Imprimir esta página
Jueves, 11 Febrero 2021 06:54

EL AVANCE DE LA MORTALIDAD EN MEXICO ANTE COVID

Escrito por José Villalobos Gallegos

Según datos de la Universidad Johns Hopkins que lleva un seguimiento sobre el comportamiento de la pandemia a nivel mundial, México se convirtió este lunes en el país con la mayor tasa de mortalidad por Covid-19 en el mundo. (Porcentaje de personas que fallecieron por la enfermedad entre el número de afectados por ésta).

El informe de la institución señala que por cada 100 personas que contrajeron la enfermedad en México mueren 8.6% duplicando el número del segundo lugar, que ocupa Perú con 3.6%, seguido por Italia con 3.5%.

De igual forma, la institución dijo que, pese a las cifras, la tasa de mortalidad entre países puede diferir por factores como el número de personas analizadas, pues con más pruebas, se identifican personas con casos más leves. Esto reduce los casos de muerte.+

Otro factor que hay que tomar en cuenta es la demografía, ya que la mortalidad tiende a ser mayor en las poblaciones de mayor edad y por las características de su sistema de salud, es decir, la mortalidad se incrementa a medida que los hospitales se saturan y carecen de recursos.

En un estudio, que considera variables de población, sanidad y socioeconómicas, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) revela una radiografía de cómo ha afectado la pandemia de COVID-19 a los países de América Latina y cómo ha sido la respuesta de los gobiernos.

En este contexto, México aparece como el país de América Latina y el Caribe con la tasa de letalidad más alta entre las personas afectadas por COVID-19.

Aunque el estudio explica que si se analiza incidencia acumulada de casos positivos, la de mortalidad y la cantidad de pruebas hechas a la población para confirmar la infección, se observa que hay países como Chile y Panamá con alta tasa de incidencia de casos a los 90 días pero baja mortalidad, lo que puede explicarse por la mayor cantidad de

pruebas realizados por millón de habitantes en esos países. Es decir, si un país hace más pruebas, detectará más casos positivos, y entonces habrán muerto menos personas por COVID, por la atención oportuna.

Una mayor letalidad también puede estar relacionada con la disponibilidad de recursos en materia de salud para hacer frente a la pandemia. En los sistemas con menores recursos de infraestructura y recursos humanos puede haber un mayor número de muertes, y viceversa. Tal parece que es el caso de México.

En el mundo fallecen más de 30,000 personas cada día víctimas del Coronavirus. Una enfermedad que aún carece de un tratamiento eficiente, pero que podemos prevenir con los cuidados de sana distancia y el uso de cubrebocas, y las posibles vacunas.

Sabemos que las farmacéuticas tienen capacidad para producir suficientes dosis para toda la población mundial. Pero también sabemos que la existencia de patentes y el derecho a la propiedad de la explotación de cualquier nuevo descubrimiento, lo está impidiendo. El derecho a la propiedad se ha puesto, como tantas otras veces en la historia de la humanidad, por delante del derecho a la vida.

Sin embargo, es primordial que se tomen medidas urgentes para que la población mundial, sea vacunada cuanto antes. Las cada vez más frecuentes mutaciones del virus pueden agravar la situación entre los países, dando al traste con los avances conseguidos con sus planes de vacunación.

Cada país comenzó su lucha contra la pandemia en diferentes momentos, tomó las medidas más drásticas a diferente ritmo y algunos vieron elevar las cifras de casos y muertes con una velocidad mayor al resto. De igual manera, cada uno cuenta con un diferente sistema de salud, todas, han sido situaciones que pudieron influir en el escenario que actualmente estamos viviendo.