Martes, 18 Mayo 2021 21:06

Muere Jesús Santrich, guerrillero disidente de las FARC, en un ataque en Venezuela

Escrito por Elpais.com

El guerrillero Jesús Santrich ha muerto este martes en Venezuela en un enfrentamiento entre grupos armados, según han adelantado medios locales. Dos fuentes extraoficiales han confirmado el hecho a este periódico. El Gobierno de Colombia dijo que sus servicios de inteligencia tenían indicios de que Santrich había muerto en un intercambio de disparos, pero que trataría de verificarlo. “Información de inteligencia señala que presuntos enfrentamientos ocurridos ayer en Venezuela habría muerto alias “Santrich” y otros delincuentes”, tuiteó el ministro de Defensa, Diego Molano.

El disidente de las FARC, una de las piezas clave en el proceso de negociación de La Habana, permanecía escondido en Venezuela porque Estados Unidos le reclamaba por conspirar para exportar 10 toneladas de cocaína. Su fuga en 2019 cuando acababa de tomar posesión como congresista puso en cuestión el proceso de paz entre el Gobierno y las FARC que desmovilizó a 13.000 combatientes.

Este es el golpe más importante hasta ahora contra la disidencia de la que fue la guerrilla más poderosa de Latinoamérica. Santrich se unió hace dos años a otro guerrillero, Iván Márquez, para continuar levantado en armas contra el Gobierno colombiano. Ambos discrepaban del proceso de paz al que se había atenido Rodrigo Londoño, alias Timochenko. Las disidencias libran desde hace dos meses un combate en territorio venezolano contra el ejército de ese país a orillas del río Arauca, en la frontera entre Colombia y Venezuela. Es la mayor operación militar lanzada por Caracas en décadas. El ministro de defensa venezolano, Vladimir Padrino, denunció la semana pasada que ocho de sus militares han sido secuestrados por los insurrectos.

El verdadero nombre de Santrich era Seuxis Paucias Hernández Solarte. Jesús Santrich era el nombre de un compañero de universidad asesinado. Usó ese apodo en su honor cuando se incorporó a la guerrilla. Y con ese nombre ha muerto, ya que nunca regresó del todo a la vida civil. Cuando en 2012 le preguntaron si las FARC estaban dispuestas a pedir perdón a las víctimas Santrich respondió: “Quizás, quizás, quizás”. Años después se disculpó por esas palabras.

 

Sus últimos años de vida resumen la enorme complejidad que ha supuesto la búsqueda de la paz en Colombia tras medio siglo de guerra civil. Santrich, un guerrillero casi ciego que se guiaba con un bastón, participó en las negociaciones de La Habana. Allí llamó la atención por su dogmatismo y poca flexibilidad. Su actitud contrastaba con la de otros comandantes de las FARC dispuestos a regresar a la vida civil tras décadas en la selva combatiendo al ejército colombiano y secuestrando y cobrando extorsiones a civiles para sufragar su lucha. Antes de que echara andar el proceso Santrich fue detenido por tráfico de droga y encerrado en una cárcel de máxima seguridad en Bogotá. En mayo de 2019, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el tribunal encargado de juzgar los crímenes del conflicto armado, dispuso su liberación y aplicó una garantía de no extradición a Estados Unidos, como contemplan los acuerdos de paz.

La liberación de Santrich provocó un terremoto político. El ala más radical de la derecha, encabezada por el expresidente Álvaro Uribe, creyó ver en este gesto la prueba de que el Estado se rendía ante las FARC. Ese fue siempre su principal argumento de oposición al proceso de paz. Dimitió el fiscal general de entonces y la primera ministra de Justicia del presidente Iván Duque, que heredó la tarea de implementar un proceso, iniciado por el expresidente Juan Manuel Santos, en el que muchos de su partido no creen. Finalmente Santrich podría afrontar los cargos en su contra como congresista. Su llegada a la cámara de representantes caldeó el ambiente y Santrich, a los pocos días, se fugó. Optó por volver a las armas, la clandestinidad, la selva, y se unió a Iván Márquez, otro negociador jefe que no se reintegró en la sociedad.

Poco después los dos aparecieron en un vídeo rodeados de hombres armados. Santrich llevaba sus características gafas negras y un pañuelo palestino. “Nunca fuimos vencidos ni derrotados ideológicamente. Por eso la lucha continúa. La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas”, decía Márquez.

Desde entonces el Gobierno pedía una recompensa de 620.000 dólares por información que condujera a la captura de Santrich. La corte suprema había autorizado esta semana su extradición en caso de que lo atraparan. No ocurrirá. Jesús Santrich encontró la muerte después de haberse negado a ser, de nuevo, Seuxis Paucias Hernández Solarte.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región