Lunes, 25 Enero 2021 06:56

Clanes, tribus y caciques

Escrito por RAÚL NATHÁN PÉREZ
1).- Una izquierda ad hoc
Las peores fracturas; los peores ajustes de cuentas, han tenido a la izquierda como principal protagonista. Dirigentes sin carisma, convenencieros, mercenarios. Golpean con la izquierda, pero reciben beneficios de sus adversarios en el poder, con la derecha. Vean cómo viven para darse cuenta del doble discurso; la doble moral. Mutaron de la ropa comprada en abonos o tiendas populares, a marcas de caché. De casas de interés social a barrios residenciales.
De los tacos de “Los Michoacanos” y “Los Agachados” del Mercado “20 de noviembre”, a restaurantes de moda de la Colonia Reforma. Del mezcal hincha-patas y “canelitas” de los bebederos de Aldama o “del verde” de “La Poblanita”, a lo mejor del espadín, tobalá, tobasiche, cuishe, coyote, jabalí, arroqueño o madre-cuishe. Si alguien lo duda, puede preguntarles a algunos de nuestros flamantes diputados federales o locales, prototipos de esta mutación, del huarache veloz a zapatos Ferragamo.
2).- Pregoneros de la demagogia
El discurso por los pobres, ¿pero a cuáles se refiere? La conveniencia por delante. Vean nada más al grupo de “Los Chendos”. Antes del deceso de Félix Serrano, o iba uno u otro o la hija. Clanes familiares al poder. O la COCEI, dividida en seis. Desde el Santón mayor y hoy consejero de la CFE, Héctor Sánchez López, hasta los vástagos del desaparecido Daniel López Nelio, en la ubre desde los años 70.
Pasando por hijos, hermanos, primos o socios. Polo de Gyves, Alberto Reyna, Óscar Cruz López, Mariano Santana, Chucho Romero, Lenin López, et al. O la Unión Campesina Democrática (UCD), fundada por los hermanos Salomón y Amador Jara, que durante una década tal vez, mantuvieron el control del PRD. Quitaban y ponían. El primero migró a Morena, pero el hermano se mantuvo en la casa matriz. Ahí abrevaron Rey Morales –“Mi rey de Monterrey”, como lo bautizó el Coco Castillo- y Tomás Basaldú, que quiere repetir por Pinotepa.
3).- Las nuevas tribus y clanes
Los demonios se soltaron en lo que queda del PRD, cuando se suscribió la alianza con el PRI y PAN. Aunque no lo crean, en los restos que dejó la tránsfuga a Morena, aún pervive en Oaxaca la entelequia denominada sol azteca. Y empezó la rebatiña. Los inconformes con el reparto de candidaturas, encabezados por el edil de Santa Cruz Xoxocotlán, Alejandro López Jarquín –que quiere tener a toda la familia en la ubre- arremetieron. Y en una “asamblea” amañada de una fantasmal Comisión Estatal, impuso a su hermano, Carlos, como dirigente. La trae casada con el dirigente formal, José Julio Antonio Aquino. Su ex antecesor en la presidencia municipal, es también dado a meter a la familia al ajo político. Ahí está la diputada local Elim Antonio, ahora independiente, igual que Aleyda Serrano, hija de Rosendo, del Grupo de “Los Chendos”.
4).- Ni ideología ni principios
¿Qué guía a la izquierda oaxaqueña enquistada en PRD, Morena o Partido del Trabajo (PT), que no sea la ambición y el beneficio personal? Ni ideología ni principios. Lo veremos con el reciclaje de especímenes con curul en San Lázaro o San Raymundo Jalpan, que quieren repetir. Lo vemos en las fricciones entre Salomón Jara, franquicitario de Morena y su símil del PT, Benjamín Robles, al rechazar las descabelladas pretensiones de éste. Clanes, tribus y cacicazgos.
Cínicos y mercenarios. El primero ya quiere ser gobernador para convertir a Oaxaca en un nido de delincuentes. El segundo, manejar una entidad ajena, en donde sólo vino a hacer su roncha.
BREVES DE LA GRILLA LOCAL:
--- Crímenes, ejecuciones y feminicidios, es el pan de todos los días en Oaxaca. Aun así, la vieja y desgastada cantaleta de que somos una de las entidades más seguras del país. La semana pasada, tres jóvenes músicos fueron levantados entre El Ciruelo y Santo Domingo Armenta, en la Costa. Y los ejecutaron. Hace tres semanas, otros tres jóvenes, también músicos, corrieron igual suerte en jurisdicción de San Vicente Coatlán. Pero para los responsables de la seguridad, vamos a toda madre.
Más en esta categoría: « Ilusos y desencantados (I)