Está aquí: InicioOpinionLa opinión de PiñónPRENSA Y GOBIERNO

PRENSA Y GOBIERNO

Escrito por  Pedro PIÑÓN Publicado en La opinión de Piñón Viernes, 21 Abril 2017 09:54
Valora este artículo
(0 votos)

(A mi excelente y admirable amigo periodista Edwin Meneses, un fraternal abrazo solidario por el paso a la eternidad de su abnegada mamá: El destino es el camino iluminado de la virtud, hermano)

.-La critica con ética.

La publicidad apoya la culturización

(DE REFILÓN: Si los funcionarios desdeñan la actividad periodística local y ponderan las de fuera, por aspiraciones políticas a futuro, mal hacen porque los medios de información oaxaqueños somos determinantes como puente de enlace entre la sociedad y el gobierno)

Los que anteponen sus intereses como funcionarios, no son oaxaqueños, son pobres racistas que caminan como pato y graznan como patos y menosprecian a la prensa oaxaqueña

 Un buen gobernante debe ser un visionario para saber qué es lo que va a hacer y a dónde nos quiere guiar. Son capacidades, hábitos y costumbres, valores, creencias, virtudes. Para lograr buenos resultados en la gobernanza y en la política.

En esto la sociedad espera, buenos funcionarios, pero elegidos con profunda reflexión y no al vapor ni por sentimientos partidistas o recomendados de amistad. Lo que ha sucedido es consecuencia del oportunismo mafioso.

Se requieren personas de valor, estos tiempos de agitada corrupción para contar con gobernantes y funcionarios que hayan interiorizado los valores éticos y posean una conducta íntegra, “<pues son estos, servidores públicos los que marcan las directrices, operan las instituciones y administran nuestro futuro y deben ser la imagen del gobernante”-.

En todas las actividades de la vida, bien vale repetir lo que nos obsequian los analistas colegas de Vanguardia. Mx: “No se enseña ética para saber qué
es la virtud, sino para ser virtuosos”. Tal cual lo ponderó el filósofo Aristóteles

En Oaxaca tenemos una nueva dinámica en el gobierno. Un gobernante joven que va aprendiendo “a golpes de jinete”, los avatares para gobernar un Estado que está clasificado como el tercero más pobre en el país y por ende, con mayores conflictos sociales que arrastra la pobreza. El gobernador debe rehacer el viejo camino para abrirse paso con su talento y genialidad, desechando viejas formas y esquemas caducos para gobernar sin rencores, ni comprar problemas ajenos que cada quien tuvo en su tiempo.

Le ha tocado al actual gobernante cargar con una laja en la espalda, mero como recordamos a “El Pípila” y por ello, necesita evaluar a quienes de viejo cuño en la corrupción política lo quieren encerrar en los viejos vicios, incluso aquellos que tienen funciones públicas por haber prestado sus servicios electorales, salamerosos pero que, insaciables, por sus hechos los conocemos como los más prestos y hábiles para engañar, y que solamente buscan las puertas de las arcas del erario en los municipios para saquearlas como ya lo han hecho en el pasado. Son leales pero con la deshonestidad –“gallina que come huevo, aunque le quemen el pico”, reza el viejo refrán

El gobernante no tiene la virtud de ser un dios, para cuidarse de todos. Aunque dicen que ni  los dioses saben lo que a sus espaldas hace el diablo.

Hete aquí la importancia de “la prensa de provincia”-sic-, como nos califican los que menosprecian nuestra labor y que no entienden que somos vínculo social entre el gobierno y las necesidades sociales.

Un pueblo con mayor información es un pueblo que actúa y piensa. Gobernante que no tiene a la prensa de su estado, es víctima de las mafias

Los funcionarios salamerosos con el poder son los que no  consideran de importancia el papel de la prensa, que tiene una poderosa responsabilidad  como voceros de la opinión pública para denunciar los abusos del poder

Los gobernantes que en el pasado se han acercado a los medios de información, consolidaron un gobierno menos tenso y agitado o violento, por la labor de orientación que tenemos los medios informativos de radio, televisión  y prensa escrita. Estos gobernantes, incluso, departieron el café y la chanza en centros públicos y caminaros sin ser molestados por el respetuoso pueblo oaxaqueño.  La prensa sirve para orientar  sin llegar a extremos del servilismo. Denuncia y orienta para que los funcionarios honestos y el gobernante puedan servir al pueblo

A través de la publicidad de los hechos se apoya la culturización del pueblo, pero ello no implica comprar conciencias. 

Aquellos que alejan al gobernante de los periodistas, infundiéndole temor de que será “cena de negros” o que puede ser vejado en las calles o criticado, son los que esconden su pasado de rapiña con la mentira, como ya vimos en los últimos días

La prensa son los ojos de un buen gobernante que analiza y comprueba los señalamientos que hace la sociedad. Quien se abre a la razón gobierna con la confianza de que hay ojos vigilantes como la de los periodistas

Qué bueno que el gobernador empiece a entender que la prensa oaxaqueña es tan importante como digna de respeto. Así lo hicieron mandatarios como don Adolfo López Mateos, Luis Echeverría, José López Portillo y Miguel de la Madrid hasta Enrique Peña Nieto.

De gobernadores de Oaxaca todos han tenido las puertas abiertas y una relación cordial con los periodistas.

¿Lo sabe el gobernador?

Visto 17 veces

Más en esta categoría: « AVILÉS, CRUCIFICADO

Facebook