Señoras y señores, esto se acabó…

En los hechos, con el tercer y último debate de candidatos presidenciales realizado antenoche en Mérida, Yucatán, terminó la campaña electoral 2018.

Falta sólo cumplir con el trámite de votar el domingo primero de julio, y tan-tan.

Hoy podríamos no fallar si decimos que de Mérida va directo Andrés Manuel López Obrador a Palacio Nacional.

Podría irse de aquí al domingo primero de julio a recorrer a pie, con un sombrero de palma y guayabera, agarradito de la mano de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller mientras ella le canta el Necio de Silvio Rodríguez y su pequeño hijo Jesús Ernesto va al frente pateando un bote, por la ribera del río Puxcatán que bordea el poblado de su natal Macuspana, y sólo tener que regresar a la CDMX para celebrar su victoria por casi 30 millones de votos.

Bueno, al menos eso es lo que dicen las encuestas que sacará el día de la elección.

O si prefiere el tabasqueño puede ir -con la misma compañía y la misma vestimenta- a reírse, carcajearse a sus anchas en su rancho "La Chingada", en Palenque, Chiapas, recordando que no pocos nos equivocamos al predecir su tercera derrota presidencial y su retiro definitivo a esa finca rústica -como la describen en varias notas-.

Todo eso lo puede hacer AMLO, y el resto de los candidatos presidenciales y sus equipos porque hoy inicia el Mundial de Futbol en Rusia que concluirá el 14 de julio con un nuevo campeón y a lo largo de las siguientes 4 semanas nada más será importante para muchos, muchísimos mexicanos, millones de ellos.

Desde hoy los siguientes días estarán centrados en el interés y morbo que despierta el encuentro del domingo entre las selecciones de Alemania y México.

No me quiero imaginar dónde quedará la campaña presidencial si la selección de México es bendecida con un insospechado triunfo sobre el equipo alemán.

Que por favor nadie hable de otra cosa. Si en medio de eso aparecen spots de AMLO, Meade, Anaya o el Bronco… o de cualquier otro, seguramente se les aplicará la tecla de "mute".

¡SILENCIO! ¡NO DISTRAGAS! ¿SALUD!

Los análisis y comentarios que atraerán la atención de todos en todos los niveles de la vida en México serán los de Joserra, Martinoli, Toño Burack y Alberto Lati quienes serán encabezados por el regreso del Perro Bermudez a esa catedral del fut que es Televisa.

Eso es lo que moverá al mundo mexicano, no quién va a ser Presidente de México.

Eso ya lo resolvieron los encuestadores al colocar a AMLO en el 50% de las preferencias electorales. Ya para qué preocuparse. Lo verdaderamente importante serán, insisto, los detalles y juegos del Mundial de Rusia 2018.

PRI -Y EPN- VAN POR ÉL

Para quienes neciamente insistimos en que la política es importante aún en tiempos de Mundial de futbol, vale la pena señalar que los senadores y diputados del PRI, comandados por Emilio Gamboa y Carlos Iriarte, acompañados por legisladores del Verde y Panal y con la oposición de los panistas que lideran Fernando Herrera y Marko Cortes, promovieron un exhorto a la PGR para que acelere las investigaciones abiertas en contra de Manuel Barreiro.

Y le pidieron dar un informe de ello al Congreso en los siguientes 10 días.

Por si Usted no lo recuerda, Manuel Barreiro es el rico empresario fugado a Canadá, que según Juan Barreiro -hermano del primero-, fue quien convino con Ricardo Anaya todo un negocio inmobiliario y de creación y operación de al menos 13 grandes parques industriales en Querétaro, a partir del uso del tráfico de influencias.

Según narra Juan en dos videos que corren por Youtube y por redes sociales, su hermano Manuel recibía información privilegiada de parte de Anaya -quien entonces era secretario particular del gobernador de Querétaro-, sobre proyectos de desarrollo gubernamentales.

Con esa información privilegiada Barreiro compraba a muy bajos precios terrenos contemplados dentro de los proyectos de desarrollo (por ejemplo en los alrededores de donde se iba a construir el aeropuerto estatal, o una supercarretera, o infraestructura para corredores industriales, etc), con lo cual obtenían una rápida plusvalía que centuplicaba sus ganancias.

A su vez Barreiro entregaba moches de millones de pesos a Anaya… o a su familia política -suegro, cuñados y esposa- como fue el caso de la compra de una nave industrial por 54 millones de pesos provenientes de una compleja red de lavado de dinero.

Todo ello está consignado por Juan Barreiro en los videos que son hoy trendig-topic en redes sociales.

Evidentemente que este exhorto a la PGR enerva a los panistas que apoyan a Ricardo Anaya, quien no se cansa de señalar en sus entrevistas y mítines de campaña que los videos y todo lo referente al caso Barreiro no es más que una guerra sucia en su contra orquestada en las oficinas del presidente Enrique Peña Nieto para evitar que gane el 1 de julio porque él -Anaya- ha prometido meterlo a la cárcel.

Lo único cierto es que el caso de Barreiro-Anaya prácticamente hora a hora se agudiza y eso mantiene a panistas y priístas en guerra.

CORDERO SE VA, AFIRMA HERRERA

Una muestra de las tensiones que se generan alrededor de este caso la da el coordinador de los senadores de Acción Nacional, Fernando Herrera, quien ayer indicó que "lo que es entendible (en este momento) es que nuestras energías están abocadas al proceso electoral. (y que) Una vez que termine la elección, se tendrá que hacer una revisión de conductas, actuaciones, y dejar lo que sirva para el Partido Acción Nacional".

Herrera hablaba obviamente de su compañero de partido pero no de preferencias y lealtades, el presidente del Senado Ernesto Cordero, quien a inicios de esta semana presentó una denuncia judicial ante la PGR en contra de Ricardo Anaya.

"El que indiscutiblemente se va a ir del partido es Ernesto Cordero, él no tiene ya buena recepción en Acción Nacional, con sus hechos ha demostrado que está del lado del PRI, que se ha ofertado, que se ha vendido, que está haciendo el juego por aquel lado y, bueno, su conducta lo está calificando y lo está poniendo en el lugar en el que él quiere estar".

¿Lo van a expulsar?, interrogó un reportero.

"Él se expulsó solo, habrá que darle formalidad después", respondió el senador Herrera.

¿Cuándo sería eso?, insistió el reportero.

"Terminando la campaña será un buen tiempo para, inmediatamente, cumplir con la formalidad, porque de hecho él ya no está en el Partido Acción Nacional, no nos representa, no llegó a la presidencia del Senado por el PAN, no llegó a la presidencia de la Permanente por el PAN; nosotros no lo propusimos, el PRI lo mandó en sus listas y les está pagando el favor, la factura, así es él".

¿Y qué pasa mientras tanto con el trabajo y pendientes legislativos?, se le inquiere a Herrera.

Una vez concluido el proceso electoral, los senadores y diputados revisarán "el clima de convivencia que hay entre las fracciones parlamentarias para avanzar y tener un Fiscal General autónomo, independiente, un Fiscal Anticorrupción, y avanzar también en la integración de los magistrados que formarán parte del Tribunal de Justicia Administrativa en su vertiente anticorrupción… todo después del proceso electoral", dijo Herrera.

Yo agregaría que no sólo después de las elecciones, sino del Mundial. ¿O no?

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Twitter: _rvizcaino