¿Y ahora?

¡Cierto!... la trifulca, el encontronazo, el más que desacuerdo de la noche del martes en el Senado entre las bancadas del PAN y Morena no fueron ajenos a la vida parlamentaria en el mundo.

Claro que aquí y en otros congresos, en otros Senados y en otras Cámaras de Diputados han ocurrido confrontaciones violentas, injuriosas surgidas del desacuerdo y de puntos de vista distintos entre unos y otros.

Y de "otras intenciones" como cuando los seguidores de Andrés Manuel intentaron impedir en diciembre de 2006 la toma de posesión de Felipe Calderón en San Lázaro.

¡Ese sí que fue un encontronazo!

Aquí ahora las cosas no habían llegado hasta donde se dieron la noche del martes por más que en los últimos 14 meses de la presente legislatura se han tramitado asuntos, nombramientos, reformas por demás polémicos y controvertidos.

El caso es que ocurrió. Y los grupos y sus coordinadores quedaron fracturados. Se perdió la confianza. Y hay senadores que, a partir de esos hechos, si se encuentran de frente, van a sacar chispas.

Lo grave no es que puedan darse un entre, que puedan mentarse la madre, que ya no quieran ni siquiera verse ni hablarse, sino que lo ocurrido arrasó con la capacidad de diálogo y acuerdo entre ellos.

Y faltan 5 años más para que concluya esta legislatura en el Senado. Y deberán sacar adelante muchos asuntos en beneficio del país.

Nomás de entrada están pendientes las reformas del Poder Judicial propuesta por Monreal y su otra iniciativa para regular comisiones bancarias, sin hablar de la reforma Nieto -la que permitiría al rottweiler que responde al nombre de Santiago Nieto bloquear cuentas bancarias a diestra y siniestra, desde la Unidad de Inteligencia, en contra de quien se le pegue la gana-, y nombramientos de ministros y consejeros electorales.

Está pendiente lo de disminuir prerrogativas de partidos políticos y de aprobar o no presupuestos para por ejemplo el INE.

En medio de todo esto el rompimiento más importante se da entre las fuerzas mayoritarias Morena-PAN, y directamente entre sus coordinadores, Ricardo Monreal y Mauricio Kuri.

Ambas partes parece que están dispuestas a escalar esta confrontación. Los senadores del PAN ya sumaron a sus gobernadores a la pelea, y ya anunciaron que impugnarán en todos los niveles, los organismos nacionales e internacionales, la designación de Rosario Piedra como presidenta de la CNDH.

Todo eso y más advierte que el reencuentro de sus dirigencias, sus coordinadores, sus grupos será difícil. Ojalá no imposible.

Ya pasó el nombramiento y ambos y sus fuerzas salieron dañados. Ahora viene el tiempo del recuento de hechos y de curar agravios.

Lo que ocurra de hoy en adelante en la Comisión Nacional de Derechos Humanos, de lo que haga y diga la nueva presidenta Rosario Piedra, mostrará quien tuvo la razón y cuál de ellos erró.

De entrada ambos lados apostaron mucho en nombramiento del nuevo titular de la CNDH. Unos a sacar adelante a como diera lugar ese nombramiento, y los otros a impedirlo.

Las escenas, las actitudes de unos y otros, fueron muy lamentables, indignas, y el avance tecnológico las registró para sus historias personales y del país.

Triste caso.

¿Y que decir del objeto de sus deseos? La señora Rosario Piedra llegó descalificada. No me imagino lo que pueda hacer esta señora desde donde ahora está. Ya no es disidente, ni víctima de nada. Es presidenta de la CNDH, y tiene que resolver el tema de violación de Derechos Humanos en defensa de los ciudadanos. Y eso se resuelve mediante la aplicación de la norma y la Ley, no del sentimiento o de una posición de agravios personales, no de fobias ni venganzas.

Mañana se cumple el plazo para aprobar el Presupuesto de Egresos en San Lázaro para 2020 y todo está envenenado.

CERCAN SAN LÁZARO

Y mientras grupos de inconformes cercan San Lázaro en reclamo de ser atendidos presupuestalmente, la panista Laura Rojas, presidenta de los diputados y el morenista Alfonso Ramírez Cuellar, presidente de la Comisión de Presupuesto aseguran que no sólo se dará satisfacción a todos los reclamos, sino que el gasto federal para el próximo año se aprobará mañana en una sesión larga, de debates y encontronazos.

El presidente de la Comisión de Presupuesto dijo por su parte "vamos caminando, vamos bien, dialogando, platicando, construyendo los acuerdos.

"Estamos integrando todo el proceso de reasignaciones; entonces, es una situación difícil.

"Como ustedes saben (dijo a los periodistas), los recursos adicionales de la Ley de Ingresos sumaron 11 mil millones de pesos, y después de toda la distribución, a partir de la Ley de Coordinación Fiscal, se tienen solamente disponibles 3 mil 800 millones de pesos; entonces, todo lo que estamos integrando y buscando son procesos de reasignación que todavía no hemos terminado".

Sin embargo insistió en que el avance en la integración de las exigencias de grupos y otras autoridades está por concluir. Ante la insistencia de los periodistas por saber cual será la cantidad a ser reasignada, Ramírez Cuellar indicó que sólo quedaron 3 mil 800 millones y que, de los 11 mil millones de pesos adicionales que salieron en la Ley de Ingresos, "prácticamente todo se fue a fortalecer el Ramo 28, el de las participaciones".

Consideró que una de las áreas más conflictivas es la de la ganadería mexicana en materia de sanidades y de fomento ganadero.

ATROPELLADOS

Por cierto, quienes resultaron vapuleados luego de la gresca de la noche del martes, fueron Miguel Ángel Osorio Chong y su minibancada senatorial priísta a quienes Mauricio Kuri y los panistas acusaron de haber votado a modo para que luego Ricardo Monreal ´pudiera darle curso a la toma de posesión de Rosario Piedra como nueva titular de la CNDH.

En descargo de culpas, ayer Osorio Chong insistió en que no hubo tal cosa. Que los senadores del PRI votaron en contra de la moción para reponer una tercera votación porque lo que los tricolores buscaban era que se repusiera todo el procedimiento.

Votar una cuarta ocasión hubiera violado la Constitución dijo.

Lo que exigieron los tricolores fue regresar todo a comisiones para que se integrara una nueva terna para nuevamente someterla a consideración al Pleno del Senado.

"Eso es lo que queremos las y los senadores del PRI, por eso vamos a votar en contra de esta moción de repetir solo la votación, porque repetirla sería tanto como decir que no hubo votación y que no hubo un resultado, y sí lo hubo. No se alcanzaron las dos terceras partes", subrayó a su vez Claudia Ruiz Massieu.

Y Jorge Carlos Ramírez Marín advirtió: "no vamos a permitir legitimar un procedimiento que se llevó a cabo con errores graves, particularmente en el cómputo. Aceptarlo, repetirlo, sería que el poder del Pleno legitime absolutamente lo que se hizo. Por ello, enfatizó, el PRI va a votar en contra de esta propuesta".

Por lo anterior, las y los senadores priistas votaron a favor de la legalidad, de cumplir con la constitución y la ley.

Hay que precisar, indicó, que el artículo 102 de la Constitución es muy claro: requiere la votación de las dos terceras partes de los senadores presentes para elegir al titular de la CNDH. No de los votos, sino de los presentes.

En ese orden, el artículo 10 Ter, de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos señala que si no se reúne la mayoría calificada (como fue el caso, con 76 sufragios de los 116 emitidos), las comisiones deberán presentar una nueva terna.

El acuerdo correspondiente de la Junta de Coordinación Política estableció que si después de tres votaciones, no se lograban los votos necesarios (2/3 partes), entonces el proceso iniciaría de nuevo desde comisiones.

Así las cosas, no se puede afirmar que el voto de los priístas es responsable de lo que al final se hizo, indicaron.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Twitter: _rvizcaino