Jueves, 26 Noviembre 2020 09:20

LAS CONTRADICCIONES DEL CASO ROSARIO ROBLES

Escrito por José Villalobos Gallegos

Tras 15 meses de estar presa, la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, sigue insistiendo en su inocencia en la trama conocida como la “Estafa Maestra”, aunque quiere convertirse en testigo colaborador de la Fiscalía General de la República (FGR), acogiéndose a un criterio de oportunidad, lo que formalmente implicaría el reconocimiento de su responsabilidad en los dos delitos de ejercicio indebido de funciones por los que está acusada, según dieron a conocer sus abogados defensores.

La exfuncionaria tiene prisa por obtener su libertad, sobre todo ante la amenaza de la Fiscalía de que pediría una nueva orden de aprehensión en su contra, esta vez por delincuencia organizada, lo que precipitó que Robles acordara con su defensa cambiar de estrategia.

En el caso de Robles, la autoridad ha aplicado un doble esquema: Mientras al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, se le permite seguir su proceso en libertad, a pesar de que este admitió haber recibido sobornos de la empresa Odebrecht, a la también exsecretaria de SEDATU se le mantiene en prisión preventiva por el riesgo de que pudiera evadirse, lo que fue argumentado por la FGR presentando ante el juez una licencia de conducir de Robles aparentemente apócrifa.

Es decir, la Fiscalía ha utilizado todo tipo de recursos, incluyendo algunos que se presumen ilícitos, para que Robles Berlanga siga en prisión, lo que evidentemente le ha dado ventajas -políticas y jurídicas- al Ministerio Público Federal. Al mismo tiempo su defensa ahora ha cedido a las presiones de la FGR, mostrando una estrategia endeble y contradictoria que tiene cierto impacto mediático, pero que en términos jurídicos es difícil de sostener.

El ex canciller Luis Videgaray Caso sería el principal inculpado por la ex funcionaria, quien negó estas acusaciones y afirmó ser objeto de una difamación, y del mecanismo que llamó “me salvo culpando a Videgaray”, a propósito de los exfuncionarios de la administración

pasada que enfrentan procesos legales y que lo han señalado como la cabeza de los esquemas de corrupción que presuntamente se dieron entre 2012 y 2018.

Lo impreciso de esta estrategia no solo son sus contradicciones, entre lo que dijo Robles en Twitter y lo declarado por el abogado Ramírez Muñoz, sino que -para acogerse a un criterio de oportunidad- primero se deben haber “reparado o garantizado los daños causados a la víctima u ofendido” por parte del imputado, de acuerdo con lo que señala artículo 256 del Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP).

Si consideramos la acusación de la Fiscalía, es el erario, que se maneja desde el gobierno federal, el ofendido por los delitos que presuntamente habría cometido la exfuncionaria, por lo que esta, deberá acordar una garantía para reparar la afectación que se calcula fue de 5,000 millones de pesos.

Al mismo tiempo, , Robles tendrá que dar al Ministerio Público Federal información suficiente, “esencial y eficaz, para la persecución de un delito más grave del que se le imputa”, y esto no implica -necesariamente- acusar solo a funcionarios superiores o del mismo nivel jerárquico que el que tenía la exsecretaria de Estado.

En ese tenor, la ley es clara: la información que el acusado debe proporcionar para acceder a un criterio de oportunidad debe permitir a la Fiscalía perseguir un delito más grave que el que se le imputa, en este caso, a Robles. Se trata de conductas que pueden haber sido cometidas por cualquier funcionario, independientemente del puesto que desempeñaba.

No obstante, aunque la ley penal no deja ninguna duda, en este tema el litigante Sergio Arturo Ramírez Muñoz insistió en que van tras el excanciller Luis Videgaray.

“Nuestra intención no es Emilio Zebadúa (subordinado de Robles en la Secretaría de Desarrollo Social), en el criterio de oportunidad no podemos ir para abajo, en el criterio de oportunidad no podemos ir en

grados jerárquicos hacia abajo, tenemos que ir hacia arriba, y hacia arriba la única persona que tiene realmente una responsabilidad, o que podría tener una responsabilidad no solo en esto, sino en muchas otras cuestiones que tienen que ver con el gobierno de Enrique Peña Nieto, es Luis Videgaray Caso”, insistió Ramírez Muñoz.

Con todo esto, solo queda esperar los términos que establecerá la FGR para desistirse de la acción penal en contra de Rosario Robles, y considerarla testigo colaborador, pues serán estos lineamientos, y no los que supone la defensa, los que determinarán si la exfuncionaria obtiene su libertad.