ser apto de la “grilla” partidaria y otra alcanzar el don supremo de ser el gran ministro como en las cortes europeas que pensaban antes de actuar.

Lo del helicóptero y el hijo que se hizo eco de la jactancia de ser hijo del vice-gobernador es “Pecata minuta”. Fue la gota que derramó el vaso con agua, frente a hechos deplorables, manipuleos, imposiciones de delegados corruptos y administradores en áreas del servicio público vino la agitación

No entienden algunos funcionarios que en un gobierno nada es fortuito y que los que esconden la deslealtad en lo “oscurito” siempre como el que miente, a la vuelta de la esquina se encuentra con la verdad. Todo se descubre, nada queda oculto  con los corruptos del pasado. En este país todo se sabe y nada se mueve (ni las hojas de un árbol), si no es por decisión del mando supremo. ¡Vaya!, se hacen como que no saben

Quienes mienten y prometen tanto, al paso del tiempo se atragantan en su altanería en algunas áreas que deben estar al servicio del pueblo

Los funcionarios deben poner los pies sobre la tierra Son días de sacudir el cotarro político frente a la grave crisis económica. No lo entienden los llegados de fuera, son prepotentes en las dependencias y provocan al pueblo.

Deben poner sus barbas a remojar

La primera “hornada” de un gabinete siempre va de paso para dar tiempo a buscar lo más sensato para un estado digno de respeto

La caravana va y viene.

Visto 89 veces

Facebook