Atentado

El relato es de mi hermano, Rubén Guillermo Vizcaíno Aguilarquien vive desde hace 40 años en Chetumal y que, como yo, ejerce el mejor oficio del mundo –dijo Gabriel García Márquez-, el del periodismo:

El pasado miércoles 13 de marzo fui víctima de un atentado criminal, a balazos, del cual y por fortuna salí indemne.

La madrugada de ese día, mientras dormía, varias detonaciones de arma de fuego me despertaron con sobresalto. Pasado el momento, y cómo no hubo otro indicio, seguí descansando.

A la mañana siguiente, recibí llamadas y mensajes de diversos amigos y vecinos preguntando por el incidente.

Fue hasta la tarde del jueves 14 de marzo, que al subir al tercer nivel de mi casa encontré la evidencia del atentado: cristales sobre la escalera y un bloque de vidrio del tragaluz perforado por un disparo.

La revisión del muro lateral exterior muestra el impacto de al menos dos disparos más. Expertos en armas dicen que las balas usadas son expansivas, diseñadas para causar el mayor daño posible.

Ante la inexistencia de un organismo local para atender este tipo de situaciones, el viernes 15 de marzo acudí ante el Sub Secretario de Gobierno del Estado, Elías Antonio Prado Laguardia, habilitado como enlace de la instancia federal de atentados contra la libertad de expresión, dependiente de la Secretaría de Gobernación Federal.

Me atendió y canalizó mi queja ante la instancia federal.

A continuación, el Director de Recepción de Casos y Atención de Acuerdos de la Junta de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, Alejandro López Herrera, escucho mi relato y dispuso fuese atendido de inmediato por la Agente del Ministerio Público Anabel Cárdenas Castañeda, de la Fiscalía Especial de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión.

Ella a su vez me recomendó acudir ante la Fiscalía del Estado.

No tengo elementos para señalar a presuntos responsables. No es, tampoco, mi intención hacerlo de manera irresponsable. Sé y reconozco que el mío no es un caso aislado.

¿Miedo?, me preguntan… ¡desde luego!, solo quienes padecen un tipo de enfermedad mental especifica no lo sienten. No obstante, la vida me enseñó que valor no es la carencia de miedo, sino sobreponerse a él y seguir haciendo lo que debes y sabes hacer. En mi caso, ejercer el oficio de reportero.

Hasta aquí su relato.

FUE UN AVISO

De acuerdo a mi experiencia, este hecho fue un aviso. Si hubieran querido ejecutarlo lo hubieran hecho.

Basta recordar que un par de días después, el viernes 15 de este marzo un hombre armado tocó a la puerta de la casa del periodista Santiago Barrosoen San Luis Río Colorado, Sonora, al otro extremo del país, y lo mató a quemarropa. Así lo han hecho en otros casos.

Barrosofue así el cuarto periodista asesinado desde que Andrés Manuel López Obradorasumió el poder el 1 de diciembre anterior.

Era, como mi hermano en Chetumal, conductor de un programa de radio en San Luis Río Colorado, y director del portal de noticias Red 653 además de colaborador del semanario Contraseña.

Mi hermano conduce un programa popular de TV local y ha sido corresponsal de Excélsior y otros medios.

Artículo 19, una organización dedicada a asuntos de periodistas, contabilizó al menos 46 periodistas asesinados durante el anterior sexenio del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).

AMBIENTE REVUELTO, DE ODIOS

Apenas ayer, el periodistaRaymundo Riva Palacio, en su columna Estrictamente Personal, describió el momento que vive el periodismo mexicano.

Los ataques hoy a periodistas no sólo vienen de sicarios (que son contratados por poderosos del gobierno o del crimen organizado), sino del régimen de la cuarta transformación.

Riva Palacio describió precisamente esto, de cómo desde sus conferencias mañaneras el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, o a sus espaldas y con su apoyo su coordinador de Comunicación Social, Jesús Ramírez Cuevasarremeten contra periodistas y medios.

Desde estas posiciones de poder ambos descalifican sin pruebas y crean un ambiente de odio contra los periodistas y sus medios. La semana anterior youtubersque días antes se habían reunido y sacado fotos con Ramírez Cuevas llevaron seguidores a las puertas de Palacio Nacional a agredir a los reporteros que cubren cotidianamente las mañaneras de AMLO.

Otros, como el ITESO, han dado a conocer investigaciones que advierten de grupos de operadores de redes digitales que mantienen campañas de bots contra columnistas, periodistas incómodos o críticos al Gobierno de López Obrador.

Si a eso se le suma la inexistencia de una política clara de Comunicación Social de parte del Gobierno, que no sólo mantiene congelado el flujo de información sectorial sino de recursos publicitarios, el panorama resultante es de una absoluta incertidumbre para el medio.

En este contexto que el Gobierno de López Obrador haya emprendido una campaña de disculpas a familiares de personas ejecutadas por agentes oficiales o del ejército, es pura demagogia.

La verdad es que los periodistas no tenemos hoy en México, bajo este Gobierno, protección alguna, ni en nuestra integridad física o de nuestros bienes, y menos en nuestro ejercicio profesional o de medios.

Crear un ambiente de odios y carencias, de ausencia de reglas y recursos, y luego hablar y jurar desde Palacio Nacional que se respeta a la libertad de expresión es un par de grados más allá del cinismo y la demagogia.

MONREAL VE AHORA A LA BOLSA DE VALORES

A fin de garantizar el acceso efectivo a la justicia de todos los participantes del Mercado de Valores, el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal presentará hoy una iniciativa para incorporar la Acción Colectiva al Mercado de Valores.

Con ello se podrá, dijo, proteger los derechos de los accionistas minoritarios y evitar algún perjuicio derivado de acciones ilegales de accionistas mayoritarios además de que permitirá que los trabajadores puedan invertir sus ahorros de forma segura y evitar abusos.

Esta iniciativa contempla que si existiera una violación a la ley, cometida por accionistas mayoritarios de una emisora de valores, accionistas minoritarios podrán acceder a la justicia a través de la acción colectiva prevista en el Código Federal de Procedimientos Civiles.

La extensión del uso de las acciones colectivas al ámbito del Mercado de Valores, se indica, repercutirá en un beneficio al aparato jurisdiccional mexicano, pues uno de los objetivos de estas acciones es la economía procesal.

Este es justamente el instrumento legal que pretenden impulsar Monreal y su bancada para homologar la legislación mexicana del mercado de valores a las diversas legislaciones de países como Estados Unidos, Reino Unido y Australia.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Twitter: _rvizcaino