Está aquí: InicioOpinionTras la puerta del poder¿Va segunda vuelta y reducción del Congreso?

¿Va segunda vuelta y reducción del Congreso?

Escrito por  Roberto Vizcaíno Publicado en Tras la puerta del poder Martes, 28 Marzo 2017 08:25
Valora este artículo
(0 votos)

La caja de Pandora está abierta en el Congreso Mexicano. Desde el último proceso electoral de junio de 2016, quedó en evidencia que la muy reciente reforma electoral -que modificó a fondo la estructura institucional comicial con la creación del INE y el reforzamiento de los tribunales del área-, no era suficiente para crear confianza ciudadana ni en los partidos y actores políticos.

Ya desde entonces comenzó a hablarse de la necesidad de volver a reformar la reforma electoral última.

Pronto fluyeron propuestas. El PAN y PRI presentaron las suyas y el resto de los partidos iniciaron sus propias discusiones internas.

El pasado fin de semana el Partido Verde, al cual no pocos le traen ganas y piden su desaparición pese a que es la cuarta fuerza política más votada en el país, es decir tiene una base de aceptación ciudadana creciente, presentó su paquete de reformas.

La presentación corrió a cargo del vicecoordinador del PVEM en San Lázaro, el diputado federal Javier Herrera Borunda, el cual advierte que en su cámara y entre las fracciones parlamentarias registradas ahí, hay 3 temas centrales:

- La disminución de diputados y senadores pluris y uninominales;

- La disminución y mayor control de los presupuestos, y;

- El establecimiento de la Segunda Vuelta electoral Presidencial y general en México.

De ahí que la fracción Verde de haya planteado un conjunto de iniciativas que tienen como objetivo ir a una negociación y acuerdos internos entre las fracciones a fin de establecer todos estos nuevos elementos en la elección presidencial y general, más las decenas locales que habrá en junio de 2018.

Herrera advierte que el problema central del sistema político mexicano es hoy la falta de legitimidad de los gobernantes.

“No podemos los mexicanos continuar eligiendo Presidentes de la República y gobernadores con apenas un tercio de los votos… eso significa que cualquier gobernante mexicano tiene dos terceras partes en contra y por lo tanto no son legítimos”, indicó.

Lo que vamos a impulsar, nos dijo ayer en el programa de Radio La Agenda con Carlos Ramírez y Roberto Vizcaíno en el 1530 de AM, es un hibrido.

Si en una primera votación un candidato no alcanza más del 50 por ciento de los votos, entonces podrá ir a sus fracciones en el Congreso para que ahí se busque una coalición con otras fuerzas que en su conjunto superen el 50 por ciento de la representación.

Entonces habrá Gobierno de Coalición con una plataforma común.

Si no hay acuerdo ni Gobierno de Coalición, entonces se va a la segunda vuelta en la que participará el candidato que haya quedado con la mayor votación y el segundo en esa línea.

Desde la tribuna Herrera Borunda aseguró que es el momento óptimo para una reforma política de gran calado, porque es más que evidente que los mexicanos no se sienten representados ni por sus legisladores ni por sus gobernantes.

Y no sentirse bien representado lleva al enojo social, al estancamiento nacional, al inmovilismo político y por ende a la ingobernabilidad.

Explicó que en la democracia mexicana actual, el que gana la elección lo hace con un tercio de la votación. Eso significa, reiteró, que dos tercios, o sea la mayoría de los votantes, no sufragó por su proyecto.

Y eso, lleva a cualquier gobernante a que, desde un inicio a que su proyecto de nación tenga que remar contra corriente.

En tal virtud la iniciativa del Verde, subrayó, propone que para ser electo Presidente se deberá ganar con más del 50 por ciento de la votación.

En el supuesto de que ningún candidato a la Presidencia obtenga el porcentaje de votación señalado, el candidato con mayor número de votos deberá informar por escrito al INE si opta por establecer un gobierno de coalición o por la segunda vuelta electoral.

“Un gobierno de coalición deberá ser integrado con los partidos políticos que representen más del 50 por ciento de la integración de la Cámara de Diputados, que esté por iniciar su periodo”, dijo.

Así el gobierno de coalición sería establecido mediante la suscripción de un convenio, que deberá ser aprobado por la mayoría absoluta de los miembros presentes de la Cámara de Diputados.

El convenio correspondiente debe contener el nombre de los partidos políticos coaligados.

Y de cara a los mexicanos, se deberá dar a conocer el programa de gobierno; el nombre de los ciudadanos propuestos para ser titulares de las Secretarías de Estado y empresas productivas del Estado.

La agenda legislativa que impulsarán en común; y otros acuerdos necesarios para el desempeño del gobierno.

En caso de que la Cámara de Diputados no apruebe la conformación del gobierno de coalición, el INE deberá llevar a cabo una segunda vuelta electoral.

“Ahora bien, si ningún candidato a la Presidencia obtiene más del 50 por ciento de la votación y el candidato con mayor número de votos informa al INE que opta por la segunda vuelta electoral, en ésta contenderá también el candidato que haya obtenido el segundo lugar en la primera elección”, explicó.

Herrera explicó que no será necesaria la integración de un Gobierno federal de coalición, pero sí establecer un esquema de ratificación de los titulares de gabinete del Ejecutivo Federal por parte del Congreso de la Unión, excluyendo a los titulares de la Defensa Nacional y de Marina en virtud de su carácter estratégico para el titular del Ejecutivo Federal.

Asimismo, se propone que la Secretaría de Gobernación transite hacia una instancia organizadora del gabinete, cuyo titular se denominará “Jefe de Gabinete” y se desempeñará como coordinador de todas las Secretarías de Estado.

“Es tiempo de cambiar para lograr que en la conformación de los proyectos de nación participemos todos y en esa misma medida construyamos gobiernos más fuertes, con amplio respaldo social, que permitan al Ejecutivo y al Legislativo compartir la responsabilidad de gobernar. Hoy gobernar también es legislar”, concluyó Herrera Borunda.

Así la propuesta que abre el debate está sobre la mesa.

No hay mucho tiempo para decidir. Los plazos constitucionales advierten que cualquier reforma que deba entrar en vigencia para el proceso electoral de 2018, tendrá que ser aprobada antes de que concluya el actual período legislativo.

Eso significa que sólo tienen gasta el 31 de abril.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 51 veces

Facebook