Incertidumbre

Como México, hoy el mundo es un galimatías. Todo de repente es incertidumbre.

Sumido en una ola de violencia e inseguridad como nunca, con más de 30 mil muertos a cuestas, Andrés Manuel López Obrador cerrará su primer año en el hundimiento económico, político y social.

La caída personal amenaza ser de espanto.

Bueno, hasta el partido que AMLO creó para ganar la Presidencia, Morena, amenaza con desmoronarse sumido en las ambiciones y confrontaciones sin límite de al menos sus dos principales dirigentes: Yeidckol Polevnsky y Bertha Luján. Las dos cercanísimas al mandatario, quien no ve como meter mano en ese desastre.

Hoy, a 3 y media semanas del culiacanazo, que de entrada provocó ya el más que inocultable rompimiento entre López Obrador y las Fuerzas Armadas, y el inicio de una caída importante en preferencias ciudadanas, y a una semana de la masacre a 3 mujeres y 6 niños -dos de ellos bebés-, de la familia mormona Le Barón en Sonora, el régimen de la llamada 4ta Transformación ha comenzado a dar tumbos.

La irritacío y mal humor presidenciales comienzan a dominar los días de López Obrador.

Este fin de semana AMLO ordenó un nuevo sondeo entre pueblos mayas de la Península de Yucatán para determinar si quieren o no la construcción del Tren Maya.

Si dicen que no, no se construye, afirmó.

Al aceptarlo abrió irremediablemente el proceso de cancelación de esa obra. ¿Quién ahora le va a entrar al financiamiento de ese tren?, ¿Slim?, ¿neta?

Hay quienes, como yo, ven en ese comentario la búsqueda de una salida honrosa para AMLO, quien ya fue avisado por su secretario de Hacienda Arturo Herrera, pero sobre todo por la realidad mexicana, que los ingresos del próximo año no alcanzarán para todo lo que el presidente se había propuesto y comprometido.

Terco como ha demostrado ser, no hubiera aceptado ser vencido en su empeño por construir el Tren Maya debido a falta de financiamiento. Pero si el pueblo dice que no, pues eso ya es otra cosa.

RECHIFLA EN PALACIO

El jueves pasado cerró la semana anterior con un mal encuentro de legisladores de Morena y aliados con López Obrador.

El encuentro al parecer concluyó sin despedida de AMLO y con rechiflas de algunos de sus diputados y senadores.

Según una crónica del columnista Salvador García Soto y replicada por otros periodistas, que hasta hoy no han sido desmentidos, algunos de los asistentes intentaron convertir el acostumbrado monólogo triunfalista del tabasqueño en un necesario diálogo.

Aquello obviamente no le gustó al anfitrión quien sin más les espetó que ya algunos del grupo, era obvio, se habían convertido en "conservadores". O lo que en el diccionario de AMLO significa ser "traidores".

Algunos legisladores del PES, PT y Morena querían pedirle regresar al sistema de aplicación de presupuestos vía diputados a sus distritos para poder cumplir con peticiones y el trabajo de gestión.

AMLO no los quiso escuchar y en medio de malas caras y rechiflidos, sin decir ni pio, se fue, los abandonó.

¿Qué va a pasar ahora?

Pues todo es muy incierto, caracho, como dice Gil Gamés.

El caso es que esos legisladores, que ya se atrevieron a enfrentarlo, son quienes tienen que tramitar y aprobar el presupuesto de Egresos para 2020 en estas dos semanas siguientes.

La incertidumbre aquí es mayor.

EL SENADO SE INCENDIA

Ese jueves, para Ricardo Monreal y algunos de sus cercanos no sólo fue de preocupación por lo ocurrido con AMLO, sino que no acababa de salir de Palacio Nacional cuando ya estaba metido de lleno en una guerra inesperada.

La cúpula senatoria de Acción Nacional, en coordinación con la dirigencia nacional de su partido, exhibían en redes un video donde se percibía que el zacatecano metía a una urna transparente dos boletas, en lugar de una, durante la votación para elegir nuevo presidente de la CNDH.

La acusación era gravísima. El PAN denunciaba fraude y afirmaba que quien lo había cometido era precisamente Ricardo Monreal, el coordinador de los senadores e Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política.

Acompañado de su equipo, Monreal regresó al Senado para dar una conferencia y mostrar a su vez el mismo video, pero en cámara lenta, y desde varias tomas, donde se ve que lo que se percibe como dos boletas, es en realidad el desdoblamiento de una hoja tamaño carta donde emitió su voto.

A partir de ese momento la guerra panista contra Monreal y la bancada de Morena, pero especialmente en contra del nombramiento de la activista y excandidata de Morena Rosario Piedra -hija de doña Rosario Ibarra de Piedra-, escaló y amenaza incluso con llegar a la violencia mañana martes cuando la nueva funcionaria deba tomar protesta ante el Pleno.

La incertidumbre en este caso tiene varias vías: ¿se repondrá la votación?, ¿todo quedará en un nuevo recuento de votos?, ¿cómo tramitará Monreal el levantamiento de los senadores del PAN?, ¿Se fracturó ya la civilidad política en el Senado?

Insisto: todo hoy en el Senado es incierto.

EN UNA SEMANA TODO CAMBIÓ

Así como aquí anda todo de cabeza, en el mundo durante estas últimas semanas, días, todo cambió.

Ayer en Bolivia las fuerzas armadas y la policía decidieron retirar su apoyo a Evo Morales, quien no tuvo más remedio que renunciar de inmediato a la presidencia. Anoche la fiscalía boliviana emitía una orden de aprehensión en su contra. López Obrador le ofreció asilo en México, pero Evo dijo que no tenía pro qué huir de su país.

Todo advierte que pronto estará preso acusado por las muertes causadas por la represión militar contra el movimiento indígena y popular de semanas en su contra.

En Brasil la sorpresiva liberación de Luiz Inacio Lula da Silva, coloca de inmediato contra las cuerdas al gobierno del militar y político ultra Jair Messias Bolsonaro, quien no ha logrado controlar ni la inseguridad ni la violencia como tampoco darle estabilidad económica y social a ese enorme país.

A su salida de la cárcel, Lula fue inmediatamente rodeado por sus simpatizantes con quienes se trasladó a su sede política para anunciar acciones en contra del gobierno de Bolsonaro.

En Chile el destino del presidente Miguel Juan Sebastián Piñera es igualmente incierto. Por más que promete y cambia el levantamiento popular en su contra crece y no amaina. Lo único que lo sostiene es el apoyo de los militares. Algo que es muy posible que cambie con lo ocurrido en la vecina Bolivia.

ESPAÑA, RESULTADOS

Ayer los resultados de las cuartas elecciones nacionales en 4 años en España, dejaron un resultado más incierto que las anteriores.

El voto de los ciudadanos dio esta vez 120 escaños al PSOE, 7 menos que la vez anterior; 88 al Partido Popular, 22 más que la vez anterior; al ultraderechista VOX le dieron 53 escaños, 29 más que en los anteriores comicios; al izquierdista Podemos del desaliñado y greñudo Pablo Iglesias, le bajaron de 42 a 35 escaños y al derechista Ciudadanos dirigido por Alberto Carlos Rivera Díaz le dejaron solo 10 de los 57 escaños que tenía para ser el grupo más castigado.

Como Usted sabe, España se rige por mayorías parlamentarias para escoger a su Presidente y con esta formación política ideológicamente muy enfrentada, va ser muy difícil que Pedro Sánchez, del PSOE, pueda formar gobierno.

Con eso el destino de España es de los más inciertos en todo el mundo.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Twitter: _rvizcaino