Lunes, 15 Junio 2020 09:17

Proyectos aplazados

Escrito por RAÚL NATHÁN PÉREZ

1).- Justificado escepticismo

“Y todo lo que se hace a medias, es siempre causa de desazón”, decía Joseph Conrad, en una de sus legendarias novelas: Victoria. (Bruguera, Barcelona, 1981, p. 36). Presumo, sin pesimismo, que ésa es la historia de nuestros grandes proyectos carreteros. La vía a la Costa, a casi un año de la visita de AMLO, el 28 de junio de 2019, sólo ha avanzado un 5.57%, es decir, tiene en total el 59.64% de avance. En la de Mitla-Tehuantepec, el proyecto parece haberse detenido. Y hasta derrumbes para acabarla de amolar. Se mantiene igual que en la visita presidencial, con un avance físico de 67.63%. La fuente es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). (El Imparcial, 24 de mayo, 2020, p. 1).

Pero de repente se aparecen funcionarios federales de medio pelo y junto con los locales hacen recorridos. Van y vienen por las obras carreteras. Declaraciones y demagogia. Puro atole con el dedo. Como “los zopilotes estreñidos” de gobiernos anteriores: “planean, planean, pero no obran”. Se entiende que hoy la pandemia obliga a aplazar obras. Un mal fario es que siempre seamos nosotros –los mismos de siempre- los más castigados. Varias empresas han fracasado en nuestras dos principales obras carreteras. Incluso consorcios como ICA o Carso. ¡Ah, pero se les premian, con jugosísimos contratos, como en el Tren Maya!

2).- Proyectos viejos y acartonados

La súper carretera al Istmo es un proyecto viejo. Estaría cumpliendo ya 20 años. Fue eje de los discursos del ex gobernador José Murat, incluyendo “un ramal a Huatulco”. Se estancó en el gobierno de Ulises Ruiz y revivió un poco en el de Gabino Cué. Entraron en operación dos tramos: Oaxaca-Mitla-Albarradas y Santiago Lachiguiri-Tehuantepec. Pero la parte central no ha avanzado un ápice. El anhelo de los oaxaqueños –y más de los istmeños- ha sido, hasta hoy, sólo un sueño. Cada nueva administración toma nuevos bríos. Poco a poco se va desinflando como globo.

La súper carretera a la Costa, de Barranca Larga a Ventanilla, es un caso inédito de lentitud, burocratismo, chantaje. Una verdadera odisea que pone en claro la sentencia de que “las carreteras más caras del mundo, son las de Oaxaca”. Y tienen razón. Ahí han fracasado varias empresas. La primera “Omega, S.A. de C.V.”, luego ICA. Su

costo se ha multiplicado. Algunos factores: el chantaje de comunidades, el exceso en el pago de derecho de vía y la extorsión de los Comisariados de Bienes Comunales, entre otros. Ya los oaxaqueños tomamos a guasa que, muy pronto, ir de la capital oaxaqueña a Puerto Escondido, será cuestión de poco más de dos horas. AMLO dijo que en 2022 estará terminada. Lo dudamos.

3).- Y el Corredor Interoceánico (CIIT)

Los trabajos del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) ya arrancaron. El domingo 7 de junio, acompañado de los gobernadores Alejandro Murat y Cuitláhuac García, de Veracruz, AMLO dio el banderazo. Se entiende el optimismo de nuestro ejecutivo estatal. Pero detrás de todo ello, hay una velada omisión de la Federación, para reconocer que Oaxaca no figura entre sus prioridades. ¿Está en realidad la entidad en el radar del gobierno federal o seguimos en el engaño? EPN se llenó la boca echando andar proyectos que al final fueron un fracaso. Las ZEE y el gasoducto Salina Cruz-Jaltipan. Una farsa. Pero nada del viejo proyecto de la súper carretera.

Uno: Se pretende desarrollar la región istmeña, sin tomar en cuenta la vía carretera que la comunicará con la capital oaxaqueña y la del país. Un proyecto viejo –el tren interoceánico- con una carretera –la 190- igual de vieja. El primero fue un anhelo porfiriano; el segundo, tiene más de ochenta años. Dos: a la principal pionera de energía renovable y limpia; una generadora de inversiones nacional y extranjera, la eólica, la han traído entre ojos. ¿Qué lectura tendrán las empresas –obvio, ninguna local- que habrán de acompañar el desarrollo del CIIT, en los años por venir? Sin duda, desconfianza, inseguridad e incertidumbre.

 

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

 

--- La pandemia del Covid-19 sigue cobrando víctimas. Ni “esta domada” ni “la curva se ha aplanado” o la del viernes pasado: “en la pandemia ya vamos para abajo”, pero la invitación presidencial para salir a la calle y dominar el miedo, ahí está, junto con sus temas existenciales del Bloque Opositor Amplio (BOA), sus fantasmas oníricos, que lo mantienen en vela o la insistencia de darle al octogenario más corrupto y tránsfuga del país, Manuel Bartlett, el control absoluto de la energía eléctrica.

---Mis condolencias a Pedro Luis Ceballos, amigo y profesional de la radio, por el sensible fallecimiento de su señora madre. Otra pérdida irreparable y dolorosa. Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax