Jueves, 14 Enero 2021 08:18

CRISIS EN EL CENTRO NEURALGICO DE NUESTRO PAIS

Escrito por José Villalobos Gallegos

Fue ambiciosa la promesa que le hizo la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, a la población capitalina al tomar posesión producto de una elección legítima y una copiosa votación. Pero a lo largo de su gestión, su administración ha quedado marcada por conflictos y protestas, que ya antes de la pandemia, le habían provocado problemas a la economía de la capital. Hoy se ha convertido en una crisis por no asumir la responsabilidad que le corresponde, y estar supeditada a las órdenes de palacio.

Esta crisis se ha manifestado en el aumento de la presencia del narco, delitos de alto impacto, la pandemia del coronavirus, donde los contagios se han acelerado, con lo cual se ha visto saturado el sistema hospitalario de la ciudad, y por si no fuera poco, la protesta de los restauranteros, quienes este lunes anunciaron la apertura de sus establecimientos, a pesar de que el semáforo epidemiológico está en rojo y solo pueden vender comida para llevar desafiando la autoridad de la Jefa de Gobierno. Y bueno, delicada situación se vive por el colapso en el Metro capitalino, que tarde o temprano iba a suceder, por la falta de mantenimiento debido a la escases de recursos económicos y ante la falta también de un titular del área que lleva a cabo estos trabajos.

Decíamos en anteriores opiniones, que el New York Times tiene datos respecto a que el Gobierno federal debería haber puesto el semáforo rojo en la Ciudad de México (CDMX) y el área metropolitana desde inicios de diciembre pasado. Según una investigación del medio, para el cuatro de diciembre ya se había superado la tasa de ocupación hospitalaria que habría obligado a cerrar la economía por la pandemia. Aun así, las autoridades habrían “engañado” al público de la severidad de la pandemia otras dos semanas. Es por eso que la crisis le ha estallado a la jefa de Gobierno capitalina.

Desde el inicio de la pandemia, el Gobierno federal decide el semáforo de cada entidad con una fórmula que toma en cuenta infecciones, muertos y tasa de ocupación hospitalaria. Pero de acuerdo con el

NYTimes, citando documentos internos, para la CDMX no se uso la misma fórmula o las mismas cifras que se dieron a conocer al público en general. En su lugar, se habrían usado datos, más bajos, para evitar que COVID-19 cerrara negocios a inicios del mes de diciembre pasado, y en esto fallo la gobernante capitalina porque sumisamente obedeció los designios de palacio nacional.

Decíamos también en colaboración pasada que es urgente tomar medidas inmediatas a nivel federal, para proteger el empleo y el ingreso de los trabajadores que han quedado desempleados o subocupados, así como apoyar a los trabajadores informales que han visto caer sus ingresos. La gran mayoría de ellos se ubica en los estratos de más bajo salario y son altamente susceptibles de pasar a una situación de pobreza. Esto implica, por otra parte, ayudar a proteger la sobrevivencia del mayor número posible de fuentes de trabajo para que, en su momento, pueda iniciarse más rápidamente la recuperación.

Esperar una recuperación de la actividad económica siguiendo con la misma política no parece razonable, aun cuando se terminaran las medidas de confinamiento, lo que todavía no está ocurriendo pues la epidemia se prolonga.

Estas últimas semanas han sido un completo caos en el centro neurálgico del país, con respecto al control de la pandemia de COVID-19. Desde el 11 de noviembre que las autoridades de la CDMX, aún sin haber emitido el semáforo rojo, lanzaron una alerta por el virus. El objetivo era concientizar a la población sobre el estado de la enfermedad y conseguir que la gente dejara de salir de sus casas. Lo cual no se logró.

Se colapsa la capital del país por el alto contagio por Covid-19 y por la falla en la columna vertebral del transporte público, el Metro y demás problemas, y los funcionarios encargados de corregir tal situación, solo opinan con evasivas, para buscar en otros lados a los responsables de tal desbarajuste. Y lo peor está por venir.

Más en esta categoría: « EL COMENTARIO DE HOY